CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Charlie Ortiz: En pos de una computadora más 'humana'

[Latinos en tech 2016] El director del laboratorio de inteligencia artificial y procesamiento de lenguaje natural de Nuance quiere que los dispositivos conversen mejor y le hagan la vida más fácil a sus dueños.

Además de muchos libros de lingüística, filosofía y lógica que uno encuentra en la oficina del doctor Charlie Ortiz, también hay una colección de folclóricas tacitas de café que compró en un viaje a México.

Y es que este científico puertorriqueño reconoce tomar al menos tres tazas de café negro con un cubito de azúcar cada día, algo con lo que busca hacer más llevadero su complicado oficio: hacer que las computadoras, siempre tan tercas, actúen cada vez más como los seres humanos.

Ortiz es el director del laboratorio de inteligencia artificial y del procesamiento de lenguaje natural en Nuance, una empresa con sede en Boston, Massachusetts, que es una de las pioneras en el desarrollo de software de reconocimiento de voz que usan los apps y los dispositivos que usamos en nuestra vida cotidiana. Nuance, por ejemplo, está detrás del software que impulsa a Siri, la asistente virtual de Apple, y tiene una envidiable cartera de clientes que incluye a Audi, BMW, Ford y Mercedes, las fabricantes LG, Panasonic y Samsung y el app con el gracioso asistente virtual Dom de Domino's Pizza.

charlieortiznuance-5.jpg

Charlie Ortiz

Claudia Cruz/CNET

Aunque lleva más de 30 años trabajando en inteligencia artificial para hacer que las máquinas sean cada vez más "humanas", Ortiz no cree que los robots van a dominarnos en el futuro. Eso, dice, es algo que vemos solo en las películas y los libros de ciencia ficción.

"Todo eso es muy exagerado, y hay personas extremadamente inteligentes como Stephen Hawking que se vuelven locos de la preocupación", dijo Ortiz durante una entrevista en su oficina en Sunnyvale, California. "Primero, la inteligencia artificial no está en un punto donde eso pueda ocurrir. Lo que sí hay son chistes, como que el mayor peligro es que un robot se tropiece con su propio cable y no que vaya a destruir a la humanidad [...] y segundo, si se convierten en máquinas súper inteligentes, lo peor que pueden hacer sería consentirnos como si fuésemos sus mascotas".

Máquina vs. humano: una charla casual

Nacido en San Juan, Puerto Rico, Ortiz se graduó en 1976 de la carrera de física en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y después, en 1984, obtuvo una maestría en ciencias de la computación de la Universidad de Columbia. En 1996 obtuvo su doctorado en ciencias de la computación e informática de la Universidad de Pennsylvania y pasó un par de años haciendo investigaciones en la Universidad de Harvard (1996-1998).

A Nuance llegó en 2012, y desde entonces trabaja en la programación computacional que le da comprensión del idioma a una aplicación o a dispositivos como una computadora, un celular, objetos para el hogar inteligente y hasta un sistema automotriz. Ortiz y su equipo de 20 personas (algunos de los cuales están en Canadá) se encargan de hacer que las máquinas escuchen y entiendan cómo hablan los humanos de forma natural y luego hacer que esos dispositivos puedan responder de inmediato o ejecutar cualquier acción que le haya pedido el humano.

Entre otras cosas, el equipo de Ortiz trabaja en mejorar la inteligencia artificial y el reconocimiento de lenguaje de los sistemas automotrices. En particular, asegura, el objetivo sería decirle a la asistente virtual de tu coche que tienes hambre para que ésta pueda tener una conversación inteligente y encontrar el mejor restaurante cerca, con suficientes mesas disponibles para los pasajeros en el vehículo y que inmediatamente ofrezca la mejor ruta para llegar hasta ahí.

top-latinos.png

"Aquí en el laboratorio queremos tomar los aspectos del reconocimiento de voz que hicieron famoso a Nuance e impulsarlos al próximo nivel de las comunicaciones personales", dice Ortiz. "Pensamos mucho en cómo las personas conversan [...] y las conversaciones son una manera para resolver problemas".

Los humanos aprenden y mejoran constantemente su capacidad de conversar y es algo que toma mucho esfuerzo para que lo haga una computadora. "Las cosas que para nosotros los humanos son insignificantes, son muy difíciles para las máquinas", dice Ortiz, quien tiene más de 20 años en la investigación de la inteligencia artificial y ha publicado más de 50 artículos técnicos sobre el tema.

Para este exempleado del prestigioso centro de investigación Stanford Research Institute en Menlo Park, California (donde se desarrolló no sólo Nuance, sino también Siri) la inteligencia artificial tiene mucho impulso en la actualidad, gracias a que los dispositivos se hacen cada vez más pequeños y más portátiles, pero al mismo tiempo, más poderosos. De hecho, algunos de los científicos que trabajaron en Siri ahora trabajan en el laboratorio de Ortiz en Nuance, y entre sus objetivos está el mejorar los asistentes virtuales de voz dentro los automóviles.

"La tecnología ha penetrado muchas cosas, pero es tan compleja que mi lema es: 'Nosotros en [Nuance] queremos humanizar el ambiente tecnológico'", dice Ortiz. "Yo quiero poder darle un comando de voz y controlar [un dispositivo] de la misma manera con la que te hablo a ti o hablo con otras personas. Ésa es también nuestra meta aquí".

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO