CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

'Bright' quiere ser el primer 'blockbuster' de Netflix

[Reseña con pocos 'spoilers'] Will Smith protagoniza esta fábula policíaca ambientada en Los Ángeles, con ingredientes mitológicos y la fórmula adecuada para convertirse en una película taquillera que en realidad verás desde el sofá de tu casa.

bright-unit-15470-cc-r

Will Smith en Bright.

Scott Garfield/Netflix

Una manta para el sofá y una caja llena de galletitas y otras chucherías. Esto es lo que Netflix envió hace unos días a la redacción de CNET en Español para promocionar su nueva película Bright. Y es que la gigante de contenidos digitales quiere mandar un mensaje muy claro: ¿Qué necesidad hay de salir de casa e ir al cine cuando puedes ver el más reciente blockbuster de Will Smith y el director David Ayer (Suicide Squad) desde la comodidad de tu sala de estar?

Bright está ambientada en un Los Ángeles contemporáneo y alternativo que se parecería mucho al actual -- tiene hasta Uber -- si no fuera por la existencia de orcos, elfos, hadas y una serie de otras criaturas que tienen que convivir (sin demasiada cordialidad) en la ciudad. La acción arranca el día en el que el oficial de policía Daryl Ward (Smith) se reincorpora al trabajo después de estar convaleciente por una herida de bala. El ataque en cuestión lo ocasionó el hecho de que su compañero de patrulla es en realidad el orco Nick Jakobi (un bastante irreconocible Joel Edgerton), el primero de esta especie en servir en el cuerpo de agentes del orden.

Mediante diálogos a veces demasiado expositivos, la película va desgranando una mitología donde abundan las referencias a conflictos bélicos pasados que justificarían la histórica enemistad entre orcos y humanos. Además, expone a los elfos (el venezolano Edgar Ramírez es uno de ellos) como una especie de raza superior y privilegiada (con paralelismos a la clase alta estadounidense, de la misma forma que se establecen correspondencias entre los orcos y los afroamericanos de este país) y de apuntar a la existencia de un grupo de elfos -- los Inferni -- que querrían usar la magia para fines más que dudosos.

bright-unit-10265-r3

Will Smith y Joel Edgerton caracterizado de orco en Bright.

Matt Kennedy/Netflix

Las cosas se complican cuando Nick y Daryl salen de patrulla y acaban en una casa llena de cadáveres y donde encuentran una varita mágica y a una elfa (Lucy Fry) tratando de mantener a salvo de avaricias y usos indebidos al codiciado instrumento.

Ayer ha demostrado dominar tanto la dirección de fenómenos taquilleros de las dimensiones de Escuadrón suicida, como películas policíacas de género con End of Watch (Sin treguaÚltimo turno). Con Bright consigue un filme que en realidad se nutre de tres fórmulas diferentes: la historia de una pareja de policías que no se lleva necesariamente bien; la fábula mitológica en la que nuestros protagonistas acaban metidos en un buen lío para tratar de sobrevivir y evitar que la varita mágica caiga en las manos equivocadas; y la crítica sobre las tensiones raciales que vive Estados Unidos actualmente.

El humor -- servido en dosis reducidas pero muy precisas -- es lo que acaba de darle a Bright un aire de película de policías ochentera a lo Lethal Weapon o Die Hard. Y es que Ward y Jakobi no se llevan nada bien. El orco tiene la capacidad de notar que su compañero necesita mucho más amor conyugal del que recibe y se lo expone sin tapujos. También tiene la extraña costumbre de hacer los chistes más absurdos en los peores momentos. 

bright-unit-06099-cc

Lucy Fry en Bright.

Matt Kennedy/Netflix

Smith demuestra una vez más su talla interpretativa como protagonista de películas de acción, pero también como actor capaz de enunciar bromas como pocos. "Las vidas de las hadas no importan hoy", dice al comenzar la película y cuando su esposa le pide que se libre de la criatura halada que revolotea en su jardín. Un juego de palabras y referencia al Black Lives Matter ( que se traduce literalmente como "Las vidas negras importan") que se ha convertido en uno de los lemas en contra de la brutalidad policial hacia los afroamericanos en Estados Unidos.

Aunque mi broma preferida enunciada por Smith en Bright es tal vez su: "No estamos en una profecía. Estamos en un Toyota Corolla robado", cuando trata de que su compañero deje de imaginarse que forman parte de un oráculo que los destina a salvar al mundo y se dé cuenta de la precaria situación en la que se encuentran. 

En todo caso, Bright es un título muy recomendable si eres fan del Will Smith de Independence Day o Men in Black. Si te gustan las películas de acción bien construidas y con mitología generosa. Si no te importa la mezcla de varios géneros (que no necesariamente van siempre bien juntos) en un mismo título. Si Ayer te parece un director al que no hay que perderle la pista. Y si tienes una pantalla de televisión lo suficientemente grande como para quedarte en casa y ver en toda su espectacularidad el título que Netflix quiere que se convierta en el blockbuster de estas Navidades. Aunque, en realidad, también la puedes ver en tu teléfono, claro.

Bright se estrena en Netflix a nivel global el 22 de diciembre.


CNET pop: Nuestro espacio en Facebook Live para hablar de cine, series y cultura popular.

No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine, series y frikismo en general en la sección de cultura popular de CNET en Español.