CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Congreso de EE.UU. interroga por horas al líder de Google

Sundar Pichai, presidente ejecutivo de Google, se presentó en Capitol Hill para responder por las recientes controversias, incluyendo el supuesto sesgo anti-conservador y las búsquedas manipuladas.

pichai-congress-cspan

Sundar Pichai, presidente ejecutivo de Google, compareció ante el Congreso de EE.UU. el martes, 11 de diciembre.

C-SPAN/Captura de pantalla por CNET

El presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, defendió a la gigante de búsquedas de crítica de prejuicios políticos, preocupaciones sobre prácticas de recolección de datos y sus operaciones en China durante su comparecencia ante el Congreso el martes. 

El líder del motor de búsquedas más grande del mundo compareció ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes en Washington, D.C. La sesión de preguntas y respuestas que duró tres horas y media abarcó una amplia gama de temas, pero los republicanos, que controlan la Cámara baja, se enfocaron en el supuesto sesgo en contra de los conservadores en las plataformas de Google, en los resultados de búsqueda y en el servicio de video YouTube. 

Pichai, quien respondió con una voz suave y en tono mesurado, negó repetidamente estas acusaciones. Google, dijo, lidia con la información sin una agenda más allá de brindar resultados relevantes para sus usuarios.

screen-shot-2018-12-11-at-7-33-28-am

"Dirijo esta empresa sin prejuicios políticos y trabajo para garantizar que nuestros productos continúen funcionando de esa manera", dijo Sundar Pichai, presidente ejecutivo de Google.

Captura de pantalla por CNET

"Dirijo esta empresa sin prejuicios políticos y trabajo para garantizar que nuestros productos continúen funcionando de esa manera", dijo Pichai en un testimonio publicado el lunes por el comité. "Hacer lo contrario iría en contra de nuestros principios fundamentales y nuestros intereses comerciales. Somos una empresa abierta a diversas perspectivas y opiniones, incluso entre nuestros propios empleados".

Pero esas palabras no fueron suficientes para satisfacer a los republicanos en la Cámara de Representantes. 

"La estadounidenses merecen saber la información que no están obteniendo cuando están realizando búsquedas en Internet", dijo el presidente del Comité, Bob Goodlatte, un republicano de Virginia. 

Pichai se encontró transitando una delgada línea entre apaciguar las preocupaciones de que el contenido que se presenta en las plataformas de la empresa no reflejan suficiente diversidad de perspectivas, y reafirmar que Google y YouTube eliminan contenido que puede ser perjudicial. 

"YouTube es una plataforma importante. Queremos permitir la diversidad de perspectivas y opiniones, pero tenemos reglas", dijo Pichai. "Cuando encontramos que nuestras reglas se quebrantan, quitamos esos videos".

Esta es la primera audiencia que ha hecho Pichai ante el Congreso, que se ha estado planeando durante meses. En septiembre, Pichai no se presentó a una audiencia que incluyó la presencia de la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, y el presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey. Tanto Pichai como Larry page, el presidente ejecutivo de la matriz Alphabet, habían sido invitados a comparecer, pero ninguno hizo acto de presencia. Congress dejó en claro su decepción al dejar una silla vacía y una etiqueta con el nombre de Google al lado de Sandberg y Dorsey. Su ausencia despertó la ira de los legisladores. 

Pichai, mientras tanto, ha estado tratando de mejorar la relación de Google con el gobierno federal. Junto con los líderes de Microsoft, Oracle y otras compañías tecnológicas, asistió a una reunión la semana pasada en la Casa Blanca, para discutir temas como las redes inalámbricas 5G y la innovación de internet. Según reportes, Pichai también viajó a Washington en septiembre para reunirse con legisladores, entre ellos Kevin McCarthy, un republicano de California, en varias reuniones a puerta cerrada.

La audiencia del martes también fue plataforma para el espectáculo. Alex Jones, el comentarista de la derecha conocido por diseminar teorías de la conspiración en la plataforma Infowars, se sentó entre la audiencia detrás de Pichai. En un punto del testimonio, un manifestante alzó una pancarta que fusiona el logo de Google con la bandera china. 

Entre la audiencia también había otra cara conocida: un manifestante que se vistió como el hombre del juego Monopolio, quien también participó en una audiencia en 2017 cuando el entonces presidente ejecutivo de Equifax, Richard Smith, compareció en una audiencia para tratar sobre el robo masivo de datos del que fue víctima la empresa. El manifestante que se llama Ian Madrigal también hizo acto de presencia en la audiencia de Mark Zuckerberg, el presidente ejecutivo de Facebook, en abril.

La audiencia de Pichai se produce justo cuando Silicon Valley se enfrenta a varias polémicas sobre las prácticas de recopilación de datos y la información errónea y sesgada dentro de sus plataformas. Google ha logrado evitar gran parte de las críticas que por ejemplo sí ha recibido en Facebook, que sigue siendo criticada por no responder a las preguntas sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, y por manejar mal la información de decenas de millones de usuarios en el escándalo de Cambridge Analytica.

Varias preguntas sin respuesta

Los republicanos estaban ansiosos de interrogar a Pichai sobre el supuesto sesgo anticonservador en Google, que, como la mayor parte de Silicon Valley, es visto como una compañía en gran parte liberal.

En agosto, el presidente Donald Trump acusó a Google de sesgar los resultados de búsqueda en una dirección liberal. El presidente de Estados Unidos tuiteó que los resultados de búsqueda de Google están "manipulados", diciendo que la compañía está "suprimiendo las voces de los conservadores". 

Los demócratas rechazaron las aseveraciones de un sesgo anti-conservador. Ted Lieu, un representant de California, dijo que el tema de la audiencia es "ridícula" y añadió que las noticias negativas que salen en Google no son culpa de la empresa. "Si quieres resultados de búsqueda positivos, haz cosas positivas. Si no quieres resultados de búsqueda negativos, no hagas cosas negativas", dijo. "Si estás obteniendo mala prensa y malos resultados de búsqueda, no culpes a Google o a Facebook o a Twitter. Considera culparte a ti mismo".

Aun así, los Republicanos tenían mucho de qué quejarse. 

Después de que el gobierno de Trump lanzó una controvertida prohibición de viaje que involucra a siete países mayoritariamente musulmanes, The Wall Street Journal reportó que los empleados de Google hablaron sobre cambiar los resultados de búsqueda para enseñarle a los usuarios cómo podían ayudar en temas en pro de la inmigración. 

Y dos días después de las elecciones de 2016, la directiva de Google expresó su consternación sobre la victoria de Trump, de acuerdo a un video de una reunión de la empresa que fue filtrado por Breitbart en septiembre. 

En un tenso intercambio, Jim Jordan, representante republicano de Ohio, criticó a Pichai por supuestamente alabar el trabajo de una empleada de Google durante las elecciones presidenciales de 2016 por ayudar a impulsar el voto latino en "estados clave". Pichai, conmocionado, dijo que la empresa actúa sin una agenda política. 

Acciones en China

Google también se ha visto afectado por los informes sobre el Proyecto Dragonfly, el plan aparente de la compañía para construir un motor de búsqueda censurado para China, ocho años después de retirarse del país. Al momento de su saluda del país, el cofundador de Google Sergey Brin, quien creció en la Unión Soviética, citó el "totalitarismo" de las políticas chinas como la razón de las acciones de la empresa. 

Pichai, quien se dice que es una fuerza impulsora detrás de este proyecto, dijo en repetidas ocasiones el martes que Google "no tiene planes" de lanzar un motor de búsqueda en China y que la empresa está trabajando en el proyecto "sólo de manera interna".

Pichai reconoció que el proyecto en un punto contaba con "más de 100 personas" trabajando en él. Este comentario ha sido el más detallado que ha dado la empresa para calificar la envergadura del proyecto. Dijo, sin embargo, que es un esfuerzo "limitado" dentro de la empresa. 

Aun así, Pichai parece haber dejado la puerta abierta. "Es siempre nuestra responsabilidad el explorar las posibilidades", dijo. 

El gigante de búsquedas también ha lidiado con controversias sobre seguridad y privacidad de datos. En octubre, Google anunció el cierre de su red social de Google+, después de que la empresa detectara y reparara un fallo de seguridad en marzo que podría haber expuesto los datos personales de 500,000 usuarios. Pero Google permaneció en silencio sobre el problema durante meses,  problema que fue revelado después en un informe en The Wall Street Journal.

El lunes, Google dijo que encontró otro fallo en Google+ que afectó a más de 50 millones de personas. La vulnerabilidad llevó a que Google adelantara el cierre de la red, de agosto a abril. 

El martes varios legisladores interrogaron acerca de los tipos específicos de datos que Google puede recabar de los usuarios a través de su sistema operativo móvil Android. Cuando se le preguntó sobre la recolección de datos como las direcciones IP y la ubicación de los usuarios, Pichai dijo en varias ocasiones que los usuarios pueden ajustar los datos que Google recopila al cambiar la configuración de sus dispositivos. Concedió, sin embargo, que a veces las configuraciones de producto y los acuerdos con los usuarios pueden resultar confusos. 

"Queremos simplificarlo", dijo. "Creo que podemos hacer mejor las cosas".

Reproduciendo: Mira esto: Los cinco fracasos más sonados de Google
4:42