BMW invierte en Strivr, una compañía de realidad virtual

BMW se verá beneficiada del software de entrenamiento de Strivr para capacitar a empleados y mejorar la experiencia de venta de automóviles.

BERNHARD LIMBERGER

BMW i Ventures, la división inversionista de la fabricante de autos alemana, anunció el miércoles la inversión en Strivr, una compañía que desarrolla software de realidad virtual para el entrenamiento profesional.

Strivr, gestada en 2015 en la Universidad de Stanford, desarrolla software de entrenamiento en áreas de ventas, operaciones, servicio al cliente, seguridad y recursos humanos. El monto de la inversión no fue revelado.

El software de la joven compañía se puede visualizar en visores de realidad virtual como las gafas de Oculus o de Samsung. Strivr recopila la información de las pruebas para que las organizaciones puedan tomar decisiones acerca de la preparación de los empleados.

De acuerdo con el comunicado, el software de Strivr es utilizado por las empresas más importantes de la lista Fortune 100, además de equipos de fútbol americano como San Francisco, los Jets, los Cowboys y los Búfalos, entre otros.


BMW i Ventures, por su parte, fue fundada en 2011 y ya ha hecho varias inversiones. La firma inversionista ha puesto dinero en RideCell, una compañía de logística; Scoop, un app para compartir autos y Rever, una red social para motociclistas.

"En BMW estamos explorando constantemente formas para mejorar el entrenamiento de nuestros empleados y la experiencia de compra", dijo en el comunicado Christian Noske, socio de BMW i Ventures. "La realidad virtual cambiará la forma en que se hacen ambas cosas. Vemos Strivr como una entidad distintiva en realidad virtual y estamos emocionados de participar en desarrollar su futuro".

La realidad virtual es un negocio en crecimiento e importante para todas las industrias, no sólo para la tecnología de consumo y videojuegos. De acuerdo con SuperData Research, la industria de realidad virtual alcanzará ingresos globales de US$30,500 millones para 2020.

Close
Drag