CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

Lo que queremos ver en las cámaras de celulares de 2018

Las cámaras de celulares de 2017 logran retratos increíbles, mejores "selfies' y capturas con poca luz, pero falta más. He aquí nuestra lista de deseos para el año que viene.

Los retos resueltos siempre animan renovadas ilusiones. Y los celulares de este año no fueron la excepción.

Las cámaras de los celulares que hicieron su debut en 2017 conquistaron logros que solíamos considerar imposibles: capturas nítidas de noche, mejoras de las escenas en interiores con poca luz, lectura del movimiento con precisión y estabilidad. 

Teléfonos de súper alta gama de este año como el iPhone X o el Samsung Galaxy Note 8 consiguieron superar estos desafíos, pero, por supuesto, siempre hay detalles para mejorar y situaciones específicas para las que aún necesitamos una cámara profesional. Otros celulares de este año, incluyendo el iPhone 8, el iPhone 8 Plus, Pixel 2 y Pixel 2 XL y el Huawei Mate 10 Pro también se lucen en estos aspectos –y también nos animan a pedirles más.

Analicemos las victorias de la fotografía con celular de este año, para, al mismo tiempo, apuntar nuestra lista de deseos para 2018. 

Reproduciendo: Mira esto: La cámara del iPhone X brilla en todo su esplendor
2:32

El maravilloso mundo de la noche

Uno de los mayores desafíos al que se enfrentaron las cámaras de teléfonos a lo largo de este año fue el de aprender a retratar de forma más natural los paisajes o retratos hechos durante la noche. En 2016, comparamos en una noche de Halloween el desempeño de las mejores cámaras de celulares de ese momento, con resultados bastante nefastos –con la excepción del Google Pixel, que sabía entender rasgos, colores y formas que los otros celulares, incluido el iPhone 7 Plus, ignoraban.  

En 2017, en cambio, la competencia le comenzó a pisar los talones a los celulares de Google que, aunque siguen estando en la cima de la categoría fotografía con celular, se enfrentan ahora a rivales más sólidos. El iPhone X consigue los mismos tonos naturales, con gran nivel de detalle y excelente profundidad de campo, y el Note 8 se luce por su representación saturada de los colores, con fotos espectaculares, incluso de noche. 

Estos teléfonos (Pixel 2, iPhone X y Note 8) son los mejores para retratar la noche, porque consiguen, en principio, tomar imágenes nítidas incluso cuando la luz artificial escasea. Este aspecto era impensable el año pasado. También han mejorado mucho la lectura de fuentes de luz artificial, sin exagerar su poder con halos imaginarios que solían desprenderse de las luces de las calles, por ejemplo. También han mejorado mucho (sobre todo los iPhone 8) la comprensión del foco en el sujeto principal de la imagen, incluso cuando el protagonista esté más oscuro que el entorno lindante. 

Sin embargo, aunque el iPhone X y el Note 8 hayan agregado estabilización de imagen óptica a ambas cámaras, un reto a resolver es el de los indeseados borroneados que ocurren cuando movemos, sin querer, nuestras manos al tomar una foto de noche. Como el tiempo de exposición se demora, es más difícil mantener las manos estables durante más tiempo y lograr una buena imagen puede llevar más tiempo. 

También podrían aumentar el tamaño de los lentes para captar más luz y lograr fotos con más nivel de detalles, e incluso incorporar accesorios como lentes extra, trípode y luces pequeñas para brindar un kit de ayuda a los fotógrafos de cámaras con celulares. 

El fascinante retrato de los paseos a oscuras 

Otro escenario difícil en el que los teléfonos nos han dejado con la boca abierta es el de las tomas a oscuras. No son exactamente lo mismo que las fotos de noche, porque ocurren en entornos cerrados, en donde se vuelve más problema la ubicación de la luz principal y la compensación entre las partes más iluminadas y las más oscuras de la composición. 

En este desafío, el celular que más se destacó fue el Samsung Galaxy Note 8, que con su doble cámara de 12 megapixeles con estabilización de imagen óptica en ambos lentes consigue emparejar las diferentes zonas de la foto, con sujetos iluminados aún incluso en los casos que estén a oscuras sobre un fondo extremadamente sobre-expuesto. 

Este caso en los videos es muy peculiar. Una de las frustraciones más grandes a la hora de grabar video con celular es que la exposición es muy cambiante, y se producen pequeños saltos en la imagen producto de un foco que está todo el tiempo tratando de entender cómo iluminar la escena. El iPhone X, el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus incorporaron un ajuste manual que soluciona este problema: si mantenemos el dedo presionado sobre una parte de la imagen, la exposición se mantiene constante, lo que aporta una mejor continuidad en las tomas en movimiento. El iPhone X, además, agrega mejores videos con zoom por la estabilización que incorporó al zoom (si no nos creen, pueden ver este video en Yosemite y este en el Palacio de Bellas Artes de San Francisco en el que ponemos a prueba esta modalidad). 

Para el año que viene, esperamos que estas pequeñas mejoras se generalicen en otros teléfonos, para que el estándar se eleve. También sería interesante ver cómo el desarrollo de elementos de software podría llegar a mejorar la tonalidad general de las fotos a oscuras, como algunas apps como Snapseed o Camera+ permiten ajustar a posteriori.  

Reproduciendo: Mira esto: Cómo funciona el efecto Iluminación de Retrato en el...
2:14

El vanidoso universo de los retratos artísticos 

Si hablamos de fotografía con celular, no podíamos dejar fuera la cuestión de los retratos artísticas, sobre todo aquellas con fondos borroneados que popularizó el iPhone 7 Plus allá por 2016. 

Esta función tan popular ahora se extendió por un amplio espectro: desde el modesto Huawei Honor 7X o ZTE Blade V8 Pro hasta los más sofisticados Note 8 o iPhone 8 Plus, Pixel 2, iPhone X. En sus versiones más económicas, el "bokeh" es más caprichoso, y puede llegar a confundir el sujeto con el fondo en el caso de que el entorno esté más iluminado. En las opciones más premium, estos retratos con fondos difuminados se ven casi salidos de estudio profesional. 

El iPhone X y el iPhone 8 Plus son los reyes de esta categoría, porque reproducen el tono de la piel de forma muy auténtica, sobre paisajes borroneados en la medida justo. Pero, con los nuevos modos de iluminación de retrato (que están en beta) los efectos no son tan bien logrados, sobre todo cuando elegimos las opciones más dramáticas como un fondo negro completo, que a veces se mezcla con partes de la persona como el cabello. 

El Note 8, aunque sus retratos son más temperamentales, permite ajustar la intensidad del borroneo, que es una alternativa ideal para los que gusten de manipular ajustes. Y los Pixel 2, aunque solo tengan una única cámara, consiguen idéntico efecto con la ayuda de software. El Huawei Mate 10 Pro: Su doble cámara Leica 'inteligente' logra maravillas [fotos], con su cámara doble Leica, es uno de nuestros favoritos porque con su doble cámara tan halagada por la crítica consigue sujetos bien delineados, con fondos profundos que parecen una obre de arte surrealista. 

Pero ni hasta lo más lindo es perfecto. Los retratos en las cámaras principales tienen mucho que mejorar, sobre todo para transmitir un registro que sea al mismo tiempo realista y embellecedor del rostro. Si los iPhone y los Pixel a veces te dejan medio mal (captan hasta los rasgos de maquillaje o los poros abiertos), los Samsung y los Huawei exageran la matización de la piel (con tonos irreales de tan suaves). 

El recorte entre la persona y el fondo dista de ser preciso también, sobre todo con personas con cabello finito, o que visten atuendos de tono similar a los del fondo. Un lente que sepa distinguir mejor el sujeto del fondo, incluso en las pequeñas sutilezas, va a permitir mejores retratos. 

Y los retratos en las selfies será la tendencia del año que viene, como marcó agenda el iPhone X y el Pixel 2. Esta opción es muy agradable y le brinda una nueva dimensión a los auto retratos, con un renovado protagonismo del rostro. 

El [no tan] misterioso porvenir de las cámaras de celulares del futuro

Estos desafíos resueltos y a resolver nos brindan pistas sobre cómo serán (y cómo queremos que sean) las cámaras de teléfonos del año que viene. 

Algo en lo que todos parecen estar de acuerdo es en la importancia de las cámaras dobles, tanto con lentes regulares y telefoto, como con lentes especializados en colores y en blancos y negros. 

También es una tendencia incipiente la mejora de los zoom, con el agregado de funciones que solían ser exclusivas de las cámaras principales, como la estabilización de imagen óptica. 

Pero el software de las aplicaciones de las cámaras aún vislumbra un horizonte con más retos, porque apps de terceros nos han demostrado lo que puede llegar a ser posible, en cuanto herramientas de edición, como una manipulación más acertada de los colores, el brillo, la saturación, los contrastes y hasta la profundidad, sobre todo a la hora de post-producir una imagen. 

En cuanto a hardware, seguiremos deseando lentes más grandes, con mayor variedad y, por qué no, hasta con más cantidad de sensores (Asus, de hecho, presentó este año a los ZenFone 4 con doble cámara tanto en la parte trasera como delantera). 

Sabremos con certeza el año que entra cuáles de estas novedades se consolida aún más pero, por lo pronto, podemos decir con seguridad que 2017 fue cuando las cámaras de teléfonos comenzaron a disputarle el terreno a las profesionales.