CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cubli: un robot con forma de cubo que es un gran equilibrista

Esta maravilla de la robótica puede saltar, balancearse en una esquina y hasta caminar por tu escritorio.

cuble_1.jpg
Crédito: Captura de pantalla de Michelle Starr/CNET Australia
Existen robots que pueden hacer cosas útiles, como deshacerse de bombas. Otros hacen cosas artísticas, como producir música. Y también hay robots interactivos, y otros que simplemente son sorprendentes.

Y hablando de robots sorprendentes, recientemente nos topamos con Cubli, un robot en forma de cubo creado por Gajan Mohanarajah, quien cursa un doctorado y trabaja como asistente de investigación en ETH Zurich.

Cubli no está diseñado para construir una pared o transformar componentes biológicos. Su propósito está basado en una idea muy simple: construir un robot de 15 centímetros en forma de cubo que pueda saltar, balancearse en una esquina y caminar por un escritorio utilizando motores, baterías y otros componentes electrónicos estándar.

El equilibrio no fue necesariamente lo más difícil de lograr (aunque se vea espectacular); lo más complicado fue hacer que el robot pudiera saltar de una posición de reposo a una posición de equilibrio, ya que para lograrlo necesita liberar una descarga de energía repentina, al tiempo de mantenerse estable. La solución fue utilizar ruedas de reacción, las cuales son similares al volante de inercia utilizado para controlar la altitud en las naves espaciales.

Estás ruedas de reacción también sirven para ayudar a que el cubo mantenga el equilibrio con base en un par de reacciones: aceleración y desaceleración.

“Estas reacciones son percibidas por la estructura de Cubli cuando los tres motores que tiene aceleran o desaceleran las ruedas”, explica Mohanarajah. “De hecho, el control de Cubli intenta minimizar la velocidad de las ruedas, además de mantener la estructura en una posición vertical. Este método es más reactivo a las perturbaciones externas, reduce las vibraciones y el ruido en el sensor”.

El resultado es un robot capaz de saltar, desde una posición de reposo, para balancearse en una de sus orillas y después en una de sus esquinas. También salta, se balancea y se deja caer para moverse de un lado a otro. Es muy impresionante verlo en acción y nos encantaría tener uno para jugar con el. Para ver cómo funciona, disfruta el video de abajo:



Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO