CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Bill Gates tuvo que decirle a Trump que VIH y VPH son distintos. Dos veces

Gates habló en público sobre sus primeras dos reuniones con el presidente de Estados Unidos, ninguna de las cuales pareció ir demasiado bien.

Jack Taylor / Getty Images

Bill Gates ya había dicho antes que el presidente Donald Trump intentó contratarlo como asesor científico de la Casa Blanca. Y ahora un nuevo clip de Gates hablando de sus primeras dos reuniones con Trump podría explicarnos la razón de por qué declinó la oferta. 

Entre otras anécdotas, se ve a Gates hablando a la audiencia sobre cómo, en sus dos reuniones con Trump, el presidente preguntó si había una diferencia entre el VIH y el VPH. El público consistía de empleados de la Fundación Bill y Melinda Gates.

"Quería saber si había una diferencia entre el VPH y el VIH", dice Gates, "así que pude explicar que rara vez se confunden entre sí", dijo Gates en el clip obtenido originalmente por MSNBC.

El VIH, o virus de la inmunodeficiencia humana, causa el SIDA, mientras que el VPH es una infección que puede causar cáncer de cuello uterino. La Fundación Bill & Melinda Gates ha donado grandes sumas de dinero para el tratamiento y la prevención del VIH, incluidos US$100 millones en 2002 y US$140 millones en 2016.

La primera reunión de Gates con Trump fue en 2016, y la segunda en marzo de 2017. El tema de las vacunas también se mencionó en ambas.

"En las dos reuniones, me preguntó si las vacunas no eran algo malo, porque estaba considerando una comisión para investigar los efectos nocivos de las vacunas", dijo Gates. "Dije, no, eso es un callejón sin salida, eso sería algo malo, no hagas eso".

En la reunión más reciente de Gates con Trump, que ocurrió hace dos meses en marzo, Trump le ofreció al fundador de Microsoft el puesto de asesor científico de la Casa Blanca, dijo Gates a STAT News en una entrevista.

"No es un buen uso de mi tiempo", respondió Gates al presidente, transmitido a STAT. Señaló que no estaba seguro de si Trump en realidad hablaba en serio sobre la oferta de trabajo.

"No lo puse a prueba, fuera en serio o no", dijo Gates. "Probablemente él mismo no sabía si hablaba en serio. Era amable. Estaba siendo amistoso".