CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Celulares

Celulares y cáncer: 9 cosas que debes saber ahora mismo

El debate sobre si el uso del teléfono celular es peligroso para tu salud no ha terminado, y podría nunca terminar.

Andrew Hoyle/CNET

En los 12 años que he cubierto la industria inalámbrica para CNET, el debate sobre si el uso del teléfono celular es peligroso para nuestra salud se ha cocido a fuego lento mucho tiempo. El hervor se hace cada vez mayor cuando sale a la luz un nuevo estudio que analiza un posible vínculo, captando brevemente la atención del público.

El último hervor llegó el 26 de mayo, cuando el Programa Nacional de Toxicología de Estados Unidos publicó un estudio de varios años que encontró un posible vínculo entre el uso del teléfono y el cáncer. Las ratas macho que fueron expuestas a las mismas señales inalámbricas que emiten nuestros teléfonos celulares eran más propensas a desarrollar ciertos tipos de tumores cerebrales y cardíacos que las ratas en un grupo de control. Mientras más exposición recibe una rata, según el estudio, más probable es que desarrolle cáncer de algún tipo. No se observó diferencia entre las ratas hembras; los resultados del estudio en ratones aún no se han dado a conocer (el informe completo del estudio se dará a conocer el próximo año).

Las observaciones del estudio, sobre todo cuando se divulgaron rápidamente en nuestra cultura de noticias rápidas y breves, han alarmado a algunas personas. Entiendo por qué. En mis años cubriendo este tema, el debate desata pasiones profundas. Algunos lectores y expertos están convencidos de que estamos al borde de una crisis de salud pública, mientras que otros rechazan esto como una especie de pseudociencia. A la mayor parte del público, sin embargo, no parece importarle. Desde que los científicos empezaron a hacer preguntas, el uso del teléfono celular sólo se ha disparado, y sólo en EE.UU. el 92 por ciento de las personas usan teléfonos móviles.

Esa tendencia no va a cambiar en el corto plazo. Pero tampoco debería. A pesar de lo que este estudio ha demostrado, y cómo algunos titulares han interpretado, todavía no hay una respuesta definitiva a si los teléfonos celulares son peligrosos o no. Y como voy a discutir en un minuto, es posible que nunca tengamos una respuesta absoluta. Este estudio no es una razón para dejar de usar el teléfono, y en el mundo moderno de hoy en día sería casi imposible hacerlo.

Sin embargo, estaría bien para que presten atención a este debate y estar al tanto de sus desarrollos. Si apenas te enteraste de este nuevo estudio, esto es lo que necesitas saber.

No tomes un solo estudio muy a pecho

Recuerda que esto es sólo un estudio en un campo bastante repleto que ha estado funcionando durante décadas. Estudios anteriores también han encontrado vínculos entre el uso del teléfono y el cáncer, mientras que otros no han encontrado ninguna correlación (hay demasiados para enumerarlos aquí).

Al igual que con muchas otras cosas que los científicos estudian en nuestro universo, no existe un consenso hasta el momento. Los estudios serán diferentes entre sí, se disputarán los unos a los otros y harán nuevas preguntas que no hemos hecho antes. No te bases en un estudio para extraer conclusiones en tu cabeza, así no es como funciona la ciencia.

Puede que nunca tengamos una respuesta

La ciencia toma demasiado tiempo. Ten en cuenta cuánto tiempo los seres humanos fumaron cigarrillos antes de que la evidencia de que son perjudiciales comenzó a influir en la política pública. Los teléfonos celulares, sin embargo, todavía son una nueva tecnología. "Necesitamos más datos para estar seguros de nada," dijo la Dra. Jana Witt, oficial de información del centro de investigación del Cáncer del Reino Unido, en una entrevista telefónica. "Es difícil conseguir una respuesta definitiva o una prueba".

Witt me dijo que su organización buscaría una revisión exhaustiva de toda la evidencia disponible que muestre una correlación. "Nos fijamos en estudios epidemiológicos (la ciencia de cómo se propaga una enfermedad) en humanos que muestran una correlación, aunque no pueden ser capaces de mostrar una relación causal directa", dijo. "Estos serían combinados con los estudios de laboratorio que muestran que [la radiación del teléfono celular] cambia el material genético en los estudios de animales".

En otras palabras, no esperes a que llegue ese día mágico en que podamos decir sin ninguna duda que los teléfonos celulares causan cáncer. Del mismo modo, no esperes a que la ciencia "pruebe" que el uso del teléfono no es perjudicial.

Considera con cuidado los estudios

Cuando se publica cualquier estudio, este será (con razón) analizado y evaluado al máximo para encontrar debilidades o errores con la investigación. Eso es un paso importante que ayuda a estudios posteriores. No voy a hacer eso aquí, dejando en cambio que los demás precisen las posibles imprecisiones.

Entre los cuestionamientos se incluyen cómo las ratas fueron expuestas a las emisiones (nueve horas por día y por todo el cuerpo, algo diferente a como los seres humanos podrían usar un teléfono celular); el tipo de ratas utilizadas y sus edades; si el estudio fue revisado adecuadamente; cuáles fueron los tamaños de muestra y el hecho de que el estudio informó de una "baja incidencia" de cáncer en las ratas de laboratorio.

En un comunicado enviado por correo electrónico, Witt escribió que también es poco claro cómo los resultados de un estudio en ratas se traducen a la gente. "Ha habido una gran cantidad de investigación sobre cualquier riesgo potencial de cáncer tras la utilización de los teléfonos móviles y en general hay buena evidencia de que el riesgo de tumores cerebrales no es mayor entre las personas que han utilizado un teléfono móvil por hasta 10 años", escribió. "La investigación en curso para comprobar si hay efectos a un tiempo más largo, o en niños, es también importante".

También es aconsejable tener en cuenta quién financia un estudio determinado. Por ejemplo, ¿confiarías inherentemente en un estudio de la Asociación Nacional de la carne de vaca que recomienda comer carne una vez a la semana? No, claro que no.

Sobre la llamada SAR de un celular

Durante mucho tiempo CNET publicó gráficos integrales de la radiación de los teléfonos celulares, mostrando el nivel máximo de SAR (también conocida como tasa de absorción específica o la cantidad de radiofrecuencia que emite un teléfono) para cada teléfono que analizamos.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. dictamina que un teléfono vendido en este país debe tener un SAR de no más de 1.6 vatios/kilogramo (w/kg). Antes de que pueda salir a la venta, la FCC pone a prueba un teléfono para encontrar su SAR en una instalación en Maryland (aunque algunos defensores de la salud denuncian que la prueba de la FCC es obsoleta). Canadá también tiene un límite de 1.6 w/kg, mientras que en la Unión Europea y Australia el límite es de 2.0 w/kg.

Hace dos años, sin embargo, discontinuamos esas tablas porque un SAR por sí mismo no es una medida fiable de si un teléfono es seguro. Un teléfono puede tener un SAR de 0.9 w/kg, pero eso no es necesariamente más seguro que un teléfono con 1.2 w/kg. El SAR de un teléfono puede variar ampliamente durante una llamada donde se alternan las bandas de transmisión y a medida que aumenta su distancia de una torre. Y podría nunca alcanzar el SAR más alto registrado en la prueba de la FCC.

Lo que dice la industria

No es ninguna sorpresa que la industria inalámbrica, dirigida por la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones Celulares en EE.UU. (CTIA, por sus siglas en inglés), se apresure a insistir que el uso del teléfono celular es seguro. Ellos citan estudios que respaldan esta posición y son críticos de los estudios que dicen de otra manera. La CTIA también ha empujado con fuerza contra los gobiernos locales que han tratado de obligar a poner advertencias sanitarias al uso de teléfonos celulares.

En 2013, después de una demanda de la CTIA, por ejemplo, la Junta de Supervisores de San Francisco votó a favor de eliminar una ley que habría obligado a los minoristas de teléfonos a incluir el SAR de un teléfono en el punto de venta.

A pesar de que legislaciones similares se han estancado en otras ciudades este año, la ciudad de Berkeley fue capaz de implementar una ley que obliga a poner avisos de salud después de que un juez federal desestimó una demanda CTIA.

Una vez más, piensa en lo que sucedió con el tabaquismo. Incluso si la comunidad científica no llega a un consenso de que las señales inalámbricas son susceptibles de causar cáncer, la redacción de la legislación de seguridad y el cambio de comportamiento público será una larga batalla en donde la industria va a estar íntimamente involucrada.

Lo que dicen los escépticos

Aquellos que dudan de que existe un vínculo entre el uso del teléfono y el cáncer se plantean una serie de preguntas importantes. Por ejemplo, si los teléfonos celulares son realmente peligrosos, entonces ¿por qué están bajando las tasas de cáncer cerebral? Otros afirman que los teléfonos emiten tan poca radiación que nunca podrían ser considerados perjudiciales y que el tipo de radiación (no ionizante) que desprenden no puede afectar negativamente a las células.

Lo que es más, la radiación -- por lo menos en dosis bajas -- está en todas partes, incluso antes de la llegada de la tecnología inalámbrica. Nunca nos alejaremos de ésta por completo: Somos adictos al Wi-Fi, y la utilización de los monitores para bebés, walkie-talkies y teléfonos inalámbricos. No todo es perjudicial.

Por qué siguen habiendo estudios

Estos continúan porque es una buena pregunta. "Hay una gran cantidad de estudios que siguen ocurriendo y todavía estamos reuniendo datos", me dijo Witt. "La evidencia será más clara en el futuro". Y no se trata sólo de cáncer cerebral. El uso del móvil está afectando nuestros cuerpos de otras maneras. Nos mantienen despiertos por la noche, nos dan dolor de cuello y los mensajes de textos nos hacen más distraídos.

Algunos estudios han sugerido también que los teléfonos podrían dar a los niños dolores de cabeza o disminuir la fertilidad masculina. Tal vez tendremos que esperar hasta que los niños criados con un teléfono celular estén en la edad adulta para tener más conocimiento.

No subestimes a los defensores de la salud

Solía recibir un montón de emails etiquetando a personas preocupadas por los teléfonos celulares como locas de atar. Eso es una generalización injusta. En lugar de eso, ten en cuenta que muchos de ellos son personas inteligentes, sinceras y bien intencionadas. Algunos han perdido a sus seres queridos por cáncer de cerebro y se preocupan de que el teléfono celular sea una causa posible. No se limitan a vender argumentos sin sentido, sino que están en busca de respuestas y quieren salvar a otros de la misma suerte.

En una anécdota más personal, nunca olvidaré una de las primeras cosas que un buen amigo me preguntó después de que le diagnosticaron cáncer cerebral en 2009 (él falleció cuatro años después). "¿Crees que pudo haber sido mi teléfono?" me preguntó. Contesté con lo que sabía sobre el debate en el momento, pero me di cuenta de que eso sería de poco consuelo. Él sólo quería saber, "¿Por qué a mí?"

Lo que tú puedes hacer

Si estás preocupado, hay cosas que puedes hacer como precaución. Muchas de éstas son recomendaciones de del National Cancer Institute y de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. Pero incluso si piensas que algunas de estas cosas son tontas, considera que si las haces, tampoco te van a hacer daño.

  • Manda textos en lugar de hacer llamadas de voz y una audífonos para que tu celular quede lo más lejos de tu cabeza posible.
  • Si estás embarazada, evita poner tu teléfono junto a tu estómago o tu sostén.
  • Hombres: no lleven su celular en los bolsillos delanteros de sus pantalones.
  • Limita el uso de celulares en los niños, cuyas cabezas y cráneos son más pequeñas.
  • No duermas con tu teléfono debajo de la almohada. Ponlo en la mesita de noche y de preferencia apágalo o ponlo en modo nocturno.