CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Bocinas

Cinco consejos para comprar bocinas nuevas

Hay muchas opciones en el mercado, de manera que lo primero es saber exactamente qué bocinas quieres.

Nadie ha dicho que comprar bocinas sea fácil, así que antes de tomar una decisión impulsiva debes pensar qué clase de bocinas quieres. El tiempo que dediques a estudiar las posibilidades será algo positivo. O para decirlo de otra manera, no se trata de buscar la mejor bocina: la meta debe ser encontrar la bocina que más te conviene. Así las cosas, éstos son mis cinco consejos para comprar bocinas.

No. 5: ¿Qué tipo de bocina quieres?

Estas son las posibilidades: Bocinas inalámbricas mono o estéreo, bocinas estéreo con cable, bocinas multicanal para teatro en casa o una barra de sonido. Las bocinas monoinalámbricas son la opción más sencilla, ahora es cuestión de encontrar la que mejor vaya con tus necesidades y presupuesto, e identificar tus expectativas en cuanto a la calidad del sonido.

La bocina ELAC Uni-Fi UB5.

Steve Guttenberg/CNET

Las bocinas inalámbricas estéreo son mejores que las mono en calidad del sonido, pero si lo que te interesa es la calidad del sonido, te recomiendo bocinas de cable, que siempre suenan mejor que las inalámbricas. No hay excepciones.

Los sistemas multicanal de teatro en casa, que tienen cinco o más bocinas, además de una de sonidos bajos, son mejores que las barras de sonido, porque un buen sistema de teatro en casa produce un sonido más envolvente, con superior claridad y fuerza dinámica.

Por supuesto, las barras de sonido son mucho más fáciles de colocar, configurar, ocupan menos espacio y pueden ofrecer un sonido razonablemente satisfactorio para las películas, mientras no las compares con un sistema multicanal de teatro en casa. Francamente, no hay comparación; el sonido del sistema multicanal se apega mucho más a lo que los ingenieros de sonido de la película quieren que escuches. Las barras de sonido comprimen el sonido de la película en un solo parlante, lo que no es el enfoque óptimo.

Si prefieres escuchar música en vez de ver películas, no compres una barra de sonido. Un buen par de bocinas estéreo suena mucho mejor que cualquier barra de sonido.

No. 4: ¿Cuánto quieres gastar?

Antes de que respondas "lo menos posible", toma esto en cuenta: un par de bocinas decentes puede durar mucho tiempo. Buena parte de los dispositivos tecnológicos de hoy son casi desechables, se rompen en poco tiempo, los botas y compras uno nuevo, pero las bocinas de cable pueden durar décadas, de manera que gastar un poco más te garantiza un mejor sonido a largo plazo.

Una bocina inalámbrica Aiwa.

Steve Guttenberg/CNET

No. 3: El tamaño es importante

El tamaño del lugar donde vayas a colocar las bocinas es importante. Si vas a poner las bocinas en una habitación pequeña, busca bocinas pequeñas. Pero si el espacio es grande, es mejor que sean bocinas grandes. Y algo importante, sin importar el tipo de bocina que sea --inalámbrica, de cable, barra de sonido, bocina de estantes o torre -- las más grandes tienen mejores sonidos graves y más volumen con menor distorsión que las más pequeñas.

No. 2: Presta atención al fabricante

Si nunca has escuchado de una marca de bocina que tienes en la lista, visita su página de Internet. Las páginas bien diseñadas lucen bien, pero investiga más a fondo y juzga si es un fabricante serio. ¿Ofrece dar servicio a sus productos? ¿Qué tiempo lleva en el mercado?

No. 1: Escucha bien

Es mucho más fácil comprar bocinas en Internet sin escucharlas primero, pero evaluarlas directamente es la mejor forma de asegurar la satisfacción a largo plazo.

Si puedes visitar una tienda física y comparar varias bocinas, rápidamente sabrás lo que te gusta y lo que no. Además, ver la bocina en persona te permite juzgar la calidad de la construcción mejor que las fotos en internet. Cuando vayas a una tienda física lleva una cinta de medir porque las bocinas siempre parecen más pequeñas en la tienda que en la casa.

Si no puedes ir a una tienda, la segunda mejor opción es comprar en Internet, teniendo siempre en cuenta que puedes devolver el producto si no te gusta. Pero esa vía impide comparar directamente varios productos.