Charter y Time Warner: lo de Comcast no volverá a ocurrir

El acuerdo entre las empresas de cable llega tras el derrumbe de las negociaciones con Comcast por el escrutinio regulatorio. Pero Charter y TWC dicen que no sucederá otra vez.

gettyimages-474782120.jpg
Charter Communications anunció el martes la compra de Time Warner Cable por US$56,700 millones. Andrew Burton/Getty Images

Charter y Time Warner Cable (TWC) quieren que los reguladores estadounidenses sepan una cosa: esta vez será diferente.

Apenas un mes después que la preocupación del gobierno hundiera la oferta de US$45,200 millones de Comcast por TWC, Charter Communications ha llegado a un acuerdo para fusionarse con Time Warner Cable, valorando a TWC en más de US$55,000 millones. El nuevo acuerdo incluye a Charter engullendo también al más pequeño proveedor de cable, Bright House Networks, por US$10,400 millones.

Sin embargo, mientras que la cifra en dólares es más grande en esta ocasión, ejecutivos de Charter y TWC advierten que una la empresa unida tendrá millones de clientes menos que los que habría con el acuerdo entre Comcast y TWC.


"Esta es una transacción muy diferente", dijo Robert Marcus, el presidente ejecutivo de Time Warner Cable, en una llamada con analistas el martes por la mañana. "Estamos hablando de una entidad resultante que será significativamente más pequeña ... Estamos seguros de que va a solucionarse".

Si Comcast y TWC hubieran sido capaz de juntarse, algo que hubiera unido a la primera y segunda proveedoras de cable más grandes de Estados Unidos, respectivamente, la compañía combinada habría atendido a alrededor de 35 millones de clientes de Internet. En contraste, una fusión con Charter tendría 19 millones de clientes de Internet.

Los reguladores estaban especialmente preocupados de que Comcast tomara control de tantas conexiones de Internet, algo que daría a Comcast un control de más del 50 por ciento del mercado de Internet de banda ancha. Tanto poder en manos de una sola empresa, argumentaron los críticos, podría haber causado el aumento en el costo para los consumidores, influenciado la distribución de contenido de video y creado obstáculos para compañías como Netflix que transmiten video a través de redes de banda ancha.

NBCUniversal, propiedad de Comcast, pudo haber sido otro punto de conflicto para el acuerdo de Comcast que en esta ocasión no será un problema. Los reguladores probablemente temían que el gran tamaño de Comcast -- con cerca de 30 millones de clientes de video después de la fusión -- pudiera haberle permitido subirle los precios de las programación de NBC a los demás proveedores de cable. Como ni TWC o Charter tienen propiedades de medios propias, esos mismos asuntos no se plantearán con el nuevo acuerdo.

"Somos una empresa muy diferente a Comcast y ésta es una transacción muy diferente", dijo Thomas Rutledge, el presidente ejecutivo de Charter durante la llamada del martes.

Este último acuerdo de distribución de video de escala masiva ilustra los cambios del entorno para los proveedores de cable y satélite, ya que tratan de expandir sus negocios y obtener una base más sólida frente a los competidores como Netflix y Hulu, que están causando que más personas corten sus conexiones al cable. Además de la oferta de Charter, los reguladores de Estados Unidos todavía consideran la de AT&T de US$48,500 millones por la proveedor de TV por satélite DirecTV, anunciada el año pasado.

Tras la fusión, los accionistas de TWC poseerán aproximadamente el 44 por ciento de la nueva Charter, casi el doble de la participación que hubiesen tenido en un acuerdo con Comcast. Charter - y su principal inversionista Liberty - tendrán el 43 por ciento. Los accionistas de Bright House serían propietarios del 13 por ciento. Se espera que el acuerdo cierre a finales de año.

En una breve declaración, Tom Wheeler, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), dijo el martes que su agencia revisará los méritos de la propuesta de Charter, determinará si es en el interés público y "mirará a ver cómo los consumidores se benefician si el acuerdo llega a ser aprobado".

El presidente ejecutivo de Comcast, Brian Roberts, ofreció una declaración aún más corta: "Este acuerdo tiene todo el sentido del mundo y me gustaría felicitar a todas las partes involucradas".

Incluso después de la fusión, la nueva Charter seguirá siendo más pequeña que Comcast es hoy en día, con 24 millones de clientes totales, frente a los 27 millones de Comcast. Charter y TWC podrían argumentar que su acuerdo les permitiría convertirse por lo menos en una empresa tan grande como Comcast y tal vez les permita reducir costos a los clientes mediante el recorte de algunas redundancias entre las tres compañías, dijo Jan Dawson, una analista de Jackdaw Research.

En comparación, Comcast ya era la proveedora más grande en su industria y un acuerdo con TWC sólo la hubiera hecho más grande. Además, tanto TWC como Comcast tienen muy malas notas en cuanto a servicio al cliente se refiere.

Con todo eso en cuenta, dijo Dawson: "En realidad no había mucho para recomendar ese acuerdo desde la perspectiva del consumidor".

Close
Drag