Tecnología agiliza el paso por la aduana en los aeropuertos

Los pasajeros que llegan a la terminal internacional del aeropuerto de San Francisco pueden pasar la aduana en la mitad del tiempo gracias a un sistema de control automático de pasaportes.

Close
Drag

No cabe duda de que San Francisco es una de las ciudades más tecnológicas del país, y ahora esto se hace evidente desde que aterrizas en el aeropuerto.

El 22 de abril, la ciudad californiana inauguró 40 quioscos de control automático de pasaportes para completar la declaración de aduanas de manera digital. Cada quiosco azul tiene una altura de 57 pulgadas (un metro y medio) con una forma similar a la de un cajero automático.

"El tráfico internacional hacia SFO continúa aumentando, y esta automatización ayudará a asegurar que nuestras instalaciones de aduanas puedan acomodar de manera eficiente el aumento de la actividad", dijo John L. Martin, director del Aeropuerto Internacional de San Francisco (SFO, por sus siglas en inglés).

Unos 15,000 pasajeros cruzan las puertas de la terminal internacional de esta ciudad cada día, pero el proceso de pasar por la aduana puede llevar más de una hora. Los agentes del aeropuerto esperan que con estas nuevas máquinas los pasajeros podrían pasar ahí sólo la mitad del tiempo.

San Francisco invirtió US$1.5 millones en la implementación de este programa que es similar al que ya utilizan 34 ciudades alrededor del mundo como Abu Dhabi, Vancouver, Chicago y Nueva York.

"Queríamos implementar un producto que ya había sido vetado y examinado a fondo desde el punto de vista de la seguridad, encriptación de datos e interfaz", explicó Doug Yakel, el portavoz de SFO.

Las máquinas BORDERXPRESS fueron diseñadas por las autoridades del Aeropuerto Internacional de Vancouver en 2013 y han sido implementadas en 20 aeropuertos en el continente americano.

"El hecho de que los aeropuertos internacionales de Los Ángeles y Chicago ya utilizaban este producto nos dio cierto nivel de confianza", dijo Yakel.

El pasajero primero debe escanear su pasaporte. Por el momento, el sistema sólo funciona con pasaportes estadounidenses, canadienses o con pasajeros internacionales que ingresan bajo el programa de exención de visas. Pero el aeropuerto asegura que se extenderá a la mayoría de pasaportes en los próximos meses.

Funciona así: acomodas la camarita y te tomas una foto. Luego respondes a las preguntas de la declaración en uno de los 26 idiomas que ofrece la máquina, y al terminar te imprime tu recibo. La información del pasajero queda asegurada con un servicio de encriptación.

Para un pasajero viajando solo, el proceso, desde el momento que llega a la máquina hasta que imprime el recibo puede tomar apenas unos 90 segundos. El recibo sustituye el tradicional formulario de aduanas que antes se tenía que llenar a mano.

Sin embargo, estas máquinas no reemplazarían por completo a los agentes de aduana. Para mantener el mismo nivel de seguridad del aeropuerto, los agentes aún deben conceder la aprobación definitiva de ingreso una vez el pasajero tenga el recibo en mano. Pero ahora el proceso es mucho más eficiente.

El próximo paso hacia automatizar aún más este proceso en los aeropuertos sería la implementación de una aplicación móvil de aduanas que los pasajeros podrían descargar a sus teléfonos móviles y que ya se está probando en Atlanta.