CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Cecilia Suárez de La casa de las flores: Me considero absolutamente ochentera

[Entrevista] La protagonista de La casa de las flores estrena nueva comedia cinematográfica, Perfectos desconocidos, y nos habla de su imperfecta relación con la tecnología y de por qué la gente ya no le pide que hable como Paulina de la Mora.

Perfectos desconocidos

Cecilia Suárez en Perfectos desconocidos.

Pantelion Films

La mexicana Cecilia Suárez es una veterana del cine y la televisión. Tiene una nominación al Emmy por su papel de La Bambi en la serie de HBO Capadocia. Ha participado en películas estadounidenses como The Three Burials of Melquiades Estrada o The Air I Breathe. Pero seguramente la reconozcas por su papel de hermana mayor y persona que no puede evitar tratar de arreglarlo todo en La casa de las flores, donde interpreta a la muy enganchada al Tafil Paulina de la Mora.

Con la comedia Perfectos desconocidos Suárez repite trabajando con su colaborador habitual, el creador y director de La casa de las flores Manolo Caro. En esta película Suárez interpreta a Eva, la anfitriona junto a su marido de una cena con amigos que acabará evolucionando de forma imprevista cuando su personaje propone que todos los asistentes dejen su teléfono móvil encima de la mesa y muestren y respondan a todos los mensajes y llamadas que reciben frente al resto de comensales. Eliminando así cualquier tipo de filtro o privacidad.

Conversamos telefónicamente con la actriz sobre este papel, su larga relación profesional con Caro y el hecho de si ella se atrevería a participar en una cena de semejantes características.

Háblanos de tu relación con Manolo Caro. ¿Eres su actriz fetiche tanto como él tu director fetiche?

Creo que ninguno de los dos nos entendemos al otro desde ese lugar. Más bien nos entendemos como los amigos que somos y hemos sido a lo largo de muchos años. Como amigos que coincidieron afortunadamente en la vida laboral y que también ahí nos hemos entendido de maravilla. Nos divierte adentrarnos juntos a trabajar.

Yo no sé si me atrevería a trabajar en proyectos de estas características con muchos amigos...

Bueno, sí te entiendo. Mucha gente cuando hicimos Elvira, que fue nuestra primera colaboración más sustanciosa, apostaban a que nuestra amistad se iba a disolver. Y bueno, nada más lejos de la verdad. Se equivocaron por completo, porque creo que justamente ese proceso fue el que nos hizo descubrirnos como colaboradores de una forma muy especial.

Perfectos desconocidos

De izquierda a derecha: Manuel García-Rulfo, Ana Claudia Talancón, Bruno Bichir, el director Manolo Caro, Cecilia Suárez, Franky Martín, Mariana Treviño y Miguel Rodarte en Perfectos desconocidos.

Pantelion Films

Al ver Perfectos desconocidos pensé que jamás aceptaría participar en una cena así. ¿Lo harías tú?

No, no, no. Y no porque tenga nada que esconder. Simplemente porque aprecio mi privacidad, aprecio mi sentido de lo íntimo. La razón por la que yo me conecté con la película es que me parece que hace preguntas muy pertinentes con respecto a por qué la vida privada, por qué lo íntimo se ha vuelto moneda de cambio, se ha vuelto un producto de consumo que la gente está dispuesta a comprarlo. Me parece que hay que meditar al respecto. A mí me parece completamente descabellado que a la gente le interesen los detalles íntimos de la vida de otra persona.

Pero por otro lado no podemos evitar esa dependencia absoluta que sentimos por este tipo de dispositivos tecnológicos...

Finalmente no deja de ser una herramienta superútil para el trabajo. Para momentos cruciales. Acá el 19 de septiembre del año pasado no sé qué hubiéramos hecho sin el WhatsApp, que fue el día del temblor. Realmente eso fue lo que nos conectó con nuestros seres queridos. Y también lo que agilizó a la ciudad para la ayuda porque las líneas telefónicas estaban completamente inexistentes. Para ciertas cosas muy específicas son herramientas superimportantes. Pero esa es la cosa, mantener el equilibrio.¿Para qué realmente me sirven y en qué momento se vuelve también esclavizante? Y creo que esa es la pregunta más potente que postula la película y me parece superpertinente hacérnosla.

¿Tratas de desconectar a veces?

Pues trato. A veces es imposible. Esa es la realidad. También es imposible porque lo hemos permitido. Yo creo que tenemos que replantearnos que eso sea posible y tomárnoslo bien en serio. Porque eso también nos roba un poco de estar en el presente, completamente presentes para nuestros seres queridos y para nosotros. Nos viene bien de repente ponerlos lejos de nuestras manos. Cuando lo olvido en casa, primero es cómo: "Ah, ¡no! ¿Qué voy a hacer sin mi teléfono?". Y 10 minutos después digo: "Bendito sea Dios que se me quedó en casa y que no tengo opción y que voy a descansar al menos una hora". Es una cosa superloca.

¿Puedo preguntarte si tienes algún otro dispositivo preferido más allá de tu teléfono?

No, soy bastante torpe además con la tecnología. Me cuesta mucho trabajo. Me considero absolutamente ochentera en ese sentido y orgullosa además de serlo. Bombardear mi vida con nuevas formas de tecnología no me interesa tampoco.

Tengo la sensación de que Ciudad de México es un personaje principal tanto en esta Perfectos desconocidos como en La casa de las flores...

Pues es que nosotros que vivimos aquí no tenemos la menor duda, Ciudad de México es un personaje, sobrevivirla es toda una hazaña, es una ciudad mágica, es una ciudad extraordinaria, es una ciudad generosa, pero también es una ciudad demandante y lo sabemos porque lo vivimos a diario. Nos gusta mucho pero sabemos el precio profundo que hay que pagar por disfrutarla.

¿A qué te refieres con que es una ciudad demandante y a que hay que pagar un precio?

Mira el tamaño de ciudad que tenemos. ¿Simplemente desplazarte te lleva cuánto? Hay un costo alto en cuanto a calidad de vida por el tamaño y la cantidad de habitantes que somos en esta ciudad. Es una megalópolis. Es una ciudad imponente en ese sentido. También en ello radica parte de su magia.

La casa de las flores

Paco León y Cecilia Suárez en La casa de las flores.

Javier Ávila/Netflix

No sé si me puedes hablar de la segunda temporada de La casa de las flores...

Todavía no nos llega ningún capítulo a nosotros, o sea que yo estoy un poco igual que tú. No un poco, estoy igual que tú.

¿Rodarán en Madrid además de Ciudad de México esta temporada?

Creo que eso sigue en los planes.

¿Te pide mucho la gente que hables como Paulina de la Mora?

Ya no.

¿No?

Ya no, porque ya entendieron que Netflix ha emitido esa recomendación que ha sido muy sana, tanto para el proyecto como para mí personalmente porque hace que respetemos al personaje. Que lo cuidemos y lo mantengamos dentro del universo al que pertenece.

¿Qué tipo de espectadora eres? ¿Te gusta ir al cine, ver la tele en casa, aprovechas cuando vuelas para ponerte al día?

Sí, cuando voy en avión, si son vuelos largos, la verdad es que aprovecho bastante y eso me gusta porque el avión te permite esa suspensión, ¿no? Se cancela todo. Pero la verdad es que si me tengo que describir como espectadora, te diría que soy una espectadora que necesita más tiempo para ver cosas.

¿Y prefieres tele, cine, un poco de todo?

No, la verdad es que prefiero teatro. Es lo que más me gusta ver. Es lo que intento ver cada que me es posible, me encanta. El cine también me fascina, la tele también, pero lo que más me gusta, el teatro.

Perfectos desconocidos (Perfect Strangers) se estrena en México el próximo 25 de diciembre y en Estados Unidos el 11 de enero.

Reproduciendo: Mira esto: ¿Avengers o Black Panther? La mejor película de la cultura...
4:57

¿Te gusta el cine? Lee nuestra entrevista con las actrices Marina de Tavira y Yalitza Aparicio de Roma o la conversación que tuvimos con el cineasta Robert Rodriguez sobre Alita: Battle Angel.

No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.