CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

¿Cambiaría del iPhone X al Galaxy S9 Plus?... Tengo cosas que contarte

[Opinión] Después de un mes usando un Galaxy S9 Plus como dispositivo principal, te cuento los pros –y los contras– que le encontré a este teléfono y si podría adoptarlo como mi nuevo equipo principal.

El Galaxy S9 Plus ya tiene casi un mes en mis manos. Lo he utilizado como teléfono principal, y desde luego he encontrado muchas cosas buenas (y otras no tan buenas) de este equipo de gama alta.

Hasta ahora, había estado utilizado como teléfono principal un iPhone X, así por eso me enfocaré en las cosas me han gustado de cada dispositivo, y si realmente cambiaría el teléfono de Apple por el de Samsung.

No me encantó el diseño del Galaxy S9 Plus

Sí, el Galaxy S9 Plus es hermoso. Es un teléfono bonito con lados curvos, un panel frontal prácticamente completo y con pocos biseles y un sensor de huellas que por fin está en el lugar correcto, sin embargo su pantalla de 6.2 pulgadas es demasiado grande para manipularla con una sola mano.

Algo que suelo hacer a menudo es acostarme en el sofá del salón o en mi cama y en esa posición ponerme a leer mensajes o ver redes sociales. Si intentas hacer esto con el Galaxy S9 Plus, encontrarás que es un teléfono incómodo de usar en situaciones como ésta; tu mano se cansará fácilmente y tendrás que usar las dos en algunos ocasiones para alcanzar toda la pantalla.

Puede parecer un mal menor, pero es aquí donde viene mi mayor crítica a Samsung: ¿Por qué la empresa abandonó a los usuarios que nos gustan los teléfonos más compactos? Si te preguntas por qué uso el término "abandonó", el motivo es simple: El Galaxy S9 podría ser el teléfono perfecto para quienes nos gustan los equipos más pequeños, pero no tiene cámara doble como el Plus y también pierde algún otro detalle adicional.

Si el Galaxy S9 Plus tuviera 5.8 pulgadas, tendría el diseño ideal para hacerlo más fácil de sostener, al menos en mi opinión.

Pero me gustó su cámara dual

Samsung integró un sensor doble de 12 megapixeles con apertura variable de f/1.5 a f/2.4. Este es uno de los primeros teléfonos con esta tecnología, que permite que el dispositivo pueda seleccionar la mejor apertura en cada foto. El resultado han sido fotografías más bonitas y un enfoque dinámico ajustable que permite hacer fotos con fondo desenfocado que se ven muy bien ejecutadas.

El iPhone X también tiene una cámara dual de 12 megapixeles con apertura de f/1.8 y  f/2.4, que hace muy buenas fotografías. En mi opinión, considero que las imágenes del teléfono de Samsung son más brillantes y resultan más bonitas a la vista, mientras que las del teléfono de Apple muestran mejor los colores reales. Todo dependerá de tus gustos.

La cámara frontal del Galaxy S9 Plus es de 8 megapixeles con apertura f/1.7 e incluye un montón de efectos, los AR Emoji y el fondo desenfocado que también queda bonito, aunque desde luego es por software. En este caso el iPhone X con una cámara de 7 megapixeles y apertura de f/2.2 fotos igual de buenas, aunque en este caso tenemos un aspecto diferenciador: su modo retrato incluye diferentes efectos de luminosidad para lograr fotografías con un efecto artístico diferente.

Eso sí, el Galaxy S9 Plus tiene efecto belleza, muy necesario para los días difíciles. Además tiene modo de grabación de video de 960fps en resolución HD, un detalle en el que supera al iPhone X, aunque tal vez sea una función poco utilizada. Echa un vistazo a esta galería comparativa, y déjanos tu opinión.

El rendimiento es una lucha muy pareja

Más allá de nuestras pruebas de rendimiento realizadas al Galaxy S9 Plus y al iPhone X, quisiera hacer una pausa para comentar cómo ha sido mi uso en el día a día. El Galaxy S9 Plus es un dispositivo con 6GB de RAM, que me ha permitido tener varias aplicaciones ejecutándose en segundo plano sin problemas.

La multiventana es uno de los detalles de Android y de este teléfono que más echo de menos en el iPhone X, aunque esto es simplemente un detalle más que utilicé y que me permitió observar que el dispositivo tiene un rendimiento positivo.

Reproduciendo: Mira esto: Galaxy S9 Plus: Análisis corto y al grano
2:19

El desbloqueo mediante huellas es rápido y el modo Intelligent Scan que utiliza el sensor de iris y el reconocimiento facial funciona correctamente, muy a pesar de que mis primeras impresiones del dispositivo me hicieron sentirlo defectuoso.

Siendo honestos prácticamente no utilicé Bixby en ninguno de sus modos durante este mes, no sentí al asistente de utilidad, sobre todo porque no está en español, a diferencia de Siri, a quien acostumbro pedirle que realice llamadas o que me diga el cima del día.

samsung-galaxy-s9-plus-15

El Galaxy S9 Plus se siente ligeramente demasiado grande para mi mano.

CNET

En el día a día el Galaxy S9 Plus tuvo un buen comportamiento, al igual que el iPhone X que hasta ahora había estado utilizando. Si tuviera que decidir cuál de los dos funciona mejor, carga más rápido los sitios Web o me da más libertad, sin dudas tengo que decir que el teléfono de Samsung me generó muy buenas sensaciones ene este sentido.

Un detalle más para este apartado: la batería del Galaxy S9 Plus me duró típicamente desde las 7:00 a.m. de un día de semana hasta las 9:00 p.m., más o menos, cuando ya era tiempo de ponerlo a cargar. Del iPhone X no puedo decir lo mismo, porque generalmente suelo ponerlo en carga antes de las 8:00 p.m. Para que quede constancia: soy un ferviente usuario de Twitter e Instagram y me encanta hacer muchas fotos cada día, lo que ayuda a que la batería se agote más rápidamente.

¿Me cambiaría al Galaxy S9 Plus?

No. Y el motivo es simple: no me gusta su tamaño grande y ancho, porque me resulta molesto para el día a día. Sin embargo, su buena cámara principal, su excelente rendimiento y su diseño bonito pueden resultarte más que suficientes si sus 6.2 pulgadas no son un problema para ti.

Si Samsung hubiese lanzado un Samsung Galaxy S9 con cámara dual y sus 5.8 pulgadas, mi respuesta habría sido sin dudas que sí.

Oye Samsung, el tamaño –en los móviles– sí importa.