¡Santas cuarteaduras! Lo que descubrió el Curiosity en las ruedas del 'rover'

Una foto desde el 'rover' Curiosity en Marte nos da una de las imágenes más claras sobre el daño ocasionado a las ruedas del vehículo explorador tras explorar las rocas del planeta.

Marte no es terreno fácil para el rover Curiosity de la NASA.

El moverse por el Planeta Rojo le ha pasado ya factura a las llantas del Curiosity, como se puede ver en una nueva imagen del rover, dada a conocer hace unos días por la agencia espacial. El Curiosity llegó a Marte en 2012 y en la actualidad se encuentra explorando unas dunas fascinantes ubicadas a lo largo del flanco noroeste del Monte Sharp.

La imagen nos da una visión muy de cerca de la llanta frontal del Curiosity, donde vemos un hoyo que ya hay al centro de la rueda, ubicado debajo de otros pequeños orificios puestos ahí a propósito. El agujero central es apenas uno de varios que vemos ya y que han sido causados por las pequeñas rocas que hay en la superficie de Marte.

Las seis llantas del rover están hechas de aluminio y tienen unas partes diseñadas para mejorar su tracción. NASA dice que las llantas y las "piernas" de la nave están construidas para aguantar el trato duro. Cada llanta tiene un diámetro de 20 pulgadas (unos 0.5 metros).

¡Ouch! Miren este hoyo en la llanta del Curiosity.

NASA/JPL-Caltech

Curiosity rebasó la marca de los 10 kilómetros de distancia recorrida en la superficie marciana en abril de 2015. Eso no es nada para un par de neumáticos en la Tierra, pero el rover se enfrentó a un terreno particularmente difícil en el Planeta Rojo.

La rueda delantera izquierda parece haber recibido la mayoría de los moretones, pero las otras ruedas también están llenas de golpes y abolladuras. El rover fotografía regularmente partes de sí mismo, dando a los científicos en la Tierra un buen vistazo de su desgaste.

La NASA ha estado monitorizando estrechamente los daños a las ruedas de Curiosity al menos desde principios de 2014, y está desarrollando métodos para reducir al mínimo el deterioro. La agencia planea cuidadosamente el trayecto del rover para llevarlo siempre al terreno más suave posible. La NASA también ha puesto en marcha la conducción en reversa para reducir el desgaste.

La misión del Curiosity está lejos de terminar, por lo que la conservación de las ruedas es importante. Mientras que el daño se ve espectacular, el rover está funcionando muy bien y las medidas de protección de la NASA parecen estar funcionando.

Close
Drag