Cómo el Internet de las Cosas sabrá dónde hay tiroteos

Una compañía llamada SST detecta disparos en sitios abiertos que reporta a la policía y otras agencias. Ahora, busca extender el servicio a las escuelas de EE.UU.

shotspotter-incident-review-center.jpg
Personal de SST analiza grabaciones de cada disparo reportado para enviar información a la policía. SST

Hay ideas divertidas para el Internet de las Cosas: plantas conectadas a la web, por ejemplo. Pero si piensas que conectar casi todo a Internet es una idea tonta, considera este ejemplo: avisarle a la policía exactamente dónde alguien, en una ciudad determinada, acaba de empezar a disparar.

Una compañía llamada SST ha estado haciendo justamente eso mediante una tecnología llamada ShotSpotter que propaga a una amplia gama de micrófonos de computadora a través de una ciudad. Se dan cuenta del fuerte sonido de los disparos al aire libre y, a continuación, envían los datos a una computadora que calcula justo dónde han ocurrido esos disparos basándose en el tiempo que tomó la señal de audio para llegar a dichos micrófonos.

Pero ahora SST está ampliando sus servicios para que pueda detectar no sólo tiroteos al aire libre, sino también incidentes en el interior, como esos trágicos atentados que han ocurrido en escuelas como Sandy Hook y Columbine.

"Este sistema está destinado a ser una alarma de incendios automática para situaciones en las que hay un tirador activo", dijo el presidente ejecutivo de SST, Ralph Clark.

Cuando los sensores detectan disparos con arma de fuego, envían datos de audio a la empresa. Ahí, inspectores de SST verifican los datos para asegurarse de que realmente se trata de disparos para luego notificar a la policía de dónde ocurrió el incidente. La policía, por lo general, recibe el informe entre 30 y 45 segundos después del incidente inicial.

SST fue fundada en 1995, cerca de dos décadas antes de que el término Internet de las Cosas se convirtiera en la moda de tecnología que es hoy. SST se mantuvo a la vanguardia por mucho tiempo, pero ahora hay muchos más jugadores en el mercado. Los cambios que hacen del Internet de las Cosas una verdadera tendencia tecnológica -- chips de computadora más pequeños con menor consumo de energía y capacidades de redes más baratas -- también hacen posible los servicios de vigilancia en interiores, como el llamado SecureCampus, de SST.

ShotSpotter sólo funciona en áreas al aire libre donde el sonido de los disparos no está amortiguado por edificios. Pero se necesita un enfoque diferente para SecureCampus. Los sensores en interiores "tienen que ser de bajo costo y de muy bajo perfil", dice Clark.

El llamado Internet de las Cosas es un término muy amplio que se inició con la idea de conectar montones de sensores a la red --cosas como termómetros y sensores de presión de aire en las estaciones meteorológicas, medidores de presión de agua en las tuberías de suministro de agua municipal, o detectores de vehículos en los semáforos y estaciones de pesaje. Estos dispositivos se comunican con computadoras que procesan los datos entrantes y toman acciones en consecuencia, de ahí el término "máquina a máquina", o M2M por sus siglas en inglés. Sin embargo, el significado del Internet de las Cosas se ha ampliado para abarcar tecnología de consumo, como los sistemas de seguridad para el hogar, relojes inteligentes, detectores de humo y hasta rastreadores de mascotas.

La firma de investigación Gartner pronosticó en marzo que habrá 26,000 millones de dispositivos conectados al Internet de las Cosas en 2020, y esos dispositivos proporcionarán la base de un gasto de US$300,000 millones durante ese año.

Una parte de ese monto se destinará a los dispositivos, pero la mayor parte se destinará a los servicios, según Gartner.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO