CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Videojuegos

Confesiones de una ex jugadora de 'Pokémon Go'

Aunque llegué hasta el nivel 18 y jugué durante varias semanas, el juego me desilusionó tras su primera gran actualización el pasado 30 de julio.

Pokemon Go

Desde que Pokémon Go hizo su debut a principios de julio, me dediqué a convertirme en una experta en el juego y estudié cada aspecto y técnica, capturé pokémons y por unas semanas me sumergí en el mundo mágico de Pikachu.

Cuando se anunció su disponibilidad en EE.UU., decidí descargar Pokémon Go para poder disfrutar de esa realidad aumentada de la que tanto se hablaba y anhelaba ver a las criaturas que eran tan conocidas para mí. Lo descargué para poder ver a Pikachu, Bulbasaur y Charmander pararse sobre mi escritorio y aparecerse mientras compraba comida.


Debo confesar que mientras jugaba me gané unos cuantos enemigos, recibí miradas que matan, me estrellé contra árboles y hasta discutí con mis amigos. Sin embargo, esto nunca me detuvo.

El encanto del juego llegó a su fin cuando salió la tan anhelada actualización, la cual muchos esperábamos con ansias porque le daría más funciones y mejoras haciéndolo aun más adictivo. Todo esto fue una fantasía que al final nunca se hizo realidad.

Cuando se actualizó el juego, solamente lo jugué una vez y fue sólo para darme cuenta de que los rumores eran ciertos: la actualización del juego era terrible.

Así fue como terminó mi aventura pokémon.

Reproduciendo: Mira esto: Pokémon Go Plus, pronto en tu muñeca [video]
1:01

Con la versión que salió el 30 de julio, atrapar a un pokémon era demasiado frustrante. Hasta el Pidgey o Zubat más insignificante se salían de la pokebola, cosa que para una entrenadora nivel 18 era difícil de entender. Después de jugar por más de un mes, ya sabía cómo atrapar a los pokémons indefensos que están en cada esquina. Sin embargo, la actualización hizo que toda la práctica que adquirí en las últimas semanas fuera inútil. No soy la única que notó esto. Niantic reconoció en un tuit que era un problema y que lo solucionaría. Así fue como llegó la más reciente actualización que promete resolver los males más críticos que le quitan la paz a los jugadores. Para mí ya es demasiado tarde.

El sistema de rastreo era casi inútil antes de la actualización del 30 de julio. En esa versión sólo era posible ver tres huellas a pesar de que el pokémon estaba realmente a una huella. ¿Qué hizo Niantic? No lo arregló sino que tomó la vía rápida y simplemente las eliminó. La nueva versión del 8 de agosto parece mejorar este aspecto, pero todavía no me deslumbra lo suficiente como para volver a retomar mis hábitos de juego.

La falta de una actualización novedosa que realmente hiciera de Pokémon Go un juego con espíritu pokémon, me llevó a dejar el juego sin remordimientos. Las batallas sin sentido, la falta de estructura y significado, la ausencia de una relación entre el entrenador y el pokémon, y simplemente la falta de una motivación para seguir jugando más allá de poder atrapar a todos lo pokémons, me han llevado a retirarme de ser entrenadora pokémon.

Reconozco que el juego ha logrado grandes cosas, como obligar a los pequeños a salir a las calles, generar más clientela a negocios y atraer más visitantes a los museos. Por esto no le quito el mérito y espero que para aquellos que siguen disfrutando del juego, llegue una próxima actualización que vuelva a revolucionar el mundo y tal vez atraiga de nuevo a jugadores como yo.

Por el momento, me despido de Pokémon Go y de las frustraciones y alegrías que me causó.

Reproduciendo: Mira esto: Encuentra a Pikachu y otros trucos para dominar 'Pokémon...
1:26