CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

¿Quieres un celular económico? Estos son los factores que debes tener en cuenta

Antes de decidirte por un celular barato, evalúa bien su diseño, procesador, cámaras y otras cualidades para ver qué factores de peso serán determinantes en tu decisión final.

En un mercado saturado de teléfonos alta gama, y con la llegada de celulares de súper alta gama como el iPhone X y el Samsung Galaxy Note 8, es fácil olvidar el segmento de los celulares económicos.

Sin embargo, este segmento es el más diversificado, pues hay montones de marcas y opciones para todos los gustos (y bolsillos). En estos días, puedes encontrar teléfonos buenos, bonitos y baratos de ZTE, Huawei, Samsung, Asus, Alcatel y Motorola, que incorporan funciones que hasta hace no muchos meses atrás pensábamos exclusivas de los grandes, incluyendo una cámara doble, sensor de huellas dactilares, grabación de video 4K o resistencia al agua.

Con tanta variedad de teléfonos por ahí, es complicado decidir cuál es el mejor, y cómo se adapta a nuestras necesidades y usos cotidianos. Por eso aquí repasaremos algunos factores que tienes que considerar a la hora de elegir un teléfono económico. 

Nota del editor: Para los propósitos de este artículo, hemos clasificado como celulares económicos a aquellos que tienen un precio menor a los US$250.

Reproduciendo: Mira esto: ¿Quieres comprar un teléfono barato? Esto es lo que debes...
2:27

Diseño: de los celulares toscos a los minimalistas

Elegir un celular barato no significa que debes que sacrificar tu gusto por lo bonito. Frente a celulares enormes, de esquinas cuadradas y espaldas de plástico feo, como los de la línea ZTE Max, los Alcatel A30 o A50 o el Blu R1 HD, existen teléfonos de otras marcas que son mucho más modernos, elegantes y con bordes curvos, como la línea Huawei Honor 7X, o los Moto G5, o el Moto E4.

La premisa, en este aspecto, es la perseverancia: busca un celular que te atrape por los ojos, y luego fíjate si sus componentes interiores cumplen con tus expectativas. En definitiva, lo exterior es muy subjetivo y depende de los gustos de cada quien: hoy son tendencia los celulares delgados, curvos y minimalistas, pero si prefieres una estética más contundente, nadie va a juzgarte (y si alguien lo hace, búscate otros amigos).

Procesador: de los básicos a los medianos

Sin embargo, cuando se trata de elegir procesador la decisión se vuelve más númerica: los hay muy, muy básicos, y otros son mejores, dentro de la gama intermedia. Es en el chip en donde más se nota la diferencia entre un teléfono caro y uno barato, por eso verán que es en este componente donde más sufriremos al estar utilizando un dispositivo de ahorro.

En nuestras pruebas de desempeño, algunos chips decepcionaron por su pobre rendimiento, como el Alcatel A30 (Qualcomm Snapdragon 210), cuyas apps tardan una eternidad en cargarse, una demora que solía ser común hace unos años, pero que hoy es intolerable.

Observa no solo la cantidad de núcleos, sino el modelo del procesador: mientras más alto el número, dentro de la categoría de los Qualcomm Snapdragon, mejor. Un Snapdragon 435 es adecuado para este tipo de teléfonos, como el ZTE Max XL, pero si quieres ir un paso más allá (y la velocidad del teléfono es lo que más te importa) puedes optar por un teléfono con un Snapdragon 625, como el Moto G5 Plus, que está en la cúspide de nuestros teléfonos económicos de 2017, por decisión unánime de los editores de CNET.

Dentro de este precio, no encontrarás mejores chips que el 625, que ofrece una experiencia amena y fluida. Para un teléfono más veloz, necesitarías un procesador 821 o 835, pero para esta categoría es necesario desembolsar mucho más dinero.

Fotos: de las cámaras simples a más complejas

Si con los procesadores las opciones son limitadas, con las cámaras hay tanta variedad como empresas en el mercado.

Lo que debes considerar es cómo se comporta esta cámara en situaciones inusuales porque, hoy en día, la mayoría de los teléfonos (incluso los más baratos) hacen excelentes fotos de día, en buenas condiciones de luz.

Piensa en los megapixeles, pero no solo en ellos: 12 megapixeles son en general mejor que 8, pero el tamaño de los sensores también es relevante, porque mientras mayores sean, más luz entrará y las fotos de noche se verán más nítidas.   

También ten en cuenta especificaciones extra, como la apertura o la presencia de sensores, como la estabilización de imagen óptica o digital. En la mayoría de este tipo de teléfonos tendremos del segundo tipo, pero que cuente con algún tipo de estabilización es mejor que nada.

De las cámaras de teléfonos baratos, nuestros preferidos son el Moto E4, aunque sus fotos se ven algo planas, y el Moto G5 Plus, con gran enfoque automático y colores bien saturados.

Las grandes decepciones, en casos de cámaras únicas, este año vino de la re-edición del clásico barato de Samsung, el J3 de 2017: sólo 5 megapixeles en la cámara principal y 2 en la frontal, que resultan en fondos lavados y figuras sin diversidad de tonos. Y el Nokia 6, aunque tiene mejores cámaras de 16 y 8 megapixeles, no cumple con grandes expectativas por su procesamiento lento, producto de un chip mediocre.

Por eso, cada uno de estos aspectos debe ser considerado en conjunto con otros, para estimar que tal funcionan en armonía cada uno de los componentes.

Reproduciendo: Mira esto: No estás viendo doble: Celulares con las mejores cámaras...
3:21

Fotos II: de las cámaras únicas a las dobles

Las cámaras dobles han conquistado también el territorio de los teléfonos baratos.

En términos generales, cada empresa se dedica a un tipo de cámara particular, tanto en hardware como en software, y las suele mejorar a lo largo del tiempo, o las suele adaptar a teléfonos de diferentes precios.

Las cámaras de los Huawei ilustran esta tendencia. La empresa china suele incluir cámaras dobles en sus dispositivos, con un lente que se dedica a los colores RGB y otro que está únicamente especializado en los tonos monocolor, o sea en tonos blanco y negro. Si en los Huawei de más alta gama (como sus teléfonos insignia, el Mate 10, o P9) esta cámara dual es Leica y logra efectos increíbles, como bokeh, que reconoce tipos de objetos, en los teléfonos de Huawei más baratos, como el Honor 6X o el Honor 9, el hardware de estos lentes es más modesto, y exhibe capacidades más limitadas.

No obstante, que sus logros sean menos ambiciosos no quiere decir que los resultados sean poco satisfactorios. Al contrario, el Huawei Honor 6X, por ejemplo, logra fondos borroneados muy agradables, con la ayuda del software de la cámara, y una aplicación de la cámara idéntica a los de la gama más alta, con opciones monocolor, retrato, etc.

Incluso marcas con cámaras bastante más básicas, como ZTE, han sorprendido este año en el terreno de los doble cámara: el ZTE Blade V8 Pro, con su cámara doble, consigue simular fondos difuminados muy artísticos.

Video: de resoluciones estándar a 4K

En cuanto a video, algunos celulares baratos, como el Moto G5 Plus, graban video 4K a 30 fotogramas por segundo, lo cual es un gran plus si el audiovisual es lo que más disfrutas. También considera que esta modalidad de grabación ocupa mucho espacio, así que elige una configuración acorde.

Mientras más espacio compres, más dinero gastarás, pero la alternativa más económica en estos casos es comprar un Android con ranura microSD, para expandir la memoria a la capacidad que quieras (pagando alrededor de US$40 por 128GB extra).

De todos modos, 1,080 pixeles suele ser una resolución excelente para la mayoría de los videos amateur.

Cualidades extra: de celulares básicos a complejos

Si los celulares económicas solían ser simplones, este año se fueron haciendo mucho más complejos, incorporando grandes mejoras y componentes nuevos.

El lector de huellas digitales es un ejemplo claro. En 2016 un celular con lector de huellas solía costar más de US$300. Ahora, en cambio, esa característica está presente en teléfonos mucho más baratos, incluyendo el Motorola Moto E4 (US$130), y se le suman posibilidades extra como ser un botón de navegación único, que sirve no sólo para desbloquear el teléfono sino también para ir hacia atrás o buscar aplicaciones recientes.  

Otro aspecto especial es el de la tolerancia al agua, que ya no es exclusiva de los celulares alta gama. El Moto E4 y el Moto G5 Plus, por ejemplo, inauguran una resistencia a salpicaduras. Para que sean realmente sumergibles, es necesario invertir dinero extra, como para conseguir el Sony Xperia XZ1 (US$649), el Samsung Galaxy S8 (US$756) o el iPhone 8 (US$699). 

A algunas personas tal vez también les interese la conectividad, por lo que recomendamos fijarse con qué tipos de redes es compatible, y esto lo puedes checar también con las operadoras. El ZTE Blade V8 Pro, por ejemplo, cuenta con NFC para pagos móviles con Android Pay.

Recuerda considerar a cada uno de estos aspectos en relación con los otros, para decidir qué dispositivo se adapta mejor a tu estilo de usuario. Algunos puede que den prioridad a la velocidad, otros, a la cámara o al diseño, y seguramente en este amplio espectro de teléfonos baratos encontrarás uno que sea para ti.

Si quieres consultar opciones, te recomendamos esta galería de teléfonos buenos, bonitos y baratos