guía de compras navideñas

Con su nuevo reloj inteligente, Apple gana un poco de tiempo

Al presentar el Apple Watch cuatro meses antes de que esté disponible en las tiendas, Apple acalla los rumores y enciende la chispa del deseo en los consumidores.

iwatch.jpg
El presidente ejecutivo de Apple Tim Cook presenta el Apple Watch el martes en Cupertino.Foto de James Martin/CNET

CUPERTINO, California - Apple puso otra carta sobre la mesa al presentar su reloj inteligente meses antes de que llegue al mercado. Pero también se aseguró de comunicarle a los consumidores que vale la pena esperar por él.

Al anunciar su primer reloj inteligente más de un trimestre antes de que los consumidores lo puedan adquirir, Apple logró dos cosas. Una, acalló los rumores al mostrarle a los consumidores qué pueden esperar de este dispositivo de tecnología de vestir.

Y dos, el presidente ejecutivo de Apple Tim Cook y su equipo encabezado por el jefe de diseño Jony Ive captaron la atención de todos los potenciales compradores de un smartwatch para que se esperen a la salida del Apple Watch antes de comprar un dispositivo de sus rivales como Samsung, Motorola, LG y otras fabricantes que están tratando de llevarse un trozo del mercado de tecnología de vestir.

Porque, la verdad es que ¿quién se va a comprar un reloj inteligente ahora sin esperar a ver qué ofrece exactamente el Apple Watch?

Close
Drag

Apple, que tampoco fue el primero en llegar al mercado de los reproductores digitales de música, al de smartphones o al de tabletas, tiene la oportunidad de realizar lo que ha hecho en el pasado: ofrecer un dispositivo elegante y fácil de usar que demuestre que es un dispositivo que todos desean y necesitan tener. Y eso es precisamente lo que sus rivales, que han creado relojes grandes, bultosos y con diseños poco atractivos, no han conseguido realizar a pesar de incorporar buenas mas poco convincentes funciones como monitorización de actividad física y notificaciones.

"Si Apple logra hacer del dispositivo algo práctico, encontrará mucho éxito", le dijo el presidente ejecutivo de Sprint Marcelo Claure a CNET. Claure cree que Apple ha dado en el blanco con este reloj inteligente. "Esperaron, dejaron que los otros presentaran sus dispositivos primero, aprendieron de ello, y pienso que lanzarán un gran producto".

El martes, Apple incursionó en el prometedor mercado de los relojes inteligentes al presentar tres ediciones de su primer dispositivo de tecnología de vestir: un Apple Watch de acero inoxidable, un Apple Watch Sport con cubierta de aluminio y un Apple Watch Edition con chapa de oro de 18 quilates. Los smartwatches saldrán al mercado a principios de 2015 con un precio inicial de US$349. Los relojes deben ser emparejados con un iPhone, y son compatibles con el iPhone 5, 5C, 5S y los nuevos teléfonos iPhone 6 y el tabléfono iPhone 6 Plus.

Cook, quien presentó el Apple Watch frente a más de 2,000 asistentes, dijo que el reloj representa un avance importante en su oferta de productos. Dijo que es un dispositivo completo de actividad física y de salud, es un walkie-talkie, y sirve hasta de control remoto para el Apple TV. Sólo con estas características, el Apple Watch se diferencia bastante de los relojes inteligentes que están en el mercado y que tienden sólo a servir de podómetros, dar notificaciones y correr apps básicos.

Pero Apple decidió ir más lejos al crear lo que la analista de Morgan Stanley Katy Huberty denominó como un dispositivo estilo navaja suiza. El reloj contiene un chip NFC para realizar pagos móviles, así como una máquina para provocar vibraciones cuando se recibe una alerta. Apple también incluyó una función de toque digital que permite a dos personas comunicarse a través de toques, dibujos y hasta compartir los latidos de su corazón.

La empresa también se enfocó mucho en el diseño, al asegurarse de que el reloj esté a la moda y sea algo que la gente se quiera poner. Aunque a primera vista tenga la apariencia de los relojes inteligentes Gear de Samsung y de otros wearables que existen en el mercado, ofrece varias maneras en las que el usuario puede personalizar el dispositivo. Apple ofrece una gama de correas en varios materiales, que incluyen cuero y metal. Y, de seguro, la gama de correas se ampliará en el futuro cuando lo ofrezcan compañías externas.

Ninguna de estas características, individualmente, son las que harán del Apple Watch un dispositivo irresistible. Pero, juntas presentan un prospecto difícil de vencer por la competencia.

"Las fabricantes actuales de dispositivos de tecnología de vestir mejorarán sus productos en respuesta a Apple", dijeron los analista de la firma de investigación IHS Technology.

Samsung, la mayor fabricante de relojes inteligentes, no quiso comentar.

Las proyecciones sobre el potencial tamaño del mercado de la tecnología de vestir varían. Algunos analistas predicen que se robustecerá, mientras otros le vaticinan un futuro pesimista. La firma de investigación IDC proyecta que los envíos de dispositivos de tecnología de vestir alcanzarán los 111.9 millones de unidades en 2018. Por su parte, Forrester Research pronostica que para 2016 la funcionalidad de los relojes inteligentes y las bandas de actividad física será absorbida por otros dispositivos como smartphones y audífonos equipados con sensores.

Hasta el momento, el mercado de los wearables está fragmentado. Pocos smartwatches, aparte de los de Pebble y Martian, funcionan tanto con el sistema operativo de Apple, iOS, como Android de Google. Apple no le robará clientes a Android sólo con su reloj. Pero, cuando el reloj se acompaña de la pantalla de mayor tamaño y elegancia del iPhone 6, su atractivo será difícil de negar.

Ganando tiempo

Al presentar el reloj cuatro meses antes de que llegue al mercado le da tiempo a los desarrolladores a crear apps empleando la plataforma WatchKit de Apple. El Apple Watch podría contar con miles de apps cuando llegue a las tiendas a principios de 2015. En comparación, la línea Gear de Samsung, que se actualizó con el Gear S la semana pasada, tiene unos 1,000 apps diseñados para funcionar con el sistema operativo Tizen un año después de que la línea saliera al mercado.

De hecho, Apple ya está presumiendo de grandes alianzas. La cadena de hoteles Starwood Hotels le permitirá a sus inquilinos abrir la puerta de sus habitaciones al darle un toque al reloj, mientras que American Airlines le permitirá a los pasajeros registrarse para un vuelo utilizando el reloj. Pinterest ofrecerá recomendaciones y direcciones basadas en la ubicación del usuario y los pines de ubicación de la persona. BMW le mostrará a los conductores dónde dejaron el coche y les proveerá direcciones para llegar al vehículo.

Las ligas mayores de béisbol, MLB, proveerán noticias deportivas, Lutron planea permitirle a los usuarios controlar la iluminación en sus viviendas y Honeywell les permitirá ajustar sus termostatos. Con el app de Nike, los usuarios podrán retar a sus amigos a una carrera. Y las notificaciones de Twitter permitirá que los usuarios las designen como favoritas o hacerles retuit directamente desde el mensaje.

Mike McCue, el presidente ejecutivo del popular app para compartir noticias Flipboard, creará un app para Apple Watch.

"[El Apple Watch] me inspiró", le dijo McCue a CNET. "Como industria, todos hemos estado trabajando durante años para llegar hasta este punto... en el que la tecnología se adentra al mundo de la moda y se convierte en algo más personal. Estamos en otro nivel completamente".

Sin embargo, no existe una garantía de que el reloj inteligente de Apple tenga éxito. Necesita de un iPhone para poder funcionar, y sólo los usuarios de los iPhone 5 y 6 pueden utilizar el reloj. Además, es caro, con un precio inicial de US$349. El reloj inteligente Gear 2 de Samsung, por otro lado, cuesta US$300, y su banda de actividad física Gear Fit cuesta US$200. Además, las funciones del Apple Watch aún no son suficientes para hacerlo un dispositivo indispensable. La fecha en que estará disponible se perderá de la importante época de compras navideñas.

De todas formas, Apple tendrá una buena temporada navideña al lanzar los dos modelos de iPhone 6 al mercado. Esto significa que la fiesta se le amargará un poco a Samsung y a las otras fabricantes de wearables.