Batfleck, Woody Allen sin talento para TV y otras decepciones pop de 2016

Kit Harington se afeitó la barba, 'The Girl on the Train' nos aburrió y todavía no nos hemos repuesto tras ver la encarnación de Batffleck. Recopilamos los peores momentos del año en entretenimiento.

Si nos limitamos a la cultura popular, 2016 fue -- en general -- un buen año.

Después de prendarnos de él gracias a sus escenas subidas de tono con Jessica Jones, Luke Cage consiguió protagonizar su propia serie con nuevas escenas muy aptas para voyeurs. La capa del doctor Strange persiguió a Benedict Cumberbatch por la gran pantalla con mucho humor y convicción. Por fin pudimos disfrutar de ciencia ficción hecha por y para adultos con Arrival. Silicon Valley nos premió con la temporada más divertida (y crítica) hasta el momento. Stranger Things alimentó nuestra nostalgia ochentera. Jon Snow volvió al mundo de los vivos y encima lo hizo con poca ropa. Descubrimos que Ryan Reynolds es divertido y (gracias a Deadpool) su carrera no está acabada.

Y, por si fuera poco, Westworld consiguió que casi volviéramos a creer en las series que le plantean demasiadas preguntas al espectador.

Pero no todo han sido estrenos exitosos, guiones brillantes y personajes memorables. Este año también nos ha llenado de decepciones. Estos son algunos de los momentos más decepcionantes a los que nos expuso la cultura popular en 2016:

- Los estudios decidieron volver a abusar de remakes, precuelas, secuelas y títulos con al menos algún término o personaje parcialmente conocido para el público general. De modo que tampoco cabía esperar gran cosa de Gods of Egypt, Batman v Superman: Dawn of Justice, The Huntsman's Winter War, X-Men: Apocalypse, Alice Through the Looking Glass, Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows, Independence Day: Resurgence, The Legend of Tarzan o Bridget Jones's Baby.

8n95fpt00004ar.jpg

Emily Blunt en un fotograma de The Girl on the Train.

DreamWorks Pictures

- De la que sí se esperaba bastante era de la adaptación a la gran pantalla de The Girl on the Train (La chica del tren). La novela de misterio y best seller contaba con una legión de fans adeptos que esperábamos asistir a un acontecimiento cinematográfico equivalente al que nos ofreció David Fincher con su Gone Girl (Perdida). Lamentablemente Tate Taylor (director de The Girl on the Train) no es Fincher y en el caso de esta historia de trenes, adicciones y superaciones personales es mejor limitarse al libro.

- Lo intuíamos pero no, a Woody Allen no se le da bien la televisión. A pesar de todos los titulares generados por su serie para Amazon Studios -- Crisis in Six Scenes -- sólo ver los primeros minutos de esta miniserie nos quedó claro que el maestro de Manhattan debería limitarse a hacer cine (y ni siquiera todos los años).

- Ni nuestra curiosidad morbosa por ver junta a la pareja en la vida real formada por los ultraguapos Michael Fassbender y Alicia Vikander consiguió vencer el tedio de The Light Between the Oceans.

df-00399r.jpg

Tom Hanks y Felicity Jones en Inferno.

Jonathan Prime/ Columbia Pictures

- Con Inferno, Tom Hanks siguió sin convencer, ni seducir, en su tercera encarnación del profesor universitario de iconografía religiosa Robert Langdon. De hecho, tengo una propuesta para Hollywood: si quieren seguir produciendo adaptaciones de series literarias con muchos fans, tal vez deberían dejarse de Dan Brown y recuperar la saga Millennium. Queremos segunda parte de The Girl with the Dragon Tattoo ya, por favor. Y agradeceríamos mucho que volviera a estar dirigida por Fincher (que por cierto no ha estrenado largometraje desde 2014 y eso es toda una decepción por sí sola).

- El exceso de ofertas televisivas evitó que pudiéramos disfrutar de todo. ¿Quién tiene tiempo para gozar con la parsimonia que se toman para acabar con Pablo Escobar en la segunda de Narcos cuando hay que intentar echarle un vistazo a la serie de Baz Luhrmann para Netflix? ¿Además de tener que comprobar si Hulu y su contenido original son imprescindibles? ¿Y culturizarse con la propuesta intelectual de Amazon?

divorce.jpg

Sarah Jessica Parker no es Carrie Bradshaw en Divorce, aunque se vista casi tan bien.

HBO

- En ningún momento HBO nos lo vendió como tal, pero Divorce no es una secuela de Sex and the City. Y Sarah Jessica Parker no interpreta en ella a una Carrie Bradshaw ligeramente más madurita. Carrie no se hubiera mudado nunca a los suburbios neoyorquinos, ni tendría dos criaturas además de un futuro ex marido con bigote.

- The Walking Dead y su séptima temporada. Sólo diré que el colaborador de CNET en Español Gonzalo Jimenez ha dejado la serie de zombies este año porque dice que "la aparición de Negan cambia la dinámica de la serie", añadiendo que no le gusta ver series sólo para sufrir. Nuestro experto en cultura popular reconoce que todas las series manipulan al espectador pero en el caso de la séptima temporada de The Walking Dead, sus productores han subestimado la paciencia y lealtad de los fanáticos.

- La décima temporada de The X-Files. Si quieres ver a Gillian Anderson en todo su esplendor, es preferible que optes por las tres temporadas de The Fall o esperes al estreno de la prometedora American Gods el año que viene. Para una ración de David Duchovny opta por un poco de televisión semivintage y revisita las primeras temporadas de Californication. O simplemente limítate a los episodios originales de X-Files.

- Mención especial para ese episodio no oficial de la tercera de Black Mirror en el que la realidad superó la ficción y un presentador de reality shows millonario consiguió hacerse con la presidencia estadounidense mediante una campaña que le debe mucho a las redes sociales y a una epidemia de noticias falsas. Ni al creador de Black Mirror, Charlie Brooker, podía ocurrírsele semejante trama perversa.

Y, por si fuera poco, Tom Hiddleston alienó a medio Internet (o al menos parte de sus fans) cuando hizo público su devaneo sentimental con Taylor Swift. Kit Harington airó a la otra mitad cuando se afeitó la barba. E Idris Elba no será el próximo James Bond. Y es que, ser fanático de la cultura popular fue especialmente duro en 2016.

Y para ti, ¿qué momentos que esperabas con emoción consiguieron decepcionarte en 2016? Cuéntanos qué series has dejado de ver o con qué películas ni siquiera te molestaste en ir al cine.

* Realizamos este compendio antes de poder ver la nueva Rogue One: A Star Wars Story. Queremos creer que la nueva de Star Wars cumplió con las expectativas de los fans y no acabó siendo el equivalente de 2016 del Episodio I de la saga. Esperamos no equivocarnos.

Close
Drag