CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Corte Suprema: Las autoridades deben contar con una orden judicial para rastrear celulares

La decisión del máximo tribunal de EE.UU. podría señalarle a otras entidades gubernamentales la importancia que le da la Corte a la protección de la información digital de los residentes del país.

screen-shot-2017-09-28-at-7-14-43-pm

La Corte Suprema de Estados Unidos. 

CNET/Marguerite Reardon

La Corte Suprema de Estados Unidos decidió el viernes, por un voto 5 a 4, que las autoridades requieren de una orden judicial para acceder los récords de las torres celulares que les ayudarían a encontrar un sospechoso.

Los departamentos de policía utilizan los récords de las torres celulares para rastrear la ubicación y para obtener una cronología de los andares de algunas personas. Según el presidente de la Corte Suprema, el juez John G. Roberts Jr., la razón por la decisión del tribunal es porque el uso de la información de un celular, es como abrir "una ventana íntima a la vida de una persona, que revela no sólo sus movimientos particulares, sino también sus asociaciones familiares, políticas, profesionales, religiosas y sexuales".

Por su parte, los jueces en la minoría argumentaron que este requisito complicaría las investigaciones de las autoridades y las fiscalías al quitarle una herramienta importante para tener las pruebas suficientes que necesitaría para conseguir otras órdenes judiciales.

Sin embargo, los jueces en la mayoría dijeron que las protecciones que ofrece la Constitución en contra del registro e incautación indebida por las autoridades se deben extender a las tecnologías modernas para así evitar que el gobierno quebrante los derechos de los residentes del país.

En decisiones anteriores, el tribunal más alto del país, dijo que se necesita de una orden judicial para investigar el contenido de un celular. También han dicho que las autoridades no pueden monitorizar el vehículo de un sospechoso con un aparato de GPS que la policía misma le coloque a un carro para rastrearlo.

La decisión de la Corte Suprema está relacionada al caso Carpenter v. U.S. Timothy Carpenter fue sentenciado por el robo armado de tiendas de RadioShack y T-Mobile en los años 2010 y 2011. Carpenter fue sentenciado a 116 años en la cárcel después de que las autoridades usaron como prueba un total de 127 días de sus récords celulares para establecer su conexión a los crímenes.

Antes de esta decisión, las autoridades sólo necesitaban mostrar, usando la ley Stored Communications Act, que tenían "causas justificadas" para incautar los récords celulares. El juez Roberts dejó abierta la posibilidad de obtener los récords celulares en situaciones de emergencia y amenazas inminentes.