Con Alphabet, Google se vuelve más ambiciosa, aburrida y atrevida

La gigante de tecnología se prepara para su próxima fase de crecimiento con una reestructuración que enfocará más su negocio principal de búsquedas y anuncios, y nutrirá sus proyectos periféricos como los carros autónomos y globos emisores de Internet.

Internet
Larry Page, el antiguo presidente ejecutivo de Google que ahora asume el mismo puesto en la compañía matriz, Alphabet. Justin Sullivan/Getty Images

Cuando Google salió a la bolsa en 2004, los cofundadores Larry Page y Sergey Brin titularon su carta a los inversionistas potenciales "An Owner's Manual" (Un manual para el propietario), en homenaje al folleto que Warren Buffett, el icónico líder del conglomerado Berkshire Hathaway, le dio a los accionistas de la empresa.

Ahora, más de 10 años después, Google parece estar siguiendo el camino que trazó Buffett al realizar una gigantesca reestructuración de la empresa que se asemeja al imperio de Berkshire. Page anunció el lunes que los líderes de Google se convertirán en los cerebros de una nueva empresa matriz llamada Berkshire. Esta nueva entidad supervisará una serie de empresas, que incluyen a Google, y negocios emergentes como Nest, que fabrica productos del hogar inteligente, y Calico, una compañía que se dedica a investigar cómo aumentar la esperanza de vida humana. Berkshire Hathaway funciona de una manera similar: es propietaria de compañías como la aseguradora Geico y la cadena de restaurantes de comida rápida Dairy Queen, y tiene una participación minoritaria en Coca-Cola y American Express.

Scott Devitt, un analista del banco de inversión Stifel, fue mucho más explícito en su carta a los inversionistas: "Ha surgido el Berkshire Hathaway del Internet".

Para Page, esta movida ayuda a Alphabet a hacer mejores apuestas en cuanto a sus proyectos y negocios sin tener que alejar demasiado al equipo directivo de Google de proyectos populares como el motor de búsqueda, los mapas y el servicio de correo electrónico Gmail.

"Unas de las preguntas más fundamentales que se está haciendo la gente es cómo organizamos a nuestro personal y cómo los motivamos", le dijo Page a Financial Times el año pasado. En esa entrevista, Page estaba hablando del papel de Google en moldear la sociedad y la política pública. Pero, puede también haber estado viendo la tabla de organización de su empresa cuando dio esa respuesta. (Page dijo también que no existe un modelo para la clase de empresa en la que Google se quiere convertir, pero que si existe una persona que posea las características que Google necesita en su proceso de crecimiento es Buffett).

Los conglomerados no son nada nuevo y, de hecho, son algo bastante común en la industria de los medios de comunicación. Viacom, por ejemplo, es propietaria de MTV, Nickelodeon y Paramount Pictures. Pero, en la industria de la tecnología, este es un concepto nuevo.

La reestructuración significa que Larry Page podrá poner más de su atención en proyectos como los globos aerostáticos que trasmiten señales a Internet. Google

Alphabet le concede a Page y Brin el espacio que necesitan para gestionar la empresa mientras idean y administran proyectos como los carros autónomos y los globos que transmiten conexión a Internet. Esto también apacigua a los inversionistas que critican a Google por sus gastos y falta de enfoque al proveerles más claridad en cuanto a las finanzas de la empresa.

"El plan radica en que esta nueva estructura permitirá un mayor enfoque y mejores incentivos para gestionar y llevar adelante los distintos negocios, ya sea del sector principal o no", Ben Schachter, un analista de la firma Macquarie Securities, le dijo a sus clientes.

La 'A' representa ambición

Puede ser que la misión de Google sea organizar la información del mundo y hacerla accesible a todos, pero Page tiene aspiraciones aun mayores. Page quiere tener la habilidad de adentrarse en toda clase de industria y cumplir con su utópico deseo de mejorar la humanidad. En este contexto, la reestructuración del exitoso negocio de búsquedas parece cosa de niños.

Al despojar proyectos no relacionados del negocio principal de Google, los mismos podrán convertirse de proyectos periféricos de la compañía en entidades independientes. Estos proyectos estarán libres (en cierto grado) de la estructura administrativa que se necesita para manejar una empresa de 55,000 empleados, lo que permite que la innovación se realice de una manera más veloz. Y, al centralizar todo el negocio principal de Google bajo el mando de Sundar Pichai, los otros proyectos captarán más atención.

Pero, la mayor independencia desemboca en mayor escrutinio, responsabilidad y presión de desempeñarse bien de forma independiente. Alphabet no podrá ocultar fácilmente resultados financieros pobres detrás de los ingresos generados por el motor de búsqueda y los anuncios. Y, la fuerte marca de Google -- que ocupa el segundo lugar a nivel mundial después de Apple -- no beneficiará necesariamente a las operaciones no relacionadas a Google de Alphabet.

Aún así, esta parecía ser la ruta que la compañía había tomado. Google ya había establecido Google X para albergar las ideas más osadas de la empresa. Y, en 2014, Page había ascendido a Pichai para que supervisara un mayor rango de los productos principales de Google para que Page pudiera dedicar más atención a otros proyectos.

No cabe duda de que Page está buscando crear un gran legado que va más allá de los resultados de búsqueda o éxito financiero. En 2014, Page dijo de sus diálogos con Steve Jobs: "Siempre me decía: 'Estás haciendo demasiadas cosas'. Y yo le decía: 'Tú no estás haciendo suficientes cosas... Si hacemos las mismas cosas que hacíamos antes y no hacemos nada nuevo, a mí eso me parece un crimen".

Y en 2013, fue aun más directo: "Si no estás haciendo algunas cosas locas, entonces estás haciendo las cosas equivocadas".

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO