Científicos identifican la mejor comida a bordo de un vuelo

Si tienes que pasar el horror de comer algo mientras vuelas, un nuevo estudio de Cornell dice que algunos sabores son más intensos que otros.

Las comidas del avión pueden ser una de las opciones de alimentos menos apetitosas del planeta, junto a un recalentado Happy Meal de McDonald's o cualquier cosa fuera del bote de basura de una estación de servicio. Pero cuando estás atascado en un avión, por lo general hay pocas opciones.

Sin embargo, si estás mirando el menú durante el vuelo y no puedes decidir entre la cazuela de batata y el bistec Salisbury cubierto con lo que espera sea una salsa, un nuevo estudio dice que la opción más salada sería tu mejor apuesta cuando se trata de sabor.

Investigadores del departamento de ciencia de los alimentos de la Universidad de Cornell descubrieron que el ruido de un avión comercial -- por lo general alrededor de 85 decibelios -- puede afectar dramáticamente nuestras papilas gustativas.

Captura de video de YouTube/CNET

El estudio, publicado en el Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, descubrió que el ruido de un avión hace que disminuya el sabor de los sabores dulces, mientras que aumenta los más salados.

Los investigadores simularon una cabina de avión e hicieron que 48 participantes probaran y evaluaran los alimentos de tipos que representaban "concentraciones variables de cinco sabores básicos," de acuerdo con la publicación. Los participantes dieron a los alimentos con un sabor dulce una clasificación progresivamente menor, pero dieron una alta calificación a los alimentos con "la percepción del sabor umami". Umami es una palabra japonesa científica para referirse a un sabor carnoso o salado, de acuerdo con el diccionario Merriam-Webster.

"La naturaleza multisensorial de lo que consideramos 'sabor', sin duda, se basa en interacciones centrales y periféricas complejas", dijo Robin Dando, profesor de ciencias de los alimentos, en Cornell y coautor del estudio, en un comunicado." Nuestros resultados caracterizan una novedosa interacción sensorial con implicaciones intrigantes para efectos del medio ambiente en el que consumen alimentos".

Esto podría explicar por qué los cócteles como el Bloody Mary son tan populares en los vuelos (aparte del hecho de que muchos nerviosos pasajeros necesitan un traguito para calmarse después del despegue).

La aerolínea alemana Lufthansa encargó un estudio privado en 2010 después de notar que los pasajeros habían consumido 1.8 millones de litros de jugo de tomate en un solo año. El Instituto Fraunhofer, un grupo de investigación en Munich, Alemania, también creó una cabina del avión simulado en pleno vuelo y pidió a los pasajeros a calificar el sabor de jugo de tomate. Dieron al jugo de tomate una clasificación mucho más alta en las condiciones de vuelo simuladas que en el suelo.

Cornell espera que éste y otros estudios similares ayudarán a los cocineros de las aerolíneas y a los departamentos de preparación de comidas a mejorar sus menús. Francamente, yo me conformaría si logran hacer que su comida fuese simplemente comestible.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO