CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Computadoras portátiles

Computadoras portátiles vs. Chromebook: ¿Cuál te conviene?

Pueden parecer iguales, pero definitivamente son diferentes.

Sarah Tew/CNET

Las Chromebooks fueron lanzadas en 2011, pero recién en el último par de años han ganado terreno frente a las computadoras portátiles tradicionales. Esto se debe principalmente a su adopción generalizada por parte de las escuelas, pero su simplicidad y su bajo costo son atractivos indudables para su uso en el hogar y en el trabajo.

A pesar de las similitudes de diseño, existen diferencias clave entre las computadoras portátiles con Windows y Mac, a las que estás acostumbrado, y las Chromebooks, que utilizan el sistema operativo Chrome de Google, el cual se basa en la Web. Para ir al grano, las diferencias básicas se enumeran en la tabla a continuación.

¿Aún no estás seguro de cuál es la computadora adecuada para tu día a día? Entonces sigue leyendo.

Chromebooks vs. laptops

Chromebooks Laptops
Utiliza el sistema operativo Chrome de Google Utiliza un sistema operativo de escritorio como Windows 10 o MacOs
Ejecuta apps de la Web así como apps Android y Linux Ejecuta un software "real" instalado de forma local así como apps de la Web.
Tiene requisitos mínimos de hardware Los requisitos de hardware dependen de la necesidad de desempeño
Usualmente pequeño y liviano con pocas funciones extra Mayor versatilidad y una amplia selección de diseño y funciones
Necesita de una conexión Web confiable para resultar de mayor utilidad Se puede usar tanto con conexión a la Web como sin conexión.
El precio inicia en US$200, los modelos premium tienen un precio inicial de US$400. Los precios iniciales son bajos, pero calcula gastar entre US$700 y US$1,000 para obtener un equipo de mejor desempeño y longevidad.

Sencillez vs. versatilidad

Vengo evaluando las Chromebooks desde que aparecieron, y aunque la experiencia de uso ha mejorado mucho con los años, la idea central sigue siendo la misma. El sistema operativo Chrome es esencialmente el navegador Web Chrome de Google, lo que hace que una Chromebook promedio no sea mucho más que una computadora portátil que ejecuta un navegador Web. Puede que tu reacción instintiva a esto sea que una Chromebook simplemente no será suficiente para tus necesidades.

Sin embargo, lo cierto es que se puede hacer mucho trabajando únicamente en un entorno Web. Prepara una lista con todo lo que haces a diario y tal vez descubras que no hay nada que no puedas lograr con Chrome. Además, la duración de la batería de una Chromebook es por lo general excelente.

Dicho esto, una computadora portátil con sistema operativo Windows o una MacBook también pueden ejecutar el navegador Chrome, y al mismo tiempo te permiten instalar aplicaciones normales. E incluso si no necesitas de inmediato un programa en particular, es bueno tener la opción de poder instalarlo. Esto nos lleva a la pregunta más importante.

16-samsung-chromebook-plus-v2

La Chromebook Plus de Samsung puede hacer muchas cosas, pero no puede ejecutar programas de Windows o Mac.

Sarah Tew/CNET

¿Necesitas software de Windows o Mac? Evita Chrome

Las Chromebooks no son compatibles con los programas de Windows o Mac. En lugar de ello, utilizan aplicaciones Web que están disponibles a través de la Chrome Web Store de Google. Los modelos más nuevos también se pueden usar con aplicaciones de Android, las cuales pueden completar algunas carencias, por ejemplo, si necesitas acceso a Microsoft Office. Y si no te importa hacer algunos ajustes en el sistema operativo, también puedes cargar aplicaciones de Linux en algunos modelos.

Pero, en términos generales, se trataría de sustitutos, por lo que si necesitas o quieres una aplicación específica para Windows o Mac —y no hay un app sustituto adecuado para la Web, Android o Linux—, no compres una Chromebook.

Además, si piensas utilizarla para algo más que juegos ocasionales o edición básica de fotos y videos, necesitas una computadora portátil normal. Las Chromebooks simplemente no tienen el rendimiento gráfico necesario para tareas exigentes ni, como ya dijimos, la opción de instalar juegos de Windows o Mac. La situación con los videojuegos podría cambiar a finales de este año cuando Google lance su servicio de juegos por streaming Stadia, pero por ahora una Chromebook no bastará.

18-dell-g5-15-gaming-laptop

Los aficionados a los videojuegos requieren por lo menos una computadora portátil básica como la G5 15 de Dell.

Sarah Tew/CNET

Más opciones o menos decisiones

Ya sea que quieras jugar los últimos videojuegos, editar grandes archivos de fotos y videos, o simplemente realizar múltiples tareas sin que el sistema se ponga lento, hay una computadora portátil para satisfacer tus necesidades. Además, se encuentran disponibles en innumerables tamaños y estilos. La variedad aparentemente ilimitada de opciones significa que puedes encontrar la computadora portátil perfecta para ti. Pero también puede dificultarte tomar una decisión.

Con las Chromebooks, en cambio, hay muchas menos decisiones que tomar. El sistema operativo pequeño y ligero tiene requisitos mínimos de hardware, y lo mismo ocurre con las aplicaciones Web. Quienes utilizan muchos programas a la vez requerirán un procesador de gama alta y más memoria, pero si no es tu caso, esto es lo que recomiendo cuando me preguntan qué especificaciones buscar:

  • Procesador Intel Celeron o Pentium, de las series Core m o Core i
  • 4GB de memoria o más
  • 32GB de almacenamiento
  • Pantalla Full HD (1,920x1,080 pixeles)

Hay flexibilidad con estas recomendaciones. Por ejemplo, puedes tener una pantalla con una resolución de 1,366x768, pero las pantallas baratas usadas en las Chromebooks de gama baja no se comparan con los modelos Full HD. Y es posible sobrevivir con 16GB de almacenamiento permanente, siempre y cuando haya una ranura para tarjeta microSD que lo complemente. A diferencia de una computadora portátil normal, una Chromebook se basa más en el almacenamiento de archivos en la nube y no en el almacenamiento local.

Problemas de conexión

El problema con un sistema operativo basado en la Web se hace totalmente evidente cuando no cuentas con una conexión confiable a Internet. Cuando se lanzaron las primeras Chromebooks, estas básicamente se convertían en pisapapeles cuando no tenían conexión, un verdadero problema si te encontrabas en medio de la edición de un documento importante que de pronto no podías guardar.

Afortunadamente, las cosas han mejorado a medida que Google y otras empresas han potenciado las capacidades de trabajo sin conexión. Aun así, necesitas un acceso constante a internet para aprovechar al máximo una Chromebook.

En el caso de una computadora portátil normal, estar desconectado no es tan problemático, ya que estás utilizando un programa instalado que guarda la información en el almacenamiento interno. O por lo menos te ofrece esa posibilidad.

Una cuestión de precio

Debido a los bajos requisitos de hardware del sistema operativo Chrome, las Chromebooks no solo pueden ser más ligeras y más pequeñas que la computadora portátil promedio, sino también más baratas.

Las nuevas computadoras portátiles de Windows que se venden por US$200 son pocas y poco frecuentes, y, francamente, rara vez vale la pena comprarlas. Por otro lado, encontrar una buena Chromebook por US$200 es bastante fácil. Y aunque puedes gastar más si quieres una mejor calidad de construcción, más funciones o un rendimiento más rápido, incluso estas Chromebook premium tienen precios que por lo general comienzan entre US$400 y US$500.

En el caso de las computadoras portátiles con Windows, normalmente necesitas pagar US$700 o más por un modelo delgado y liviano con un rendimiento decente y una buena duración de la batería.

Toma nota de que CNET puede recibir una parte de los ingresos de la venta de los productos que aparecen en esta página.

Es el mejor si siempre estás conectado a Internet

Chromebook

Josh Miller/CNET

La sencillez de la Chromebook es inigualable. Si todas las tareas que realizas las haces en un navegador Web o con apps de la Web o Android, las razones son pocas para no optar por un dispositivo Chrome. Y un modelo premium como el Asus Chromebook Flip te cuesta US$500. Es un dispositivo 2-en-1 con cuerpo aluminio, una pantalla de 12.5 pulgadas y 1,920x1,080 de resolución, procesador de dos núcleos Intel Core M3, 4GB de RAM y unidad de estado sólido de 64GB.

Ver en Amazon

Es la mejor opción para un uso versátil

Laptops

Sarah Tew/CNET

Sin un sistema operativo de escritorio, tus tareas están limitadas con la Chromebook. Con una amplia gama de diseños, tamaños y estilos que se pueden configurar con todo tipo de componentes y una amplia gama de precios, es difícil competir con la versatilidad que ofrecen las laptops. Por ejemplo, la Acer Aspire E 15 de 15.6 pulgadas se puede comprar por US$350 con un procesador de dos núcleos Intel Core i3-8130U, 6GB de RAM y un disco duro de 1 TB. Por US$550, puedes hacerte del modelo con Nvidia GeForce MX150Intel Core i5-8250U, 8GB de RAM, una unidad de estado sólido de 256GB y tarjeta de gráficos. También tiene puertos y un grabador de DVD.

Ver en Amazon