CES 2016 estará repleta de 'wearables', pero ¿te los pondrías?

Durante la más grande feria de electrónica de consumo a celebrarse en enero en Las Vegas, la tecnología de vestir tendrá una gran presencia: desde relojes inteligentes hasta vinchas conectadas. Finalmente, las empresa cuentan con la tecnología para hacer inteligentes las prendas de vestir. Pero, ¿será esto suficiente para convencer a los consumidores de llevar puestos estos dispositivos?

phi-illuminated-design.jpg

Un bosquejo de una prenda que se mostrará en el evento de moda FashionWare.

Foto de Living in Digital Times

¿Alguna vez has albergado el extraño deseo de tener la apariencia de un teletipo de bolsa? Pues, estás de suerte porque ahora existe un blusón que te permite deslizar a lo largo de un mensaje, y que se ilumine como una marquesina. Y, claro, también está un vestido que utiliza una tinta especial y sensores que cambian de color según el estado del tiempo.

Bienvenidos al nuevo y atrevido mundo de la moda.

Bueno, casi. Esas fueron algunas de las prendas que se mostraron en FashionWare el año pasado, un evento de moda que se lleva a cabo cada año durante la feria de electrónica de consumo CES en Las Vegas, que arranca motores la próxima semana.

Estas prendas de vestir son más que nada conceptos de diseño, pero son señal de los desafíos que se presentan cuando la tecnología y la moda confluyen. ¿Pueden los diseñadores convencer a los consumidores de usar prendas integradas de tecnología sin lucir como idiotas, como caricaturas de personajes de la ciencia ficción, o como ambos?

"Ya hemos pasado la era del spandex", dijo Robin Raskin, presidenta ejecutiva de Digital Times, la empresa que está organizando el evento de moda por sexto año consecutivo en CES. Érase una vez, este material elástico era una de las únicas herramientas con la que contaban los diseñadores para crear algo futurista. Ahora, afortunadamente, la gama de materiales es mucho más amplia: sensores, luces LED, pantallas, todos integrados en prendas de vestir, relojes, anillos, vinchas y más.

Los dispositivos de tecnología de vestir no han sido siempre la opción obvia a la hora de marcar un estilo personal. Durante más de una década, el dispositivo encargado de marcar nuestro estilo personal ha sido el teléfono inteligente, cuyo cuerpo de metal y pantalla de vidrio es el epítome de estar sintonizado con el último grito de la moda. Pero eso ha empezado a cambiar.

Por ejemplo, el iPhone ha representando la cima de la moda tecnológica durante años. Pero, debido quizá a la ubicuidad del dispositivo, las cosas han cambiado. Y ahora que el sistema operativo móvil Android de Google se ha vuelto suficientemente bueno como para presentarse como una alternativa decente a Apple, otras fabricantes de teléfonos se están poniendo a la moda también.

Cualquiera que sea la razón, los teléfonos están en todas partes, y ahora que tienen un aspecto similar, ya no pueden mantener el estatus de símbolo de moda que una vez presumieron.

"Estás empezando a ver cómo el teléfono se ha convertido en algo que llevas dentro de tus prendas", dijo Raskin.

apple-event-sept9-apple-watch-hermes-8532.jpg

Gigantes de Silicon Valley como Apple se están asociando con casas de moda como Hermes.

Foto de James Martin/CNET

Para llenar ese vacío, el mundo de la moda ha vuelto su vista hacia otros artículos (como prendas inteligentes como camisas y zapatos y bandas inteligentes) para tratar de inyectar una dosis de cool en la tecnología personal. Y, en los pasados años, CES se ha convertido en la plataforma donde se muestran estas invenciones.

En el pasado, la moda ha merodeado en los márgenes de esta feria de electrónica de consumo. Pero, la distancia entre estos dos mundos se está disminuyendo. Comparado al año pasado, el área que ocupa la sección de tecnología de vestir en CES se ha cuadriplicado a 9,400 pies cuadrados, de acuerdo con la Consumer Technology Association (la Asociación de la Tecnología de Consumo). El número de expositores de wearables se ha casi triplicado a 41, sin incluir las empresas que caen dentro la categoría de salud y fitness, como Fitbit. Además, esta será la primera feria CES desde el lanzamiento del Apple Watch en abril.

scottevest-emiota.jpg

Los diseñadores están impulsando tecnología que tenga el concepto de moda como prioridad.

Foto de Living in Digital Times

"Estamos tratando realmente de impulsar los wearables que tienen a la moda como prioridad", dijo Amanda Parkes, la directora de tecnología e investigación de Manufacture New York, una empresa que fomenta startups de moda y que también sirve como fábrica para crear sus productos. En otras palabras, el mensaje es: crea cosas que tengan un buen aspecto.

Y ese es el mayor desafío que las más grandes compañías de Silicon Valley están tratando de enfrentar. Google, con su software para wearables Android Wear, se ha asociado con algunas de fabricantes de relojes convencionales como Tag Heuer y Fossil. Apple también se ha aliado con casas de moda como la marca de lujo francesa Hermes para crear correas para el Apple Watch. Intel se adentró a la semana de la moda de Nueva York en septiembre. La fabricante de chips se unió a la casa de moda femenina Chromat para mostrar sostenes y vestidos inteligentes. ¿Por qué? Intel domina la parte tecnológica, pero sería "ingenuo de nuestra parte pensar que somos los mejores diseñadores de moda", dijo Steve Holmes, vicepresidente de la unidad de innovación de dispositivos inteligentes de Intel.

El panorama ha cambiado radicalmente desde que Parkes, una ex alumna del MIT Media Lap que ha estado estudiando wearables desde 2002, empezó su investigación. "Cuando empecé, todo se veía muy cyborg", dijo Parkes. "La industria de la moda no quería tener nada que ver con esto".

Y, ahora, hay varios importantes ejecutivos de la industria de la moda recorriendo los pasillos de CES cada año, dijo Raskin. Por ejemplo, la diseñadora Donna Karan hará una presentación en una conferencia de salud digital en la feria de este año.

Y este es un panorama muy distinto al que está usualmente acostumbrada la industria de la tecnología en los últimos años. A diferencia de la batalla de los smartphones, las grandes empresas como Apple y Samsung no acaparan este segmento.

En su lugar, el objetivo es contar con una "diversidad de estéticas", como es el mundo de la moda, dijo Parkes. Eso significa que un sinnúmero de diseñadores y fabricantes están creando prendas inteligentes y accesorios. "Nunca promocionarías la misma prenda de vestir a una chica de 14 años y a un hombre de 70 años", dijo.

Claro está, para que este mercado pueda despegar, las prendas de vestir y los productos tienen que ser útiles, y no sólo incorporar tecnología porque sí.

"No estoy tratando de crear un mundo en el que cada prenda de vestir se ilumine", dijo Parkes. "Eso es espantoso".

Close
Drag