CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología automotriz

BMW abre su primera planta en México en medio de la crisis de aranceles

El fabricante de automóviles alemán se encuentra en una situación poco envidiable, ya que espera una decisión sobre las tarifas de aranceles aplicadas por el gobierno de los Estados Unidos.

BMW invirtió alrededor de US$1,000 millones en su primera planta mexicana, pero ahora el futuro de esa planta puede estar en peligro.

BMW

¿Qué pasaría si un fabricante de automóviles multinacional gigantesco acabara de abrir su primera planta, en un país que actualmente está amenazado con aranceles de importación, en otro país que se encuentra entre los mayores consumidores de sus automóviles? 

Eso sería bastante incómodo, ¿verdad? Bueno, BMW se encuentra justo en esa posición después de la inauguración de su planta de San Luis Potosí, en el centro de México, según un informe publicado el jueves por Automotive News.

La planta de San Luis Potosí es una de las tres plantas que BMW abrirá para ayudar a producir la Serie 3 del fabricante.

Las otras plantas centradas en la producción de la Serie 3 están en Alemania y China, otros de los objetivos potenciales para las tarifas de aranceles de Donald Trump, aunque esos autos probablemente se producirán para el consumo interno en lugar de para la exportación, a diferencia de los de México. 

El plazo límite que ha impuesto Trump para comenzar con la imposición de un 5 por ciento de impuestos de importación a cualquier producto mexicano es el próximo 10 de junio. Esta tasa aumentaría hasta un 25 por ciento en octubre según lo anunciado por el presidente de los Estados Unidos.

De este modo, el impacto que tendrían esas tarifas en los precios de los vehículos en los Estados Unidos depende de cuánto se demore México en llegar a un acuerdo con el país. Si Estados Unidos sigue adelante con su amenaza, con el nivel inicial del 5 por ciento, BMW vería un aumento del costo de US$2,000 a US$5,000 por vehículo.

Reproduciendo: Mira esto: El superauto BMW M5 nos revolvió como licuadora
2:03

Si el arancel aumenta hasta el máximo propuesto del 25 por ciento, sería un costo adicional de US$10,000 a US$12,000 por auto, lo que esencialmente haría que la fábrica de San Luis Potosí fuera inútil para las importaciones estadounidenses. Eso sería menos que ideal, considerando que BMW acaba de invertir alrededor de US$1,000 millones para poner en funcionamiento la planta.

Entonces, ¿dónde deja esto a BMW? Prácticamente en el mismo lugar en el que ha dejado al resto de la industria automotriz, tratando de mantener la calma mientras los políticos hacen o no, realidad sus amenazas. En resumen, BMW tendrá que esperar.