Charter comprará Time Warner Cable por US$55,000 millones

Una fusión buscaría combinar a la segunda y tercera proveedora de cable de EE.UU. para competir mejor con el líder del mercado Comcast Corp.

Time Warner Cable y Charter pronto quedarán bajo el mismo techo. CNET

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Ése es el mantra que Time Warner Cable debe estarse repitiendo hoy después de que Charter Communications anunció el martes que se fusionará con el proveedor de cable para formar una nueva empresa conocida por ahora "New Charter." El acuerdo estaría estimado en unos US$55,000 millones, según varios reportes.

De tener éxito, la nueva sociedad combinaría más de 15 millones de clientes de Time Warner Cable con casi 7 millones de suscriptores de Charter, convirtiéndola en la segunda mayor empresa en la industria del cable detrás de Comcast, que tiene 27 millones de suscriptores. BrightHouse Networks, que Charter planea adquirir por US$4,500 millones, también será parte del New Charter, añadiendo sus aproximadamente 2 millones de clientes a la compañía combinada. En total, la nueva compañía serviría a 23.9 millones de clientes a través de 41 estados de EE.UU.

El acuerdo de Charter valora a Time Warner Cable en US$78,700 millones, o US$195.71 por acción. El presidente de Charter, Tom Rutledge, se quedará como presidente de New Charter si se aprueba el acuerdo.

El acuerdo propuesto cambia dramáticamente la composición de la industria del cable en EE.UU. Comcast es, por mucho, el proveedor más grande, seguido por compañías considerablemente más pequeñas como Time Warner Cable, Charter, y BrightHouse. Juntar a las tres empresas juntas crearía efectivamente dos gigantes - y todos los demás.

Las compañías dijeron el martes que el acuerdo les permitiría invertir más fácilmente en redes más rápidas, desplegar más Wi-Fi gratuito y ofrecer más canales de televisión. Los críticos, sin embargo, están preocupados de que el exceso de poder sea concentrado en dos grandes empresas.

Pero el acuerdo es también una historia de segundas oportunidades. Charter ha hecho propuestas para adquirir Time Warner Cable en varias ocasiones. Su última movida se produjo en enero de 2014, cuando la compañía ofreció US$132.50 por acción para fusionarse con Time Warner Cable. No pasó mucho tiempo, sin embargo, antes de que Time Warner Cable rechazara la oferta para irse con un competidor más grande.

En febrero de 2014, Time Warner Cable firmó un acuerdo con Comcast valorado en unos US$45,000 millones lo cual habría creado una compañía de cable gigante con 30 millones de suscriptores y dando a la empresa combinada del 50 por ciento de la totalidad del mercado de la industria de cable en EE.UU. Para disipar los temores de dominancia competitiva, Comcast estaba dispuesta a vender parte de sus suscriptores a Charter, pero aún así habría sido el líder de facto en el espacio.


Poco tiempo después de que se anunció ese acuerdo, los críticos se abalanzaron, con el argumento de que una empresa de este tamaño tendría el control de aumentar los costos de consumo, obligar a los proveedores de contenido a celebrar contratos desfavorables, y en última instancia golpear a los servicios de pago como Netflix que transmiten video a través de redes de banda ancha, incluyendo las redes que habría poseído una empresa conjunta Comcast-Time Warner Cable.

Comcast y Time Warner Cable argumentaron que habría ocurrido todo lo contrario. Dijeron que la competencia no se vería perjudicada. También intentaron tranquilizar a los investigadores al señalar que los mercados atendidos por Comcast y Time Warner Cable no se superponían.

En abril, sin embargo, Comcast finalmente cedió a la presión y abandonó sus planes de fusionarse con Time Warner Cable. Poco después, el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones Tom Wheeler, cuya oficina tomó la delantera en la investigación de sus implicaciones competitivas, elogió la decisión, diciendo que la fusión "habría planteado un riesgo inaceptable para la competencia y la innovación".

"Con nuestro mayor alcance, vamos a ser capaces de acelerar el despliegue de las velocidades de Internet más rápidas, experiencias de video con tecnología de última generación y productos de voz muy completos, a precios muy competitivos", dijo Rutledge.

A diferencia de la oferta de Comcast, los analistas parecen confiar en que el acuerdo va a encontrar su camino a la aprobación. En una nota a los inversionistas el martes, el analista de JP Morgan, Philip Cusick, dijo que si bien las empresas tendrán que navegar hábilmente las turbulentas aguas regulatorias, "todavía esperamos que el acuerdo será aprobado".

Nota del editor: Esta es una noticia en desarrollo. Continuaremos expandiendo la información conforme tengamos más detalles sobre la fusión.

Close
Drag