CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Apple Arcade vs. Google Stadia Mach E Así se desarrolló el Motorola Razr plegable The Crown temporada 3 Disney Plus Frozen 2

La feria CES ayuda a firmas chinas de vigilancia a limpiar su imagen: expertos

Dos compañías chinas, que están en la lista negra del gobierno de Estados Unidos por violaciones a derechos humanos, han ganado premio a la innovación en los últimos dos años y planean volver a la feria de tecnología CES.

CES 2019 welcome arch

Expertos advierten que el CES ayuda a normalizar a las compañías chinas de vigilancia al darles una plataforma en la exhibición más grande de tecnología en el mundo.

CES

La feria CES se considera, frecuentemente, como el Super Bowl de la tecnología, con más de 4,000 compañías que llegan a Las Vegas cada enero para presumir de sus innovaciones como robot asistentes y baños inteligentes. Sin embargo, activistas en derechos humanos y privacidad aseguran estar preocupados de que el show más grande de tecnología de consumo en el mundo sea utilizado para darle credibilidad a dos compañías chinas de vigilancia señaladas por violaciones a los derechos humanos. 

La primera, iFlytek, es la compañía china más grande en reconocimiento de voz y un gigante de la inteligencia artificial. La segunda es Hikvision, el mayor proveedor de cámaras de vigilancia en el mundo, cuya filial estadounidense, Ezviz, vende productos del hogar inteligente. A principios de octubre, el Departamento de Comercio de Estados Unidos puso a dichas compañías en la llamada Entity List —junto con otras seis empresas —, lo que esencialmente es ponerlas en una lista negra que les prohíbe hacer negocios con compañías estadounidenses, debido a violaciones a derechos humanos e inquietudes por sus alcances en vigilancia. 

Un mes después, iFlytek y Ezviz siguen en la lista de participantes de CES 2020, organizado por la Asociación de Tecnología de Consumo (CTA, por sus siglas en inglés), un grupo comercial estadounidense. 

Su presencia en el show, lo que les da una plataforma global y una oportunidad de presentarse como empresas amigables y expertas en tecnología, puede darles un aire de legitimidad justo después de que Estados Unidos las sancionara por sus acciones.

"Este tipo de relaciones ayudan a normalizar compañías que juegan un papel en los abusos contra los derechos humanos en China", dijo Maya Wang, investigadora en Human Rights Watch. "Nos insensibiliza de hacer más preguntas y tratar de establecer mecanismos para proteger los derechos humanos antes de que sea demasiado tarde".

Hikvision, Ezviz y iFlytek no respondieron a múltiples solicitudes de comentarios. 

Una vocera de CTA dijo que el grupo estaba revisando iFlytek, empresa que CNET había reportado previamente que estaba en la lista de participantes del show del próximo año. El grupo no respondió a una solicitud de comentario sobre Ezviz —subsidiaria de Hikvision. Asimismo, la asociación dijo el viernes 1 de noviembre que no tiene ninguna actualización en sus procesos de revisión.

Sin embargo, hay quien está pidiendo a la organización que tome cartas en el asunto. 

"Yo le exigiría a CES que repensara su decisión. Los participantes en los campos de concentración chinos de Sinkiang no deberían tener espacio para mostrar sus productos en un show estadounidense de electrónicos de consumo", dijo en un comunicado el senador Ron Wyden, demócrata por el estado de Oregon. 

Los vínculos de Ezviz con Hikvision

Ezviz, creada en 2013, es descrita como una compañía de seguridad para el hogar inteligente, y en la lista del directorio de CES dice que es una firma con sede en California. La compañía ofrece funciones como reconocimiento facial para identificar quién está en tu puerta, además de dispositivos como timbres con video que pueden integrarse con algunos asistentes virtuales, incluido Alexa, de Amazon.

La compañía también ofrece tecnología para generar bases de datos de tus amigos y familia. En 2016, Ezviz dijo que contaba con más de 10 millones de usuarios. 

Ezviz smart door viewer

Una cámara de seguridad de Ezviz mostrada en CES 2018. 

Tyler Lizenby/CNET

"Ezviz genera una vida segura, conveniente e inteligente para el usuario mediante sus dispositivos inteligentes, plataforma basada en la nube y tecnología de inteligencia artiticial", dice la empresa en su sitio Web. 

Ezviz es abierta respecto a sus vínculos con la empresa matriz, pero en su sitio Web no menciona la historia de Hikvision en cuanto a las violaciones a los derechos humanos en China. 

El Departamento de Comercio agregó a Hikvision, junto con iFlytek, a su lista negra económica el 7 de octubre, citando evidencia de que ayudaron a oprimir a los musulmanes uigur, en la región de Sinkiang. 

"Específicamente, estas entidades han estado implicadas en violaciones a derechos humanos y abusos en la implementación de la campaña de represión china, detenciones masivas arbitrarias y vigilancia de alta tecnología en contra de los uigur, kazajos y otros miembros de grupos minoritarios musulmanes", dijo el Departamento de Comercio en un comunicado. 

Hikvision ha recibido más de US$270 millones en contratos para proveer miles de cámaras de seguridad en China, muchas de las cuales son colocadas en mezquitas y centros de detención donde permanecen más de un millón de musulmanes uigur, de acuerdo con AFP.

El gobierno del Reino Unido también está consciente de la reputación de Hikvision. En marzo, miembros del Parlamento señalaron a la compañía por sus contratos de vigilancia en Sinkiang y el Tibet, llamándolo un abuso de los derechos humanos. Los legisladores criticaron a Hikvision por sus capacidades de reconocimiento facial y vigilancia, escribiendo que "la sofisticación de su tecnología y su uso siniestro es un serio caso de preocupación".

Asimismo, se descubrió que iFlytek trabajaba con la policía en China para construir una base de datos de reconocimiento de voz, la cual podría ser utilizada por los funcionarios para identificar voces específicas en llamadas telefónicas, de acuerdo con la organización Human Rights Watch.

Ganadores del premio CES

Hikvision cameras in a mall in China.

Las cámaras Hikvision en un centro comercial en China. El fabricante es la dueña de Ezviz.

Fred Dufour/AFP vía Getty Images

Dado el historial público de conexiones de iFlytek e Hikvision con abusos en derechos humanos, la decisión de CES de dar a las empresas una plataforma para mostrar su tecnología y honrarlos con los Premios a la Innovación es preocupante, aseguran los defensores de derechos humanos.

Dos años después de que el reporte de Human Rights Watch fuera dado a conocer, iFlytek ganó un premio en CES en la categoría de Tecnología para un Mundo Mejor. 

Ezviz, filial de Hikvision, ganó un Premio a la Innovación en 2018 por una mirilla inteligente para puerta que le permite al usuario generar una base de datos de los visitantes de confianza.

Cuando se le preguntó el 9 de octubre sobre las preocupaciones sobre iFlytek, la CTA dijo que necesitaba tiempo para tomar medidas, dado que la lista negra del gobierno de Estados Unidos se había publicado apenas dos días antes. Los críticos respondieron que los vínculos de iFlytek e Hikvision con abusos en materia de derechos humanos se conocían desde hace años.

"Otorgar un premio a una compañía que ha sido documentada por estar involucrada en violaciones de derechos humanos en una región de severa represión en China parece bastante inapropiado, y espero que los organizadores evalúen la decisión", dijo Wang.

La CTA no hizo comentarios sobre el estado de los premios a iFlytek y Ezviz, pero ambas compañías han utilizado el aval de la organización para promover sus negocios.

"Estamos honrados de ser reconocidos por una organización como la CTA", dijo Albert Lin, gerente general de Ezviz, en un comunicado luego de recibir el premio en 2018. "Ezviz está comprometido a ofrecer productos y aplicaciones intuitivas para el hogar inteligente que permitan a los clientes ver, capturar, compartir y proteger lo que es valioso para ellos".

iFlytek dijo a la agencia de noticias china en enero de 2019 que considera al CES "una gran plataforma para mostrar su capacidad de innovación".

A estas compañías no se les debería permitir exhibir su tecnología y productos en un importante show tecnológico y limpiar su imagen pública, dijo Albert Fox Cahn, director del Proyecto de Supervisión de Tecnología de Vigilancia.

"Es profundamente perturbador ver a las empresas que impulsan una limpieza étnica en este tipo de plataformas públicas", dijo Cahn, cuya organización sin fines de lucro se dedica a detener la vigilancia discriminatoria. "Cuando una empresa vende tecnología para perpetuar uno de los abusos más graves a los derechos humanos de los últimos 50 años, debería perder cualquier lugar en nuestra economía de consumo".

Reproduciendo: Mira esto: Estas tecnologías nos harán sentir superhumanos
6:08