CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Computadoras portátiles

Del odio al amor por una Chromebook sólo hay... cinco pasos

Renunciar a Windows o MacOS en favor de Chromebook requiere pasar por varias etapas mentales que ven desde el enojo, la negación y la negociación hasta llegar a la aceptación.

samsung-chromebook-pro-25.jpg
Sarah Tew/CNET

Las tendencias de laptops van y vienen. Hemos sobrevivido a las netbooks, las ultrabooks e incluso a las laptops estereotópicas en 3D (sí, por un tiempo eso existió). La mayoría de ellas no permanece en el largo plazo, así que en principio abordé las Chromebooks con el mismo escepticismo.

Las primeras generaciones de Chromebooks eran laptops muy básicas que ejecutaban el sistema operativo Chrome de Google -- literalmente, tenían apenas poco más que el navegador como OS -- y eran más bombo que realidad. A lo sumo funcionaban para niños y la gente enemiga de la tecnología: funcionaban bien para cosas básicas como email, Facebook y YouTube, pero era una lata convertirlas en tu computadora principal.

Ahora las Chromebooks han evolucionado durante varias generaciones. Muchas tienen procesadores Intel Core estándar, mejor administración de archivos y acceso a apps de Android a través de la tienda Google Play. Ahora se siente como si la categoría hubiera sido objeto de una renovación importante, como hemos visto en el caso de la excelente y nueva Samsung Chromebook Pro.

¿Ha llegado por fin el momento de vencernos y admitir que una buena Chromebook es todo lo que podrías necesitar en una computadora? El mayor inconveniente podría ser superar los prejuicios comunes acerca de la categoría. Para poner a prueba esta teoría, me armé de valor y atravesé las cinco etapas clásicas para aceptar una Chromebook, y logré sobrevivir.

acer-chromebook-r13-6994-001.jpg
Josh Miller/CNET

Negación

Soy todo lo contrario a una persona Chromebook. Soy el tipo de persona que necesita tener varios cientos de GB gratuitos de almacenamiento en el disco duro para todos los apps y archivos que acumulo. ¿Qué pasa si quiero modificar mis registros? ¿Qué pasa si quiero actualizar mis discos para una tarjeta de gráficos (o incluso tener una tarjeta de gráficos)? Necesito Photoshop, Adobe Premiere, Steam y un montón de otros programas. Todo eso simplemente no va a ocurrir en una Chromebook, ¿cierto?

¿Por qué crees que Apple no fabrica una laptop de menos de mil billetes verdes? Eso es porque necesitas gastar ese dinero para adquirir algo que valga la pena. ¿Por qué crees que una Surface Pro con pantalla táctil de Microsoft cuesta básicamente lo mismo una vez que le agregas la funda con teclado? Porque para tener una buena respuesta en una pantalla táctil y un lápiz óptico necesitas hacer una verdadera inversión. Una Chromebook tal vez sea suficiente computadora para ti, ¿pero para mí? Imposible.

Rabia

El punto de las PCs es que te dan la libertad de elegir. Todo el mundo quiere meterte en una jaula de oro, de una forma u otra. Apple es notoria por esto, ya que la App Store de iOS controla lo que puedes (o no puedes) hacer en un iPhone o iPad. Incluso el sistema operativo de las MacBooks te dificulta instalar apps "que no están verificados" si no pasan por varios pasos antes. Las Chromebooks son similares; puedes usar el sitio Web que quieras, pero la última vez que probé una Chromebook, sólo encontré un puñado de herramientas tipo app en la tienda Google Chrome OS y, por si fuera poco, la mayoría eran una basura.

Por muy mala que sea Microsoft con su Windows App Store, al menos puedes elegir ignorarla por completo y simplemente instalar lo que quieras. Te deseo suerte intentando eso en una Chromebook. Y si realmente necesitas conseguir una laptop por un precio tan bajo, hay algunos modelos completos de Windows que cuestan entre US$200 y US$300, siempre y cuando no te importe el bajísimo rendimiento que acompaña a dicho precio.

Si compras una Chromebook en lugar de una laptop Windows 10, simplemente te estás aislando de todo un océano de opciones de software, así como atándote de manos a la hora de modificar y personalizar el funcionamiento de tu propio hardware. Al menos yo no voy a ceder. ¡Primero muerto antes que renunciar a mis archivos .exe!

Negociación

Tal vez estoy siendo muy duro. Me imagino que habrá forma de sacarle la vuelta a las limitaciones de Chrome OS. Tal vez puedo usar Pixlr en lugar de Photoshop. Y la verdad es que sí paso la mayor parte de mi tiempo navegando la red, o al menos utilizando servicios anclados en la red y herramientas que viven en la nube, así que estar confinado al navegador Web Chrome no es tan malo como parece. Quiero decir, aún puedo tener acceso a cosas como Amazon y Netflix.

samsung-chromebook-pro-18.jpg
Sarah Tew/CNET

Además, agregar acceso a la tienda de apps Google Play y sus millones de aplicaciones Android llena muchos vacíos. Va a estar disponible en cada nueva Chromebook del 2017 (y varios modelos anteriores), con lo que agrega muchísimos juegos, apps de redes sociales y otras herramientas. Algunas están optimizadas para las pantallas más grandes de laptops, otras aparecen como en un teléfono. Es casi como si hubiera que pensar en una nueva Chromebook como una laptop con algo del ADN de un teléfono.

Y si bien sigo sin poder instalar una versión para PC de Microsoft Office, al menos puedo abrir documentos de Excel que me lleguen por correo en la versión gratuita de Office que vive en la nube, o incluso la versión para Android, que funciona sorprendentemente bien en una Chromebook. Supongo que tienes que elegir tus batallas.

Depresión

¿Sabes cómo me doy cuenta de que esta Chromebook realmente no puede hacer el trabajo de manera seria? Todas las letras en el teclado vienen en minúscula. ¿Cómo se supone que me pueda tomar esto en serio? El Google Pixel (el dispositivo Chrome OS, no el teléfono), que cuesta tanto como una MacBook, era una verdadera máquina de alta gama, pero ha sido descontinuada. Con excepción de ésa, incluso las llamadas Chromebooks de alta gama se sienten medio chafas, con frágiles cuerpos de plástico o bien de metal que se sienten regularzones una vez alcanzas la cifra de los US$400 o US$500.

¿Te acuerdas cuando jugabas juegos de PC? Eso sí que era divertido. Quiero decir, puedes obtener algunas versiones para teléfonos de ciertos juegos en una Chromebook, especialmente si revisas en los apps de Android y en la tienda Google Play, pero no es lo mismo. Windows 10, pese a sus fallas, tiene muchas más herramientas incorporadas, como el app de Noticias o la barra de notificaciones, y macOS tiene Photos, Siri y el resto de bondades que vienen con MacOS. Esto, en contraste, realmente solo es un navegador en una caja, e incluso si me las arreglo para descargar algo, la mayoría de las Chromebooks solamente tienen un espacio de entre 16 y 32 GB. ¿Y cómo voy a dar la cara en mi cafetería favorita? No quiero ser la única persona ahí con una laptop que no tenga el logo de una manzana encendido en la tapa...

Aceptación

Tengo que admitirlo, comparado con muchas otras PC de más bajo costo que he utilizado, esta Chromebook con la que estoy trabajando ahora (una Samsung Chromebook Pro con un procesador Intel Core m3) se siente más rápida. Definitivamente se ralentiza menos, permite deslizarse mejor en páginas Web, y se enciende tan pronto como levanto la tapa, de manera muy parecida a como funciona una MacBook.

Claro, no estoy usando un Photoshop "de verdad", pero la mayoría de las herramientas de redes sociales incluyen ahora edición básica de fotografía, lo cual probablemente sea la razón por la que no he sentido la necesidad de instalar Photoshop en ninguna de las laptops Windows que he probado en un tiempo. Y gracias a los apps de Android disponibles en la tienda Google Play, estoy ejecutando las versiones móviles de Instagram y el app para Amazon Alexa, lo cual es algo que en general no puedes hacer en una laptop. (Algunos apps de Android potencialmente útiles tampoco funcionarían correctamente o correrían, incluyendo Snapchat, Uber y Pokémon Go.)

samsung-chromebook-pro-16.jpg
Sarah Tew/CNET

Revisemos mi lista de prioridades en PC; Gmail, Google Docs, Facebook y Twitter: incluidas. Video de Netflix, YouTube y Amazon Prime: incluidos, aunque Amazon no tiene un app para Google Play, de manera que tendrás que usar la versión que vive en la red o descargar de manera aledaña el apk (archivo de instalación en Android), el cual requiere meterle mano a la Chromebook en el modo de desarrollador. (No recomiendo esto, ya que significa desactivar algunas de las buenas funciones de seguridad que Google ha agregado para mantener a los apps de Android aislados y fuera de todo riesgo).

Ahora he atravesado las cinco etapas de aceptación de la Chromebook. Si bien sigue siendo más divertido usar algo de más alta gama, como la nueva MacBook Pro o la Dell XPS 13 2-en-1, estoy más que feliz de llevar una de las Chromebooks de nueva generación a mi cafetería local o incluso de viaje, y en este momento es difícil pensar en una mejor inversión si hablamos de una PC.

Si estás pensando gastar alrededor de US$500 en una nueva laptop, la pregunta ya no es si una Chromebook sería suficiente. La pregunta es: ¿qué estás esperando para usar una Chromebook?