CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Científicos reviven cerebros de cerdos muertos con 'sangre artificial'

El inyectar un solución experimental a través del cerebro del porcino pudo restaurar la actividad celular y la circulación en el órgano.

pigs1
Jo Parsons/Getty Images

Unos científicos han podido restaurar con éxito la actividad celular, la arquitectura de los vasos sanguíneos y la función circulatoria de los cerebros de cerdos que fueron extraídos del cuerpo, reanimando los órganos cuatro horas después de la muerte. 

La concepción general indica que una vez la sangre deja de fluir en el cerebro, su red de pequeños vasos sanguíneos se atasca y la muerte celular se sobreviene rápidamente. Pero investigadores de la Universidad de Yale, bajo la directriz de Nenad Sestan, tomaron los cerebros de cerdos muertos y les inyectaron una solución especial a través de la materia gris del porcino. El conectar el cerebro a la solución cuatro horas después de la muerte lo protegió de los procesos naturales que degradan al órgano; este proceso pudo restaurar algunas, aunque no todas, las actividades cerebrales. 

El estudio, que se publicó en la revista Nature el 17 de abril, describe la solución especial conocida como BrainEx, que fue capaz de preservar la estructura del cerebro porcino hasta 10 horas después de la muerte. Esto inaugura una nueva avenida para el estudio de la función cerebral. Los investigadores subrayan que mientras que la estructura y la actividad cerebral se protegió, esto no revivió a los cerdos mismos.

"En ningún momento observamos la clase de actividad eléctrica organizada que se asocia a la percepción, percatación o conciencia", dijo en un comunicado Zvonimir Vrselja, coautor del ensayo. 

"De acuerdo a la definición clínica, este no es un cerebro vivo, pero sí es un cerebro que está activo a nivel celular".

BrainEx se inyecta intermitentemente a través de la vasta arquitectura de vasos sanguíneos del cerebro del cerdo. La solución está compuesta de una fórmula acelular basada en la hemoglobina pero que no se coagula y que se calienta a través de la temperatura regular del cuerpo.

198344

Las células neuronales (verde) mueren rápidamente si no se tratan (izquierda), pero la tecnología BrainEx pudo ayudar a mantenerlas vivas durante 10 horas (derecha).

Stefano G. Daniele/Zvonimir Vrselja/Sestan Laboratory/Yale School of Medicine

El equipo de científicos comparó los cerebros de los cerdos muertos conectados al sistema BrainEx con aquellos que no recibieron el tratamiento, demostrando así el potencial de la solución para restaurar la estructura de los pequeños vasos sanguíneos, activar el metabolismo y reducir la muerte celular. 

Si te preguntas si esto se puede hacer con los cerebros humanos, hay algunas condiciones. Primero, la solución o "sangre artificial" que los científicos usaron no contiene la misma constitución encontrada en la sangre humana. Este proceso también presenta preocupaciones éticas y nos obliga a reconsiderar la definición de la muerte. 

Hace un año, la MIT Technology Review debatió sobre el trabajo de Sestan con el sistema BrainEx. Este avance tecnológico podría permitirle a los científicos inyectar esta solución a muestras de cerebros humanos muertos para estudiar enfermedades y su tratamiento. Pero la idea de que se pueda revivir un cerebro fuera del cuerpo humano postula preguntas sobre la conciencia y los sentimientos.

"La nueva tecnología presenta nuevas oportunidades para examinar las complejas conexiones celulares y funciones que se pierden cuando los especímenes se preservan de otras formas", dijo en un comunicado Andrea Beckel-Mitchener de BRAIN Initiative, que financió la investigación. "También podría estimular la investigación en el desarrollo de intervenciones que promueven la recuperación cerebral después de la pérdida de flujo de sangre, como en el caso de un ataque cardíaco".

Con la colaboración de Suan Pineda.