CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

César Hidalgo: El domador de datos

[Latinos en tech 2017] El físico chileno, director del Collective Learning Group del Media Lab de MIT, crea motores de visualización de datos para convertir los números en historias.

César Hidalgo, MIT MediaLab

César Hidalgo es el director del Collective Learning Group del MIT Media Lab.

John Warner/Cortesía de César Hidalgo

De pelo liso marrón rozándole los hombros, brazo tatuado y voz ronca, César Hidalgo tiene todo para ser un rock star. A donde sea que vaya, de Monterrey a Riad, cautiva audiencias que invariablemente irrumpen en aplausos. Con su vestimenta usualmente oscura y chaqueta de cuero, Hidalgo aparece en revistas y videos, en series documentales y en libros.

top-latinos.png

Pero la farándula no es el reino de Hidalgo, sino los datos — miles de millones de datos, para ser precisos. Y es que este físico chileno, director del Collective Learning Group del Media Lab en el Massachusetts Institute of Technology, se ha convertido en una prominente figura no sólo en el campo del muy hablado -- pero poco comprendido -- Big Data, sino también del poco hablado y cada vez más vital campo de la economía de la complejidad.

Así, con su trabajo, Hidalgo hila la visualización de datos, las redes informáticas y la economía. Sí, es tan complejo como suena. Pero, de alguna forma, estos conceptos adquieren forma límpida de la mano de Hidalgo, quien con motores de visualización de datos hace de lo abrumador algo comprensible, conecta lo aparentemente disparejo y convierte los números en historias. 

Pero, para entenderlo todo, y como dice él mismo, "vamos por partes".

Big Data y economía

¿Qué es Big Data? La definición común es lo que indica el nombre: un enorme conjunto de datos complejos y masivos. Pero, para Hidalgo, el término Big Data es problemático, pues además de ser una frase "gramaticalmente rara", es un producto de la mediatización y de "tonteras" que no abarcan la complejidad del objeto ni la ciencia que describe.

Sí, Big Data son datos, muchísimos datos que deben cumplir con tres características para calificar como tal y ser útiles, según Hidalgo: deben ser, en efecto, grandes en tamaño, de gran resolución y de gran alcance. Así, Big Data es, esencialmente, estadística a gran escala cuyo análisis a través de herramientas especializadas revelan patrones y normas en distintos sistemas (naturales, económicos, culturales).

"Lo que hay que hacer es … ordenar la casa", dice Hidalgo, porque ¿de qué sirve poner a la disponibilidad del público enormes bases de datos cuando estos, por su cualidad de masivos, son ilegibles y, por ende, inaccesibles?. "Después de todo, la meta de los datos abiertos es", escribe Hidalgo en la revista Scientific American, "estimular el entendimiento de los sistemas que describen estos datos. Para llegar a ello, tenemos que asegurarnos de no olvidarnos de que el diseño forma parte también de lo necesario para domar las indómitas profundidades de la red".

Hidalgo, entonces, crea representaciones gráficas y visualizaciones de cantidades exponenciales de datos — muchos de los cuales son generados gracias a la tecnología (los datos recolectados por teléfonos móviles e Internet, por ejemplo) — que le permite observar no sólo las dinámicas de los sistemas inherentes en la organización humana, sino también comprender cómo aprendemos colectivamente como grupo, como nación. Así, una inconmensurable colección de datos del Censo de Estados Unidos y demás instituciones públicas adquiere forma y sentido en DataUSA, que provee un vistazo macro y a la vez micro de la población estadounidense para dejarnos saber que el español es el segundo idioma más hablado en Estados Unidos; que la disparidad salarial entre el hombre y la mujer sigue siendo alarmante (26 por ciento), y que los estadounidenses dedican un promedio de 25 minutos en viajar al trabajo. Además de DataUSA, Hidalgo y su equipo han creado similares motores de visualización de datos para otras regiones: DataViva (Brasil), DataAfrica y DataChile, que está pronto a salir.

dsc07261

César Hidalgo crea visualizaciones de enormes cantidades de datos. 

Hiroshi Ishii/Cortesía de César Hidalgo

Estas visualizaciones, según Hidalgo, son un "primer peldaño" que nos ayuda como nación a "entender dónde estamos, y tratar de entender adónde queremos ir" — son, quizás, un primer paso hacia gobiernos de mejor calidad, se aventura a decir.

Pero Big Data y las herramientas para analizarlas son sólo la materia prima para Hidalgo y su trabajo más primordial. Este físico, formado en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad de Notre Dame en Indiana, es una de las figuras pioneras en el campo de la economía de la complejidad, que "estudia la acumulación y difusión de conocimiento productivo en la sociedad".

Al encontrar un patrón entre las fuerzas que organizan nuestro mundo físico y el comportamiento de los sistemas económicos, Hidalgo se puede aproximar a preguntas tan longevas que aún carecen de una respuesta satisfactoria como, ¿por qué algunos países son más ricos que otros? o ¿por qué hay países con riqueza mas no desarrollados? Y concluir, por ejemplo, que a pesar de vivir en la época más comunicada y conectada de la historia, aún es más fácil llevar a la gente al conocimiento, que el conocimiento a la gente.

Junto al economista venezolano y profesor de Harvard, Ricardo Haussmann, Hidalgo desarrolló el índice de complejidad económica utilizada para medir el crecimiento económico a futuro, escribió el libro The Atlas of Economic Complexity y desarrolló la plataforma The Observatory of Economic Complexity, una herramienta que permite visualizar las exportaciones de los países en los últimos 50 años. Hidalgo se adentró más en este campo con su siguiente libro, Why Information Grows: The Evolution of Order, from Atoms to Economies, en el cual teoriza que el crecimiento económico está intrínsecamente atado al crecimiento de las redes computacionales.

Ante esto, Hidalgo dice: "Realmente soy ignorante y soy curioso y quiero ver a partir de los datos".

El poner orden a los datos le ha permitido a Hidalgo desafiar verdades establecidas, pero más allá de eso, es el orden en sí lo que le ha fascinado desde niño. "Lo que a mí más me sorprendía del universo no era que era tan grande y era tan viejo, sino ¿por qué en la Tierra había tanto orden y había tanta complejidad y tanto conocimiento?", dice.

La evolución del orden

Para este físico de 37 años, nombrado por la revista Wired UK como una de las 50 mentes más brillantes del mundo, la ciencia es la actitud más humilde ante la vida. "Hay una cosa que los científicos saben de seguro", dice, "es una respuesta que uno puede dar a todas las preguntas y uno siempre está en lo correcto. Esa respuesta es: 'No sé'".

Fue a partir de la ignorancia — y de la sed de conocimiento — que Hidalgo, hijo de un periodista y una contadora que creció en Santiago de Chile, se abocó en el camino de la ciencia, nutrido desde niño por programas de televisión y revistas científicas como Conozca Más.

Y esos "no sé" lo han llevado a forjar camino en un terreno antes desconocido para él y su familia. Y es que a Hidalgo le va bien lo de ser primero: es el primer científico de una familia por demás ajena a las ciencias (para matizar esto, dice, con un tono que tantea la ternura y el cosquilleo de la incredulidad, que "mi abuelita cree en el horóscopo"); cuando ingresó en 2010 fue el profesor más joven del MIT Media Lab; y es el único hispano en dicha división.

Pero es más el trecho que el hecho lo que impulsa a Hidalgo. En la serie documental "In My Shoes", grabada al estilo más "indie que tú te puedas imaginar", Hidalgo da un vistazo de su vida como científico, padre de familia y compositor en ciernes. La motivación para tornar la cámara sobre sí en una serie de ocho episodios fue mostrar el día a día de la carrera académica y científica a jóvenes, que como él, consideran esta disciplina pero carecen de referentes cercanos.

Desde su trabajo para desarrollar y lanzar DataUSA, viajes intercontinentales para exponer su labor hasta su habilidad para cocinar al estilo flambé y la batalla mañanera por vestir a su hija de 3 años, la serie revela que Hidalgo es quizá tan complejo como los datos que estudia. Hidalgo, de hecho, se perfila como un hombre renacentista … hasta que él mismo desmitifica esta imagen. Esa aura de rock star no es intencional, dice: la ropa oscura es un estilo que le funciona y por eso "compro harto" de esa vestimenta, la voz ronca es resultado de largos viajes y numerosas conferencias, y el tatuaje es un capricho adolescente del que ahora se arrepiente.

"La vida científica es muy sacrificada", dice, súbitamente desacelerando un poco su galopante hablar. "La ciencia es algo que uno tiene que hacer con mucho amor. El precio de esta libertad creativa es muy alto".

César Hidalgo, MIT MediaLab

"No sacrificaría mi vida familiar por mi éxito profesional. Es algo que ya me tocó pensarlo, ya lo decidí y lo tengo claro", dice Hidalgo, director del Collective Learning Group del MIT Media Lab.

Cortesía La Ventana Cine (laventanacine.com)

Prioridades: Dos de tres 

Mas, Hidalgo tiene claras sus prioridades y, dice mientras camina a recoger a su hija en el colegio: "No sacrificaría mi vida familiar por mi éxito profesional. Es algo que ya me tocó pensarlo, ya lo decidí y lo tengo claro". 

Y es que en este mundo empírico, de medidas y predicciones, de teorías y leyes, hay una persona que lo desplaza todo: Iris, su hija que comparte con su esposa, Anna Sokolovska, una inmunóloga. "La mejor cura para las teorías de la niñez y de la crianza es la paternidad", puntualiza, "porque al final te das cuenta de que los niños no saben qué es lo que quieren pero van a gritar por ello".

En el horizonte se perfila otro libro sobre el aprendizaje colectivo y un anhelo — escribir un libro de ficción — porque de la ciencia al arte hay sólo unos cuantos pasos y a fin de cuentas son disciplinas que requieren de una alta dosis de imaginación, dice.

Científico de renombre, padre de familia, domador de datos. ¿Qué más quiere Hidalgo? 

"Hay tres cosas en la vida", dice citando la sabiduría de su antiguo asesor de doctorado, "amigos, familia y trabajo. Sólo puedes tener dos". 

Su elección es clara — tan límpida como las visualizaciones que crea para esclarecer la complejidad de este mundo — y "no lo cambiaría por nada".