'Crimson Peak' guiña el ojo al cine de fantasmas

[Reseña con pocos 'spoilers'] Ahora que Halloween se acerca, el realizador mexicano Guillermo del Toro estrena su nueva película, que combina historia de amor gótico con una mansión digna de espanto y un misterio familiar.

Cultura tecnológica
foto11.jpg
Mia Wasikowska protagoniza la aterradora película de Del Toro. Universal Pictures

Suele decirse que el director mexicano Guillermo del Toro (Guadalajara, México, 1964) hace dos tipos de películas: las de efectos especiales, en ocasiones basadas en cómics (Blade II, Hellboy, Pacific Rim); y las más "realistas", con foco en el género de horror (Cronos, The Devil's Backbone, Pan's Labyrinth).

Su nueva película, Crimson Peak --que se estrena hoy, viernes 16 de octubre de 2015, en EE.UU. y Latinoamérica -- es una mezcla de ambas. Posee efectos especiales de última generación así como un elaborado set de rodaje que recreó en estudio del interior de una mansión decrépita y amenazadora.

Pero también es una historia de amor gótico, filmada con una elegancia digna de El gatopardo, de Luchino Visconti, y The Age of Innocence, de Martin Scorsese. Del Toro destina los primeros 50 minutos de Crimson Peak a presentar a los protagonistas de la historia y en construir las estrictas relaciones de etiqueta y poder imperantes en la alta clase social neoyorquina de principios del siglo XX que parecen sacadas de una novela de Henry James.

En ese sentido, Crimson Peak es una película singular en la carrera de Del Toro, quien ya ha dirigido nueve largometrajes y que, junto con sus amigos cineastas Alfonso Cuarón (Gravity) y Alejandro González Iñárritu (Birdman), forma parte del trío de realizadores mexicanos que ha tenido más éxito en la industria de Hollywood.

Crimson Peak es una película de terror, con dosis bien administradas de sustos y jump scares; pero no es sólo eso. También es un filme con algunos elementos sobrenaturales, pero tampoco se le puede catalogar como una simple historia de fantasmas. La cinta puede considerarse también una historia de amor gótico, con elementos de misterio y guiños a las historias detectivescas de la era victoriana (como Sherlock Holmes, por ejemplo, de quien se cita en la película a su autor, Arthur Conan Doyle).

La trama de Crimson Peak es sencilla, en apariencia: la joven Edith Cushing (Mia Wasikowska) desea ser escritora de cuentos de fantasmas. Su padre, Carter Cushing (Jim Beaver) es un adinerado hombre de negocios neoyorquino, viudo y favorable a que su hija contraiga nupcias con el médico Alan McMichael (Charlie Hunnam). Pero Edith desea dedicarse sólo a la escritura hasta que conoce al misterioso aristócrata inglés Thomas Sharpe (Tom Hiddelston), quien recorre el mundo buscando capital para fabricar una máquina que extraiga, de manera industrial, la arcilla del subsuelo de su finca en Cumberland (Inglaterra).

Allí, en una mansión casi abandonada, llena de aposentos tenebrosos, vive la no menos misteriosa hermana de Tom, Lucille Sharpe (Jessica Chastain). A este lugar llegará la inocente Edith, quien pronto descubre que la casa y los hermanos Sharpe guardan un secreto terrible cuya revelación puede poner en riesgo su cordura e incluso su vida.

deltoro.jpg
El realizador mexicano Guillermo del To en pleno rodaje. Kerry Hayes / Universal Pictures

Crimson Peak es una película que se disfruta mejor mientras menos se conozca su trama. El propio Del Toro ha insistido en que no es una "película de fantasmas" clásica, como lo era The Devil's Backbone (2001), o una película de terror de casas embrujadas, al estilo de The Conjuring.

Del Toro apunta a un tipo de película que ya no se produce en Hollywood: la cinta de terror de alto presupuesto, que asusta al espectador más por lo que se sugiere que por lo que se muestra, y con un nivel de producción digno de un filme sofisticado. La dirección de arte, los escenarios, el vestuario y la música son elegantes y llenos de detalles.

Mención aparte merece la mansión de los Sharpe, construida enteramente en un estudio de Toronto (Canadá), que se erige como el quinto protagonista de la película y resulta digna de ser incluida en la gran tradición de casonas tenebrosas que han desfilado por la historia del cine.

Se trata de una obra llena de referencias, en las que Del Toro ha dejado colar su admiración por muchos referentes del cine de terror. En principio está el apellido Cushing de la protagonista, obvia alusión al gran actor Peter Cushing, estrella de innumerables películas de horror de los estudios Hammer. La dirección de fotografía, con colores vibrantes e intensos (a cargo del danés Dan Laustsen), es un homenaje a las películas del maestro italiano del horror, Mario Bava. Un dato interesante y revelador: el mismo Del Toro citó la novela gótica Uncle Silas (1864) de Joseph Sheridan Le Fanu como una clara inspiración para Crimson Peak.

Quizás Crimson Peak no alcanza las cimas de Pan's Labyrinth (2006) -- que sigue siendo la obra maestra del realizador mexicano -- pero se trata, sin duda, de una película honesta, con momentos aterradores, que muestra a un Del Toro en la plenitud de sus capacidades y rindiendo tributo a las historias de miedo que bien sabe contarnos desde su filme debut, Cronos, en 1993.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO