Conoce el paraíso de los fanáticos del 'e-sports'

¿Crees que tienes talento para convertirte en un profesional de los videojuegos? En el Sur de California hay un lugar donde poner a prueba tus habilidades (y ganar un poco de dinero).

¿Te acuerdas de los cybercafés? Solía pasarme horas en el de mi vecindario jugando a Diablo II y matando a demonios al lado de mi amigo. Después de eso podía llevar mi Xbox y mi televisor CRT de 19 pulgadas a casa de un amigo para pasarme la Nochevieja jugando a Halo. Jugar junto a amigos en la misma habitación me supuso algunos de los mejores recuerdos de mi adolescencia y los veintitantos. Pero ahora es difícil encontrar un juego al que jugar en un mismo espacio. Hemos reemplazado los cybercafés y sus fiestas por competiciones en línea y chat. Hasta que se dio el fenómeno de los deportes electrónicos o e-sports.

Según Superdata, más de 213 millones de espectadores están viendo juegos profesionales este año y creen que la industria verá un incremento de hasta 303 millones para finales de 2019. Las universidades están empezando a ofrecer becas para practicar deportes electrónicos. Y a algunos de los jugadores más famosos los tratan como a estrellas en países como Corea del Sur, donde los e-sports son parte importante de la cultura.

Esports Arena (ESA) se describe como "la primera instalación en Norteamérica dedicada a los deportes electrónicos". Está en Santa Ana, California, cerca de atracciones famosas como Disneyland. Está atrayendo a cientos de jugadores a sus instalaciones para sus llamadas "Wednesday Night Fights" (WNF) o "Luchas de los miércoles por la noche".

Cada semana, los jugadores pagan una entrada de US$10 (US$5 para miembros) y entonces pagan US$10 para entrar al torneo. Ser miembro de este lugar es parecido a serlo de un gimnasio, donde hay pagos de suscripción recurrentes. El horario es una mezcla entre tiempo para jugar, torneos, momentos destinados para conocer a otra gente e incluso fines de semana gratuitos en los que los usuarios puedan probar las instalaciones.

Los WNF están organizados entre Esports Arena y Level Up LLC, que lleva montando estos miércoles de lucha durante los últimos seis años. Level Up LLC lo lleva Alex Valle, un jugador profesional de Street Fighter que quiere pasar sus conocimientos a la próxima generación de fans de juegos de lucha.

La mayoría de jugadores tiene una buena conexión a Internet y un sofá cómodo donde jugar. ¿Por qué podrían querer irse de casa para jugar a los mismos juegos con anchos de banda similares? Es posible que los cybercafés estén muertos pero hay un resurgimiento en la participación y observación en lugares donde jugar a videojuegos, en gran parte gracias a los deportes electrónicos.

Esports Arena quiere ser el lugar al que vayan los entusiastas o gente que quiera convertirse en profesionales. No hay muchos lugares donde los jugadores que esperan dar el salto a las grandes ligas puedan jugar con otros jugadores de nivel similar y hacerlo frente a una audiencia. Un factor, este último, que puede alterar la concentración de un jugador si no está preparado para sobrellevarlo.

Además, si un equipo o liga está reclutando, es mucho más fácil ir a un lugar como Esports Arena a buscar talento potencial. No sólo te puedes hacer una idea de cuáles son las habilidades de un jugador, también puedes ver cuáles son esas habilidades bajo presión, cómo interactúa con los fans o los medios y cómo trata a sus oponentes después de perder o ganar un partido.

La noche que pasé en ESA cientos de personas fueron al evento y estuvieron hasta las 2-3 de la madrugada, a pesar de que tuvieran que trabajar o ir a la escuela al día siguiente. Los jugadores eliminados se quedaron a mirar la ronda final del torneo y animar a la gente que los había vencido. Es un buen ambiente, social pero sobre todo divertido. La experiencia me recordó cómo podrían ser los juegos sociales más allá de a lo que ya nos hemos acostumbrado. Sentí un poco de nostalgia por aquellos días en los que disfruté jugando y hablando sobre la vida con mis amigos.

Esports Arena es un nuevo tipo de paraíso para los jugadores. Veremos más lugares como éste en el país. Es posible que nunca volvamos a los días de cybercafés pero tal vez esto podría ser su sustituto. Yo me apunto.

Close
Drag