CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Gadgets

Conviértete en Michael Knight con este cargador del 'Auto Increíble'

KITT, de la página Web ThinkGeek, es un cargador USB para tu carro que te hará sentir como si estuvieras en la popular serie ochentera sin tener que saltar puentes o hacerte un permanente con chinos tipo Hasselhoff.

knight-rider-car-charger.jpg
Gracias al nuevo cargador de ThinkGeek, tu auto podrá darte apoyo moral. ThinkGeek

Todos los niños estadounidenses de los ochentas querían un carro que hablara gracias a la serie Knight Rider y su parlanchín Pontiac Firebird Trans-Am. No importaba que fuera una chatarra que no pudiera ni darle la vuelta a la cuadra o un Porsche 959. La idea de tener un carro como tu mejor amigo o tu cómplice favorito -- la idea en sí era lo más emocionante. Además, tener un auto que habla era algo que parecía ser más fácil que uno que vuela. Ya estamos en 2015 y todavía no vemos carros volando, así que al menos le atinamos a una.

Los fans del Auto Increíble o de los autos parlantes en general podrán hacer que su coche se sienta más como uno de los autos de Knight Industries Two Thousand, también conocido como KITT, con el cargador inspirado en Knight Rider de ThinkGeek.

Al igual que el cargador Flux Capacitator inspirado en la película Back to the Future, este cargador de 4 pulgadas se conecta al enchufe de 12 voltios y puede ofrecer carga eléctrica a dos dispositivos por medio de USB.

Por supuesto que no podría ser un verdadero cargador del Auto Increíble si no hablara. Este cargador de ThinkGeek dice 11 frases distintas en inglés que escuchamos en el show de televisión.

Las barras rojas se encienden, se sincronizan con la voz de KITT y cuando te hartes de escucharlo mientras te critica por la falta de un buen plan, puedes usar la función de silenciar.

Imagino que en más de una ocasión Michael Knight hubiera querido tener esa función disponible en el modelo original. KITT podrá tener un nivel avanzado de inteligencia artificial pero no siempre sabe cuándo quedarse callado.

(Vía Gizmodo)