guía de compras navideñas

Confirmado: primer planeta del tamaño de la Tierra que podría tener agua

Kepler-186f orbita una estrella enana en la constelación Cygnus. Lo más importante es que tiene el potencial de ser el primer planeta del tamaño de la Tierra habitable.

kepler186fartistconcept1.jpg
Un dibujo de cómo se vería Kepler-186f.Foto de Crédito: NASA/JPL-Caltech/T. Pyle
Con los prohibitivos precios de vivienda en algunas ciudades del mundo, NASA dice que ha confirmado por primera vez la existencia de un planeta del tamaño de la Tierra que podría contener agua.

El planeta es Kepler-186f y fue descubierto por el telescopio Kepler de la NASA, que fue lanzado en 2009 y recientemente sacado de circulación, pero no si antes recopilar suficiente información que los investigadores aún están analizando y usando para hacer descubrimientos como éste.


Esto es muy importante porque es el “primer planeta del tamaño de la Tierra validado en la zona habitable de otra estrella”, como explicó Elisa Quintana, del Instituto SETI del Centro de Investigación Ames de la NASA, en una conferencia de prensa esta semana.

“Algunas personas les llaman planetas habitables, que por supuesto no sabemos si lo son”, dijo Stephen Kane, astrónomo de la Universidad Estatal de San Francisco. “Simplemente sabemos que están en una zona habitable, y que es el mejor lugar donde comenzar a buscar planetas habitables”.


Kepler-186f es el quinto y el más lejano planeta que orbita la estrella enana tipo M llamada Kepler-186 en la Vía Láctea, a unos 500 años luz de distancia en la constelación Cygnus.

 
kepler186fcomparisongraphic0.jpg
Una comparación de nuestro sistema solar y el de la estrella enana Kepler-186.Foto de NASA/JPL-Caltech/T. Pyle
“Las enanas M son las estrellas más numerosas”, dijo Quintana. “Las primeras señales de vida en nuestra galaxia bien podrían venir de planetas que orbitan una enana M”.

Según la NASA, el planeta tiene un año más corto y puede ser un poco más frío que la Tierra, dependiendo de su atmósfera. Orbita su sol cada 130 días y solo recibe un tercio de la energía de su estrella que la que recibe la Tierra del Sol – lo cual la coloca en la orilla externa de la zona habitable.

Además de estar en una zona donde es posible la presencia de agua líquida, “hay una excelente posibilidad de que tenga una superficie rocosa como la de la Tierra”, dijo Kane.

Aunque seguramente pasará mucho tiempo antes que los humanos comiencen a construir viviendas en esta prima de la Tierra, no pasará mucho tiempo antes que comencemos a tener una mejor idea cuán comunes son los planetas como Kepler-186f en el universo.

“El descubrimiento de Kepler-186f es un paso significativo hacia encontrar mundos como nuestro planeta Tierra”, dijo Paul Hetz, el director de la división de astrofísica de la NASA, en un comunicado. “Las misiones futuras de la NASA, como el Satélite de Expedición de Planetas Extrasolares en Tránsito y el Telescopio Espacial James Webb descubrirán los planetas extrasolares rocosos más cercanos y determinarán su composición y condiciones atmosféricas, continuando la búsqueda de la humanidad para encontrar mundos verdaderamente parecidos a la Tierra”.