CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Científicos han creado minicerebros de neandertal en el laboratorio

Los minicerebros permiten estudiar las diferencias entre nuestros antepasados y examinar la patología.

Gibraltar Man
RDImages/Epics/Getty Images

Si quieres estudiar el cerebro de un neandertal, asumirías que no tienes suerte. Esto se debe a que de nuestros ancestros sólo quedan sus huesos, por lo que es difícil dilucidar cómo eran los sesos de estos seres que de hace 40,000 años. 

Pero un grupo de científicos ha encontrado la solución: crear un minicerebro de neandertal en una placa de Petri. 

Alysson Muotri, un genetista en la Universidad de California en San Diego, y su equipo han creado "organoides" de neandertal, según reporta la revista Science.

"Estamos tratando de recrear la mente de un neandertal", le dijo Muotri a Science

Tradicionalmente, los científicos que trabajan para conocer los misterios de la fisiología humana y las enfermedades emplean culturas y suspensiones celulares para producir placas 2D o 2.5D de las céluas. El usar células madre para crear organoides le da a los investigadores modelos 3D miniaturizados de un órgano, lo que les permite realizar investigaciones más detalladas de la patología y la biología celular. 

Al combinar un ADN antiguo extraído de los neandertales, las células madre y la técnica de edición de genes CRISPR, el equipo de Muotri pudo crear minicerebros neandertales. Como son generados dentro de un laboratorio, los minicerebros reciben los nutrientes requeridos para mantenerse vivos a través de difusión en la placa de Petri en lugar de un suministro de sangre. 

Existen unos 200 genes de código protéico que difieren entre los humanos y los neandertales. Por ello, Muotri se enfocó en un gen en específico llamado  NOVA1, que juega un papel en el desarrollo neuronal. También se le ha asociado a condiciones como esquizofrenia y autismo. El gen se ha conservado entre los humanos y los neandertales, con la diferencia de un solo par base de ADN. 

Los científicos ya han notado grandes diferencias. Las células entre los minicerebros neandertales realizaron menos conexiones sinápticas, y aunque Muotri no quiso comparar a los niños con autismo con los neandertales, subrayó que esta red anormal de células cerebrales sí se parece a lo que ha visto en el desarrollo de las células cerebrales en niños con autismo. 

El equipo de Muotri ha creado organoides de cerebro humano y ha detectado señales eléctricas provenientes del tejido.