CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Black Mirror: La quinta temporada apuesta por el naturalismo

[Reseña] Los tres nuevos episodios de la serie de Charlie Brooker para Netflix te van a dejar pensando menos en cómo podrían ser las cosas en el futuro y más en cómo lo son ya.

Black Mirror, season 5

Anthony Mackie y Yahya Abdul-Mateen II en el episodio Striking Vipers de Black Mirror.

Netflix

Entiendo si, como yo, tienes una relación amor/odio con Black Mirror. Por un lado, es una serie de televisión inteligente, de las que hacen pensar y que a la vez te pone las cosas fáciles como espectador. Quiero decir que, al ser una serie antológica, no hace falta haber visto todos los episodios o recordar a ningún personaje o trama en concreto para poder "disfrutar" de una nueva temporada. Pero por otro lado, su retrato sobre los efectos de la tecnología en la sociedad moderna siempre me ha parecido incómodo y perturbador. Más que de ciencia ficción, siempre he creído que Black Mirror es una serie de tono realista con toques bastante terroríficos.

De modo que, según cómo, se hace difícil pegarse un maratón televisivo con este título. Si eres de los que lo pasan mal viendo esta serie de Netflix creada y escrita por el británico Charlie Brooker, tenemos buenas noticias. La quinta temporada es un poco menos oscura que las anteriores. O un poco más fácil de ver.

No te confundas. Las cosas siguen estando muy mal en la sociedad que representa Black Mirror, o sea la nuestra. Pero vas a poder ver uno o hasta dos episodios de la temporada 5 sin querer irte a una granja en medio de la nada, sin conexión a Internet y donde ordeñes tu propia leche de cabra y no haya nada parecido a un dispositivo electrónico.

La nueva temporada de Black Mirror tiene tres episodios. Esto es lo que puedes esperar de cada uno de ellos:

Striking Vipers

Black Mirror, season 5

Pom Klementieff y Ludi Lin en el episodio Striking Vipers de Black Mirror.

Pedro Saad/Netflix

Rodada en São Paulo, "Striking Vipers" nos cuenta la historia de Danny (Anthony Mackie) y Theo (Nicole Beharie), un matrimonio que tiene que lidiar con la rutina del día a día. Para celebrar sus 38 años Danny hace una fiesta donde se reunirá con su amigo de juventud Karl (Yahya Abdul-Mateen II) y recibirá como regalo el videojuego Striking Vipers X. Se trata del mismo título al que ambos jugaban hace 11 años, pero en su nueva edición y con una funcionalidad de realidad virtual para los tiempos modernos.

Más allá de videojuegos con un aire a lo Street Fighter donde sus jugadores son capaces de sentirlo todo en primera persona, el dispositivo tecnológico que más me ha llamado la atención en este episodio es un lavaplatos inteligente. Habla y advierte a sus usuarios si no han enjuagado los platos antes de meterlos en el electrodoméstico y hasta tiene una función para prevenirlos si ponen los cuchillos con las puntas hacia arriba.

El capítulo reflexiona sobre los límites de la amistad, las relaciones de pareja, la crisis de la mediana edad, la alienación tecnológica y cómo la misma tecnología puede ayudarnos a redefinir las relaciones interpersonales. En todo caso, al verlo te van a quedar claras algunas cosas. Para empezar nadie quiere un lavaplatos que lo juzgue. Y al parecer los teléfonos plegables pueden llegar a ser bonitos y poco aparatosos.

Smithereens

blackmirror-season5-03

Andrew Scott y Damson Idris en el episodio "Smithereens" de Black Mirror.

Stuart Hendry/Netflix

Mi episodio favorito esta temporada está protagonizado por Andrew Scott (Moriarty en Sherlock), un conductor de un servicio similar a Lyft o Uber que usa un app de meditación similar a Headspace y trata de recoger pasajeros que trabajen en la red social Smithereens.

La acción está ambientada en Londres en 2018 y, más allá del hecho de que Twitter o Facebook se llamen aquí Smithereens o Persona, es básicamente un calco de nuestra sociedad actual. La gente en el café no levanta la cabeza de su teléfono mientras come. Cuando alguien se sube al coche de un perfecto desconocido para ir al aeropuerto no levanta la cabeza de su teléfono y ni siquiera se da cuenta de qué ruta está tomando el conductor. Las empresas tecnológicas parecen tener más recursos para monitorizar el crimen que la propia policía. Y todos deberíamos probar de hacer una cura de desintoxicación tecnológica de varios días de vez en cuando.

En todo caso, "Smithereens" tiene suficiente sentido del humor como para hacer que te rías en un par o tres de ocasiones a lo largo del episodio. Y retrata a la perfección el mundo de las empresas tecnológicas en Silicon Valley. Además de que podría darle una lección a los guionistas de Game of Thrones sobre cómo acabar algo de forma inteligente. 

El único peligro que comporta ver este episodio (más allá de que te apuntes a un retiro de yoga y meditación de 10 días) es que te va a costar sacarte de la cabeza la canción "Can't Take My Eyes Off You".

Rachel, Jack and Ashley Too

Black Mirror, season 5

Angourie Rice en el episodio Rachel, Jack and Ashley Too de Black Mirror.

Netflix

Rachel (Angourie Rice) y Jack (Madison Davenport) son dos hermanas adolescentes que no acaban de llevarse del todo bien. Rachel está obsesionada con la cantante pop Ashley (Miley Cyrus) e incluso le pide a su padre que le regale un robotito con inteligencia artificial, llamado Ashley Too, y basado en la artista. Para Jack el aparato, que le dice a Rachel cosas como "Eres la mejor" y "Vas a parecer una estrella", es una especie de veneno que aliena a su hermana y no la prepara para la interacción con humanos en el mundo real.

El episodio reflexiona sobre las muchas formas que tenemos los humanos de consumir contenidos actualmente y alienarnos del resto del mundo incluso en la mesa. Basta con leer una revista, sumergirse en el teléfono o ponerse unos auriculares para ignorar a todo el mundo a nuestro alrededor. También reflexiona sobre la explotación de los artistas y las consecuencias de tratar de servirle al público exactamente aquello que está pidiendo. Además de apuntar hacia cómo se usan las redes sociales como herramienta para distribuir ese mensaje controlado. Y da pistas sobre hacia dónde podrían evolucionar los conciertos y las representaciones musicales en directo en un futuro en realidad cercano.

Si te apetece un episodio de Black Mirror casi ligero. O al menos que no te deje con muy mal cuerpo al verlo, este podría ser el que estás esperando. Y te va a sorprender lo divertida que puede ser Cyrus.

Reproduciendo: Mira esto: Estos son los Avengers con mayor habilidad tecnológica
3:33

Y ahora deja el dispositivo inteligente con el que sea que estás leyendo esta crítica y vete a hacer alguna actividad para la que no necesites conexión a Internet o dispositivos electrónicos.

La quinta temporada de Black Mirror tiene tres episodios y se estrena el 5 de junio de 2019.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente el 4 de junio de 2019.