Evita estos errores en Amazon Prime Day 2020 Los mejores regalos para estar sano The Haunting of Bly Manor Pixel 5 Trucos ocultos de tu suscripción de Amazon Prime Consejos para las mejores ofertas de Prime Day

Coronavirus: Comité Olímpico de Italia suspende la actividad deportiva

El Comité Olímpico Nacional Italiano es el primer organismo que aplaza las actividades que se realizan en territorio italiano.

Para las noticias e información actualizada sobre la pandemia del coronavirus, visita la página web de la OMS.

Las noticias sobre la posibilidad de suspender —o aplazar— los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están a la orden del día y se actualizan casi tanto como las cifras de las víctimas del coronavirus.

El aplazamiento de toda la actividad deportiva en Italia, más las medidas que se están tomando en Asia, parecen ser las primeras medidas para que los Juegos Olímpicos sean cancelados o cambiados de fecha. 

El Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI) decidió suspender todos los eventos deportivos en Italia hasta el 3 de abril, y ha pedido al gobierno que adopte esta decisión por decreto, como medida de precaución ante la expansión del coronavirus, según reseña este lunes 9 de marzo, la agencia de noticias EFE.

"Todas las actividades deportivas en todos los niveles están suspendidas hasta el 3 de abril de 2020", dice el CONI en una nota publicada en su página web, que pide al Gobierno italiano que firme un decreto "específico que incluya esta decisión", se recoge en el comunicado del CONI.

El mismo 9 de marzo, se suspendió el torneo italiano de fútbol, al menos también hasta el 3 de abril. Giuseppe Conte, primer ministro de Italia, en una alocución a la nación, dio la noticia. "Ni siquiera podemos permitir que los partidos de la liga de fútbol continúen, lamento decirlo, pero los fanáticos deben tomar nota", ha explicado Conte en su discurso, en la que ha anunciado nuevas medidas restrictivas. 

Sin embargo, el CONI admite que las competiciones internacionales, tanto para clubes como para equipos nacionales, no entran dentro de la jurisdicción del Comité y, por lo tanto, no pueden ser reguladas por esta decisión. Es por eso que cada federación deberá anunciar sus propias medidas.

Por ejemplo, para el 10 de marzo, en España, Valencia recibe al Atalanta de Italia. Ese partido se realizará a puerta cerrada. Y quedan otros dos choques pendientes para los equipos italianos: Juventus vs Lyon (17 de marzo) y Barcelona vs Napoli (18 de marzo), que también se podrían jugar sin gente en las tribunas. Todos estos encuentros pertenecen al calendario de la Champions League

En Italia ya se había suspendido el Juventus-Inter, denominado el "Derbi de Italia", que debía jugarse en la noche del 1 de marzo a puerta cerrada, al igual que los choques Milan-Génova, Parma-Spal, Sassuolo-Brescia, Udinese-Fiorentina. Todos estos encuentros estaban pautados para el 13 de marzo. 

Italia es el país más afectado por el coronavirus luego de China, según la OMS, con 79 muertes registradas. 

Ya en Asia se habían suspendido las tres ligas más importantes de fútbol: China, Corea del Sur y Japón. Y precisamente en Japón, la lucha libre fue aplazada recientemente. El 27 de marzo, la New Japan Pro Wrestling, una de las empresas más grandes de esta especialidad, a través de un comunicado oficial, informó que los eventos a realizarse entre el 1 y el 15 de de marzo se cancelaban por el brote de coronavirus.

Hasta ahora, en todo el mundo, se han suspendido partidos de fútbol, carreras de motos, Fórmula 1, maratones y recientemente el Indian Wells, el primer Másters 1.000 de la temporada de tenis, que debía realizarse en Estados Unidos. 

¿Cambiar la fecha de los Juegos Olímpicos?

El martes 3 de marzo, según la BBC, Seiko Hashimoto, ministra encargada del evento, dijo que el contrato de Tokio con el Comité Olímpico Internacional (COI) "exige que los Juegos se celebren en 2020", algo que "podría interpretarse como que permite un aplazamiento". Sin embargo, según el medio británico, todavía no se ha desechado la idea de celebrarlos en el tiempo estipulado, del 24 de julio al 9 de agosto, a pesar de la aparición de nuevas víctimas del virus. "Estamos haciendo todo lo posible para garantizar que los Juegos se desarrollen según lo planeado", dijo Hashimoto a la BBC. 

Reproduciendo: Mira esto: Coronavirus: Lo que necesitas saber sobre el brote de...
3:29

El mismo 3 de marzo, el COI se reunió en Lausana, Suiza, y expresó en un comunicado "su pleno compromiso con el éxito de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que tendrán lugar del 24 de julio al 9 de agosto". El COI dijo también que ha formado un "grupo de trabajo conjunto" para monitorizar el virus. Este está conformado por el COI, los organizadores de Tokio 2020, la ciudad anfitriona de Tokio, el gobierno de Japón y la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

La junta ejecutiva agregó que "aprecia y apoya las medidas que se están tomando, que constituyen una parte importante de los planes de Tokio para organizar Juegos seguros y protegidos" y "alienta a todos los atletas a continuar preparándose para los Juegos Olímpicos".

Otras opciones

Después de que Dick Pound, excampeón de natación canadiense que ha formado parte del COI desde 1978, dijera que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están en riesgo por el coronavirus, los organizadores están explorando otras opciones, según el diario británico The Daily Mail.

En un artículo publicado el 1 de marzo, el Daily Mail afirma que hay comunicaciones informales entre el Comité Olímpico Internacional, la Organización Mundial de la Salud y varios jefes de federaciones deportivas para explorar la posibilidad de unas competencias a puerta cerrada y solo con cámaras de televisión.

Organizar los Juegos a puerta cerrada, pero permitir que los equipos de cámaras cumplan con los acuerdos millonarios de televisión ya firmados, se ve como una alternativa antes de cancelar el evento o cambiarlo a otro lugar, afirma el Daily Mail.

Pero, los eventos a puerta cerrada o solo con los atletas y las cámaras de televisión, van en contra del espíritu de la competencia olímpica, según un reportaje de El New York Times, publicado el 26 de febrero y aún así, también significarían un riesgo de salud para los propios participantes y operadores de medios. 

"Es inusual, no tiene precedentes, es un problema complejo. Y si algo realmente sucede, tendrá una solución compleja", explicó al New York Times Terrence Burns, un consultor que analiza el entorno de las ciudades que compiten por organizar los Juegos Olímpicos.

La opinión que abrió el debate

Pound aseveró el 25 de febrero en una entrevista con Associated Press que había una posibilidad de suspender los juegos. Según la agencia de noticias, el directivo calculó que hay una ventana de tres meses —quizás dos— para decidir el destino de los Juegos Olímpicos de Tokio, por lo que la toma de una decisión podría posponerse hasta finales de mayo.

"Esta es la nueva guerra y tienes que enfrentarla. Diría que la gente tendrá que preguntar: '¿Está esto bajo el control suficiente para que podamos confiar en ir a Tokio o no?'", señaló el directivo.

Ya desde el 14 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se había pronunciado acerca de una posible cancelación de los Juegos Olímpicos. "No es nuestro papel cancelar evento alguno, ofreceremos asesoramiento técnico y consideraciones sobre la gestión de riesgos, pero el resto es decisión del país organizador", dijo en rueda de prensa el director ejecutivo de la OMS para Emergencias Sanitarias, Michael Ryan.

Ryan, encargado de coordinar la respuesta al virus causante de la enfermedad COVID-19 con otras agencias de Naciones Unidas, recordó que la OMS ha trabajado estrechamente con anteriores organizadores de Juegos Olímpicos, Mundiales y otros grandes acontecimientos, pero que la última palabra debe ser de las sedes.

Ese mismo 14 de febrero y desde Tokio, John Coates, presidente de la comisión coordinadora del evento deportivo del COI, informó que no se contemplaba el traslado ni ningún otro plan de contingencia: "No hay motivos para tener planes de contingencia ni para contemplar el traslado de los Juegos". 

Pero los juegos comienzan el 24 de julio y Pound advirtió que a medida que se acerca la fecha de los juegos, "muchas cosas tienen que comenzar a suceder. Debes comenzar a aumentar la seguridad, la comida, la Villa Olímpica, los hoteles. Los medios de comunicación estarán allí construyendo estudios".

Con poco tiempo

El traslado a Japón para los Juegos Olímpicos de Japón también es complicado, dice Pound, por lo que la opción de posponer los juegos es difícil y reconoció que mudar la sede es una opción "poco probable" debido a que "hay pocos sitios en el mundo capaces de preparar las instalaciones en tan corto período de tiempo".

La AP informó que "Japón está gastando oficialmente US$12,600 millones para organizar los Juegos Olímpicos, aunque una junta de auditoría nacional dice que el país está gastando el doble". 

En el articulo del New York Times se dice que es poco probable cambiar los juegos de fecha, ciudad o país. Por ejemplo, cita que mover la competencia para 2021 es complicado, porque choca con otros eventos deportivos, de seguimiento universal. Si se pospone de mes, podría coincidir con competencias que tienen mayor rating, como la NFL, o impediría que los mejores jugadores, como los de la NBA, participen en los Juegos Olímpicos.

La logística tampoco ayuda y Pound, del COI, es escéptico: "¿Quién podría organizar un evento del tamaño y alcance de los Juegos Olímpicos de aquí a cinco meses? Nadie, de manera realista". Esa realidad choca con los problemas económicos que enfrentarían quienes invirtieron en la competencia.

"Les diré quién definitivamente no quiere cancelar: NBC", aseguró Jules Boykoff, profesor de política y experto en historia olímpica en la Universidad del Pacífico en Oregon al New York Times. "Han puesto miles de millones en los derechos de estos Juegos Olímpicos. Habrá un serio descontento de quienes tienen poder. Insistirán en que los Juegos continúen".

NBC citó a una persona no identificada de la NBC, que dijo: "La seguridad de nuestros empleados es siempre nuestra principal prioridad, pero no hay impacto en nuestros preparativos en este momento".

Discovery Inc., que opera con el grupo Eurosport y cuenta con los derechos de transmisión en 50 países, principalmente en el Viejo Continente, habló con AP sobre una posible suspensión, el 27 de mayo.

"Continuamos trabajando muy de cerca con el Comité Olímpico Internacional y seguimos su guía", dijo Jean-Briac Perrete, presidente de Discovery International. "Si el evento no ocurre, no tendrá ningún impacto en nuestras finanzas".

"Estamos en constante monitoreo de cualquier probable situación y daremos cualquier paso necesario para asegurar el bienestar de nuestros empleados", recalcó la compañía en un comunicado enviado a la agencia de noticias. "Tenemos entera confianza en que nuestros socios, junto con las autoridades relevantes, tomarán cualquier medida necesaria".

Eventos suspendidos

Asimismo, la UEFA confirmó el miércoles 26 de febrero, que el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Europa League, entre el Inter de Milán y el Ludogorets, se jugaría a puerta cerrada. 

Hasta el 25 de febrero, según la página especializada en deportes TUDN, "más de 60 eventos han sido suspendidos, postergados o cancelados como consecuencia de la epidemia no solo en la región asiática, sino también en otros países".

El miércoles 26 de febrero, representantes de los 12 equipos de la liga profesional de béisbol acordaron que los 72 partidos restantes de pretemporada se realizarán con estadios vacíos.

Los Juegos Olímpicos modernos se realizan desde 1896 y solo se han cancelado durante las Guerras Mundiales (una de ellas en 1940, cuando se iban a celebrar precisamente en Tokio) y han enfrentado varios boicots —como en 1976, en los juegos realizados en Montreal, en 1980, en Moscú, y en 1984, en Los Ángeles.

El coronavirus ha cobrado la vida de más de 2,800 personas en todo el mundo según la Organización Mundial de Salud. El virus se originó en Wuhan, China, y se han confirmado casos en Estados Unidos, México, Brasil, Europa, Asia, Oriente Medio, África, Asia y Australia.