CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Monitores

Convierte tu iPad en un segundo monitor

La reconocida aplicación Duet Display sirve para que conviertas tu tableta de Apple en un segundo monitor para tu trabajo o tu ocio.

Mira esa iPad que tienes por ahí sin hacer nada, mientras sigues esclavizado a tu portátil.

Pero no es que puedas usar la iPad a la misma vez que trabajas, ¿no? Pues estás equivocado. Resulta que puedes convertir la iPad en un segundo monitor, y todo lo que necesitas es el software adecuado.

El app Duet Display para la iPad cuesta US$19.99. Es posible que te parezca caro para un app, pero toma en cuenta lo que te costaría un segundo monitor tradicional. ¿Y cuántos monitores puedes llevar en tu mochila?

Esta no es la primera solución para convertir una iPad en un segundo monitor, pero definitivamente es la mejor. (De hecho, Lifehacker la clasificó como la mejor el año pasado). Eso se debe a que aprovecha una conexión por cable, lo que minimiza el atraso en la actualización de la imagen típico de compartir una pantalla a través de Wi-Fi. Exacto, eso significa que vas a tener un cable USB en tu escritorio, pero créeme cuando te digo que vale la pena.

Todo lo que tienes que hacer es instalar Duet Display en tu iPad, y entonces instalar su contraparte en la pantalla de tu compu normal (disponible para Windows y Mac sin costo adicional). Activa las dos aplicaciones, conecta un cable USB y listo, ahí tienes tu segunda pantalla a la mano. El app apoya modalidades en 30 y 60 fps, vertical y horizontal, pantallas Retina y modalidades de espejo y extensión de la pantalla. (Normalmente está activado como extensión de pantalla).

En mis pruebas con una iPad Air, funcionó exactamente como debía, aunque me tomó algún tiempo identificar una resolución que me gustara. Si era muy baja, las imágenes tenían mucho grano; si era demasiado elevada, las cosas lucían demasiado pequeñas. Pero no hay demora en la actualización de la imagen, especialmente en resoluciones bajas.

Yo soy un gran creyente en la idea de usar dos monitores, como para tener abiertos, digamos, el navegador de Internet y el procesador de palabras, uno al lado del otro. O una hoja de cálculos y el informe de ventas.

Si tienes una iPad Pro 12.9, es una buena forma de aprovecharla al máximo. Pero incluso una iPad de 9.7 pulgadas puede resultar útil como segundo monitor. Y sólo te cuesta US$20.

¿Qué te parece?