guía de compras navideñas

Científicos crean un mini ser humano para probar medicamentos

El proyecto Athena busca crear órganos artificiales que funcionarían junto con un maniquí y así evitar hacer pruebas en animales.

134131970340c16e2829eb.jpg
El desarrollar un sistema de análisis que imite la respuesta real de órganos humanos a diversas drogas y toxinas podría tener enormes beneficios.Foto de Crédito: Los Alamos National Laboratory

 

Algo denominado como el proyecto Advanced Tissue-engineered Human Ectypal Network Analyzer podría sonar como un arma secreta que está siendo desarrollada por los agentes de S. H. I. E. L. D. Sin embargo, es algo que se desarrolla aquí en el mundo real y podría cambiar la manera en la que nuevos medicamentos son puestos a prueba.

El proyecto Athena esta en las manos de investigadores de Los Alamos National Laboratory, y busca crear versiones miniatura de cuatro órganos artificiales -el hígado, el pulmón, el corazón y el riñón- para poder conectarlos a un torso artificial. Cada órgano sería de un tamaño similar al de una pantalla de smartphone, según indica LANL, y estarán conectados por varios tubos con sangre artificial. El cuerpo completo del proyecto Athena sería lo suficientemente pequeño como para sentarse en un escritorio.

“Al desarrollar este Homo minutus estamos yendo más allá de necesitar animales o una placa de Petri para hacer pruebas. El desarrollar un sistema de análisis que imite la respuesta real de órganos humanos a diversas drogas y toxinas  podría tener enormes beneficios” dijo en un comunicado, Rashi Iyer, uno de los científicos principales a cargo de Athena en LANL.

El mini cuerpo artificial será construido durante los cinco años del proyecto, el cual tiene un presupuesto de US$19 millones y cuenta con el respaldo del Defense Threat Reduction Agency, una subdivisión del Departamento de Defensa (no es S. H. I. E. L. D., pero es lo más cercano que tenemos).

“Nuestra meta es crear un pulmón que respire, un corazón que bombee sangre, un hígado que metabolice y un riñón que excrete –todo conectado por una infraestructura de tubos similar a la que existe entre nuestros vasos sanguíneos y nuestros órganos” agregó Iyer. “Mientras algunos escépticos podrían pensar que es un sueño utópico… el equipo confía en que es algo alcanzable”.

El equipo que menciona Iyer esta formado por científicos que trabajan en varias universidades de EE. UU. y Alemania.

Los pulmones y los riñones están siendo desarrollados en LANL por Iyer; el corazón está a cargo del profesor Kevin Kit Parker en Harvard y el hígado se encuentra en Universitätsmedizin de Berlín en donde Katrin Zellinger, jefa del Bioreactor Group, trabaja para crearlo junto con otros colegas. Investigadores de la Universidad de San Francisco y Vanderbit están enfocando sus esfuerzos en los riñones.

John Wikswo es uno de los principales investigadores de la Universidad Vanderbilt, quien está construyendo el hardware de Athena y presentará esta semana información sobre el sistema ATHENA en una reunión con la Sociedad de Toxicología en la ciudad de Phoenix.

“Pasamos tiempo analizando los retos que presentaría la construcción de un órgano humano miniatura y creemos haber encontrado la manera de reproducir las funciones vitales que necesitamos” dijo Wikswo en una declaración. “Hay varias soluciones y no estamos intentando crear una replica exacta de un hígado humano, más bien buscamos hacer un modelo in Vitro que nos permita medir la respuesta del hígado a ciertas drogas y toxinas, que no puede ser replicada por una capa de células creciendo en un plástico”.

Vanderbilt también está colaborando con LANL para crear la sangre artificial que circulará por los cuatro órganos mecánicos.