CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Este sistema GPS rastrea el interior del cuerpo humano

El 'GPS interno' fue desarrollado por científicos investigadores del MIT y puede rastrear implantes con una precisión de 1.4 centímetros.

cancer cell
Colin Anderson/Getty Images

Si quieres encontrar un restaurante, Google Maps te resuelve el problema bastante bien. 

Mediante el Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) con satétiles alrededor de la Tierra, Google puede ubicar un restaurante, decirte qué tan lejos está de tu posición y cuánto tiempo te tomará llegar ahí.

Ahora, esa filosofía, aplica para el cuerpo humano. En enfermedades como el cáncer, tú podrías necesitar encontrar un tumor, pero el GPS no te servirá para hacerlo. Hasta ahora.

Investigadores del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT, dirigidos por la profesora Dina Katabi, han desarrollado ReMix, un "sistema de GPS dentro del cuerpo" que utiliza tecnología inalámbrica para localizar implantes ingeribles dentro del cuerpo humano.

Los métodos actuales para buscar en el interior del cuerpo humano pueden ser demasiado invasivos, lo que obliga a médicos a enviar cámaras a través de la garganta o de incisiones. Con ReMix, en teoría podrías ingerir un implante que puede rastrearse externamente. Si ese implante ubicara los tumores, le daría a los médicos una forma de mejorar las opciones de terapia dirigida.

Sin embargo, no utiliza satélites girando alrededor de la Tierra.

La prueba de ReMix implica adjuntar un "marcador pequeño" a un tumor falso dentro de un recipiente transparente lleno de tejido animal. El marcador en sí mismo sólo actúa como un reflector, haciendo rebotar la señal de radio inalámbrica y, por lo tanto, no requiere una fuente de alimentación.

El principal problema al tratar de detectar estas señales desde el interior del cuerpo humano es el mismo cuerpo humano. La piel, por ejemplo, es muy buena para devolver señales. De hecho, las señales que rebotan en la piel, según el MIT, son alrededor de 100 millones de veces más poderosas que las señales que los investigadores intentaban detectar.

La belleza de ReMix es que puede separar las poderosas señales que compiten entre sí y encontrar la que le pertenece al marcador.

En las pruebas iniciales, ReMix pudo ubicar el marcador dentro de un rango de 1.4 centímetros. En términos de un GPS real, eso es como identificar una ciudad completa, en lugar de un edificio individual, y el nivel de precisión no es lo suficientemente alto como para ver la tecnología implementada en el corto plazo. Katabi dijo al MIT que el margen de error debería ser en el rango de los milímetros para que se pueda usar de manera confiable en un entorno clínico.

Puedes ver un video sobre la nueva técnica del MIT a continuación.