Cómo ahorrar dinero con ese celular viejito y poco sexy

Al fin, AT&T y Verizon ofrecen a sus clientes un incentivo para no actualizarse a los celulares más sofisticados. Aquí te decimos cómo aprovechar el cambio.

A medida que los operadores inalámbricos como AT&T, Verizon Wireless y T-Mobile modifican sus ofertas de servicios, los consumidores pueden ahorrar mucho dinero al mantener sus teléfonos celulares más tiempo. Pero para sacar el mejor provecho, los suscriptores tienen que asegurarse de estar inscritos en el plan adecuado.

La buena noticia para los consumidores estos días es que los proveedores inalámbricos están cambiando la forma de hacer negocios. Pero eso no quiere decir que han hecho que sea fácil para las personas averiguar cómo aprovechar los ahorros potenciales. En esta edición de Ask Maggie (Pregúntale a Maggie), te explico cómo funcionan los nuevos planes sin contrato y cómo se pueden beneficiar de éstos los consumidores (y las propias operadoras). También te diré cómo el viejo modelo de subsidiar dispositivos ha puesto en peligro las utilidades de las operadoras celulares, al menos aquí en EE.UU.

El fin del ciclo de actualizaciones

Querida Maggie,

Compré mi smartphone actual con un contrato de dos años y ahora ese contrato ha terminado. Sé que has dicho que hay descuentos disponibles una vez que termine de pagar el teléfono. Pero soy escéptico. No me fío de los proveedores de servicios inalámbricos. ¿Cuál es el truco? Y si no hay una trampa, ¿cómo puedo aprovechar esos descuentos? ¿Tengo que preguntarle a mi compañía sobre cómo reducir mi factura, o sucederá esto automáticamente?

Gracias,

Brad

Querido Brad,

Tienes razón con eso de que los operadores inalámbricos están haciendo que sea más atractivo para los consumidores utilizar un dispositivo antiguo en sus redes (o bien llevar su propio dispositivo al apuntarse a sus redes). Tradicionalmente, cuando te inscribes a un contrato de servicio de dos años, el portador subvencionará la mayor parte del costo de tu smartphone. Por ejemplo: el costo real de un iPhone 6 es de US$650, pero el precio del mismo teléfono con un contrato es de US$200. Pero las compañías no están en el negocio de la caridad, así que esos restantes US$450 están incluidos en tus pagos mensuales. Si un cliente rompe el contrato antes de tiempo, tendrá que pagar un cargo por cancelación temprana.

Sin embargo, en los últimos dos años, las operadoras se han ido alejando del modelo de subvención y de contratos y ahora quieren que los consumidores paguen por sus smartphones de buenas a primeras o en cuotas mensuales a cambio de cuotas de servicio más bajas. Con eso ya han desglosado el costo por el dispositivo y el costo del servicio, así que es más fácil ver lo que estás pagando cada mes. Bajo este modelo sin contrato, si dejas antes de tiempo la compañía, pagarás por el importe total de un dispositivo, lo que sustituye el cargo por terminación temprana.

Para los consumidores inalámbricos inteligentes, este cambio en el modelo de negocio puede resultar en grandes ahorros en su factura mensual de servicios, ya que alguien con su propio teléfono sólo tiene que pagar por la parte que corresponde al servicio.

¿Por qué las compañías están haciendo este cambio? El modelo tradicional de subsidiar dispositivos les ha costado un montón de dinero por adelantado. No es ninguna coincidencia que un operador reporte una enorme caída en sus utilidades, o incluso una pérdida, en el mismo trimestre en que el iPhone reporta un repunte de ventas. A la larga, las operadoras gradualmente se recuperan, pero prefieren evitar la volatilidad.

Los clientes que firman un contrato de dos años entran en un ciclo de actualizaciones cada 18 ó 24 meses, lo cual es normalmente la longitud de tiempo que las operadoras exigen antes de calificar para actualizar y pagar la tasa subsidiada para un teléfono inteligente. Bajo este modelo, la operadora está poniendo continuamente dinero en nuevos subsidios de dispositivos.

Desde la perspectiva del consumidor, no hay incentivos bajo el modelo de contrato de dos años para seguir utilizando un teléfono más viejo una vez que expire el contrato, ya que la factura mensual será la misma tasa alta, independientemente de si compran un teléfono nuevo o no. Claro, tú podrías ahorrar los US$100 a US$200 que cuesta conseguir un nuevo teléfono, pero si esa cuota mensual cubre los subsidios, actualizarte es financieramente más prudente.

AT&T, Verizon Wireless y T-Mobile están tratando de romper ese ciclo de actualización a través de una estrategia para separar el costo del dispositivo del servicio y ofrecer incentivos a los clientes que utilizan sus dispositivos durante más tiempo.

Y debido a que los operadores inalámbricos también se dieron cuenta de que muchos clientes todavía quieren actualizar sus teléfonos cada 12 a 18 meses, han acoplado estos nuevos planes de tarifas con los programas de intercambio temprano (early trade-in) que están diseñados para animar a los clientes a entregar sus viejos teléfonos. Estos programas de intercambio temprano se combinan con un plan de pagos por el dispositivo que tiene interés cero y que permite a los clientes dividir el pago de un nuevo teléfono durante 18 a 24 meses con la opción de cambiar ese dispositivo por uno nuevo cada 12 a 18 meses. La gran estipulación aquí es que con el fin de obtener la actualización, los clientes tienen que entregar su teléfono viejo.

Estos programas dan a las operadoras otra manera de generar ingresos. Pueden volver a vender el dispositivo antiguo o utilizarlo como un reemplazo en sus respectivos programas de seguros de dispositivo. Bajo un modelo de contrato de dos años, los clientes mantienen su teléfono y más tarde pueden venderlo, regalarlo o dejarlo en un cajón durante los próximos 10 años.

T-Mobile fue la primera proveedora importante en eliminar los subsidios a los dispositivos. Ya no ofrece planes de contrato a sus nuevos clientes. AT&T y Verizon siguen ofreciendo planes de contrato, pero ambos han introducido programas similares al modelo de T-Mobile.

Sprint ha presentado recientemente su programa de arrendamiento Sprint Lease y Sprint Easy Pay. Pero a diferencia de los planes de los otros tres operadores, estos programas realmente no reducen el costo del servicio mensual.

Este cambio en cómo los suscriptores inalámbricos pagan por sus teléfonos inteligentes es una buena noticia para los clientes. Todavía permite a los clientes actualizarse a nuevos dispositivos con frecuencia. Pero ofrece a los consumidores frugales que no necesitan la última tecnología un incentivo más para mantener sus teléfonos antiguos más tiempo.

Entonces, ¿cómo llegamos a aprovechar estos descuentos?

Si eres un nuevo cliente de T-Mobile, es muy sencillo. Como he dicho antes, T-Mobile sólo ofrece una opción ahora, que son los planes sin contrato. Los planes de T-Mobile se estructuran de manera que tú pagas por tu servicio y luego, si has financiado tu teléfono, harás un pago adicional por el dispositivo. Cuando hayas terminado de pagar el teléfono, esa cuota por el pago del dispositivo desaparece. Y entonces sólo te queda el abono mensual por el servicio.

Para los clientes de AT&T y de Verizon, eso es un poco más complicado. Estas operadoras siguen ofreciendo antiguos planes con contrato, así como nuevos planes sin contrato. Si tú estás en un plan con contrato, debes cambiar al nuevo plan una vez que finalice tu contrato. De lo contrario, continuarás pagando la misma cuota mensual de servicio, a pesar de que ya hayas esencialmente pagado tu dispositivo en su totalidad.

A diferencia de T-Mobile, que vende llamadas de voz y textos ilimitados y su propia oferta de datos, AT&T y Verizon han impulsado planes familiares compartidos, en los que un individuo debe pagar por una "cubeta" de datos, así como una "tarifa de acceso inteligente "que cubre la parte de voz y mensajes de texto ilimitados. Bajo el programa Edge de Verizon, tu cuota mensual de acceso a teléfonos inteligentes es de US$25 al mes si recibes una oferta de servicios de entre 500MB y 8GB de datos, en lugar de los US$40 al mes que cuesta en un plan con contrato. Si te suscribes a un plan de 10GB o más, entonces pagarás solo US$15 por smartphone, lo cual es un incentivo puesto en marcha para animarte a pagar más por los datos.

El plan Next de AT&T funciona de manera similar. El descuento también varía en función de la cantidad de datos que está en tu plan. Un plan con 300MB a 6GB de datos tendrá un costo de US$25 por smartphone, mientras que uno de 10GB a 100GB costará US$15 por smartphone. El conectar un smartphone a un plan de datos de AT&T en un contrato de dos años eleva el costo a US$40 por dispositivo.

Ten en cuenta que, bajo Next de AT&T o Edge de Verizon, esa cuota también se añadirá a tu factura mensual. Y una vez que termines de pagar el dispositivo, esa tasa desaparecerá automáticamente, igual que ocurre con T-Mobile. También puedes llevar tu propio teléfono o pagar el precio completo del dispositivo por adelantado para obtener los mismos descuentos.

Espero que esta larga explicación te sirva de ayuda. ¡Buena suerte!

¿Cómo ganar en el juego de la actualización?

Querida Maggie,

Mi mamá recién se actualizó a un iPhone 6 de Verizon Wireless. Pero a ella todavía le gusta su iPhone 5C. Mi pregunta es: ¿debe ella pagar por el precio completo del iPhone 6 si no lo usa y, en cambio se lo da a mi hermana? ¿Afectará esto su contrato con Verizon?

Gracias,
A

Querido(a) A,

Si tu mamá compró el nuevo iPhone 6 bajo el programa de subsidio tradicional de Verizon, entonces ha firmado un nuevo contrato de dos años con Verizon a cambio de dispositivo. Esto significa que se ha comprometido a pagar su cuota mensual de servicio de Verizon por los próximos dos años. Si ella quiere cancelar su servicio de Verizon antes de que concluya el período de dos años, ella tendrá que pagar un cargo por cancelación anticipada.

Dicho esto, ella es libre de hacer lo que quiera con el nuevo dispositivo que acaba de comprar en Verizon. Ella puede usarlo, venderlo o dárselo a tu hermana. Lo único que le importa a Verizon bajo este escenario es si tu madre seguirá pagando su cuota mensual. Como dije en mi respuesta a la pregunta del lector anterior, el subsidio para el teléfono está integrado en el precio mensual de su servicio. Así que, mientras ella siga pagando su factura mensual, Verizon continúa recibiendo un pago por ese dispositivo.

El regalar su iPhone 6 a tu hermana no afectará el contrato de servicio, pero sí requerirá un plan adicional asociado con su viejo iPhone 5C. Eso no debería ser un problema, sin embargo, si tu hermana está dispuesta a cubrir ese cargo por servicio.

Pero ten en cuenta que debido a que tu madre aceptó la actualización, se ha dado inicio a un nuevo contrato de dos años. Así que la fecha de inicio de este nuevo contrato es el día en que compró el iPhone 6 y no la fecha en que compró el el 5C, lo que significa que no es elegible para actualizarse a un nuevo teléfono a un precio subsidiado sino hasta dos años después de haber comprado el iPhone 6. No importa si ella está usando su iPhone 5C.

Espero mi respuesta haya sido útil. ¡Buena suerte!

Close
Drag