CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Corte Suprema de EE.UU.: Los agresores sexuales pueden usar Facebook

En un voto unánime, los jueces del tribunal más importante de esta nación derogaron una ley estatal que prohibía que estas personas utilizaran las redes sociales.

supreme-court-apple-v-samsung.jpg

El derecho de poder expresarse por las redes sociales se debe proteger, incluso cuando el usuario es considerado un agresor sexual, opinó la Corte Suprema de Estados Unidos este lunes.

En su decisión emitida hoy en el caso Packingham v. North Carolina, el tribunal de último recurso llegó a la conclusión de que una ley del estado de Carolina del Norte que prohibía a agresores sexuales publicar en apps como Facebook, Twitter y LinkedIn violaba la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU.

Según la opinión unánime de los jueces, los estados sí pueden aprobar leyes que limiten la expresión de sus residentes si estas promueven un interés gubernamental muy enfocado. Carolina del Norte aprobó en 2008 una ley que hace un delito mayor el que un agresor sexual utilice las redes sociales y algunos sitios Web. El estado dijo que el propósito de la ley era prevenir el contacto por Internet de los agresores sexuales con personas menores de edad. 

Sin embargo, según expuso la Corte Suprema en su decisión, la ley también abarcaba formas de expresión que no eran intentos por un agresor sexual de comunicarse con personas menores de edad. Por ejemplo, la ley en Carolina del Norte prohibía la oportunidad de tener debates sobre religión y política en Facebook, de usar LinkedIn para buscar empleo y de publicar en Twitter para interactuar con sus representantes políticos.

"Este caso es uno de los primeros que esta corte ha considerado para llamar atención a la relación entre la Primera Enmienda y el Internet moderno", dijo el Juez Anthony Kennedy.

En los nueve años que estuvo vigente la ley, unas 1,000 personas fueron condenadas por violarla. Lester Gerard Packingham, el demandante en este caso, había publicado en Facebook en 2010 sobre una experiencia positiva cuando no tuvo que pagar una multa de tránsito. Packingham fue sentenciado a prisión por escribir en la red social. Packingham apeló la decisión y hoy la Corte Suprema falló a su favor.