CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Científicos buscan al dueño de USB atrapado en caca de foca

Si has perdido tu lápiz de memoria USB en la boca de un leopardo marino en Nueva Zelanda, éste podría ser el tuyo.

¿Has hecho tú esta foto de un león marino revolcándose por la arena?

NIWA

El National Institute of Water and Atmospheric Research o Instituto Nacional de Investigación Atmosférica y del Agua de Nueva Zelanda sabe cuánto cuesta una caca de leopardo marino. Un grupo de voluntarios la recoge y los científicos la examinan para saber más acerca de la salud, comportamiento y dieta de las focas. 

El NIWA encontró un lápiz de memoria USB entre los huesos, plumas y algas en un pedazo de caca del "tamaño de dos bollos de pan". A la organización le gustaría saber quién es el dueño.

Estos son algunos pocos detalles que podrían ayudarte a averiguar si el USB es tuyo. Un voluntario recogió la caca en noviembre de 2017 y la envió al NIWA, donde estuvo congelada hasta enero de 2019. Las imágenes y videos que contiene el USB muestran leones marinos en Porpose Bay, en Catlins.

El NIWA publicó imágenes del lápiz de memoria que muestran la parte delantera de un kayak de color azul.

El NIWA está dispuesto a devolverle el USB a su dueño pero solo a cambio de trabajo como voluntario recogiendo más caca de leopardo marino. 

No te asustes. Recibirás instrucciones sobre cómo hacerlo. Requiere ponerse guantes, llevar un contenedor de plástico grande e identificar correctamente cada caca.

El NIWA está estudiando a los leopardos marinos para saber si son más comunes en Nueva Zelanda. Los voluntarios encargados de recoger excrementos forman parte de un grupo llamado Leopard Seals que quiere que haya más investigación y una mayor protección de los animales marinos.

A pesar de que haya un aspecto humorístico en toda esta historia, también es preocupante.

"Es muy preocupante que estos animales antárticos impresionantes tengan plásticos de este tipo en su interior", dijo la voluntaria del NIWA Jodie Warren, que ayudó a clasificar la caca con el lápiz de memoria USB dentro.