'Big Hero 6': una película de Disney con el ADN de Marvel

Walt Disney Animation Studios muestra el poder de su animación y su narrativa al darle su propio toque al cómic de Marvel 'Big Hero 6', una historia llena de comedia, acción y mucha tecnología.

Big Hero 6
Baymax abrazando a Hiro Hamada.Foto de Disney

Baymax es un robot. O por lo menos eso nos quieren hacer creer sus creadores.

A diferencia de los típicos robots metálicos, Baymax es un personaje regordete, con cuerpo de vinilo blanco mate que refleja la luz en leves destellos que recuerda más a la mascota de Michelín que a R2D2.

Sin embargo, al igual que el famoso robot enano de Star Wars, uno de los personaje principales de Big Hero 6 dice mucho con poco -- en este caso, con los dos puntos y la línea que conforman su rostro. Para lograr ese nivel de expresividad en un ente tan aparentemente simple los productores tuvieron que echar mano de la tecnología de animación existente, y transformarla.

Un androide abrazable, nanotecnología controlada con tus pensamientos y una historia con la exitosa fórmula de los filmes clásicos de Disney son algunas de las sorpresas en esta adaptación de un cómic poco conocido de Marvel, Big Hero 6, una cinta animada de la compañía que nos trajo a Mickey Mouse y creada por el mismo equipo detrás de Frozen y Wreck-it Ralph, y que se estrena este 7 de noviembre en Estados Unidos.

"Es una película de Disney con el ADN de Marvel", indica el productor, Roy Conli, en las notas de la producción. Pero, en realidad, como es típico de las adaptaciones cinematográficas, la trama tiene poco en común con la fuente original.

Incluso, el estilo artístico de los dibujos cambia. El cómic tiene trazos intensos, una estética japonesa futurista -- que recuerda a Robotech -- y una colorimetría oscura. Por otra parte, en la película, los trazos son más curvos y los colores son intensos y brillantes, común en los filmes de Disney, pero aun así conserva la acción y la aventura características de Marvel.

La historia se centra en un genio de la robótica de 14 años llamado Hiro Hamada y su relación con Baymax, un robot enfermero cuyo propósito es garantizar el bienestar de sus pacientes y que fue creado por su hermano mayor, Tadashi. Baymax no es un robot común y corriente, su exoesqueleto está cubierto de vinilo blanco que se infla y se desinfla. Su ojos son dos puntos negros y, su boca, una simple línea negra que los une. El androide se activa al escuchar "auch" para llevar a cabo una evaluación médica y se desactiva después de que el paciente le indica que está satisfecho con el servicio.

Hiro y Baymax unen sus fuerzas con los mejores amigos y compañeros de universidad de Tadashi: Gogo Tomago, Wasabi, Honey Lemon y Fred. Los seis se convierten en Big Hero 6, un singular equipo de superhéroes cuyo propósito es atrapar a un misterioso hombre enmascarado que se roba unos nanorobots creados por Hiro y que son controlados telepáticamente. Por supuesto, como es de esperarse en una película infantil, dicha tecnología resulta sumamente peligrosa en las manos erróneas.

La aventura se lleva a cabo en San Fransokyo y, para hacer que la ciudad fuera más realista, Walt Disney Animation Studios utilizó su sistema patentado, Denizen, para generar 670 personajes únicos (por ejemplo, hay 270 en Frozen y 80 en Wreck-it Ralph) con 32 combinaciones distintas de ropa y 32 tonos de piel. Es decir, los creadores podrían haber generado 686,080 personajes sin que ninguno de estos se repitiera. La animación se luce en las tomas aéreas donde enseña la distintiva geografía de la ciudad gracias al software, que generó un plano exacto de San Francisco modificado con toques urbanos de Tokio.

16.jpg
Foto de Disney

Para crear San Fransokyo, los artistas le sacaron provecho al software y muestran el resultado en una impresionante secuencia de vuelo que comparten Baymax y Hiro en la que vemos elementos únicos de esta ciudad digital, como el puente Golden Gate pero con detalles estéticos japoneses. Además podemos apreciar la profundidad en la animación de las nubes; un acertado uso de los colores para recrear un atardecer en San Francisco y la cantidad de detalle en las expresiones faciales de Hiro -- similares a la sensación de cuando te subes a una montaña rusa -- mientras vuela en la espalda de Baymax.

Una de las secuencias más divertidas de la película sucede en un almacén abandonado. Ahí, Hiro descubre que sus nanorobots fueron robados por el villano de la historia, Yokai, quien utiliza la telepatía para mover los diminutos robots y perseguir a Baymax y Hiro por el almacén. Baymax no es particularmente rápido -- no está programado para persecuciones -- por lo que Hiro tiene que guiarlo, jalarlo y empujarlo entre cajas y tubos subterráneos de ventilación para escapar de Yokai.

No importa si eres un fanático de la animación, la acción o los robots; el largometraje número 54 de Disney cuenta con un poco de todo para mantenerte entretenido y te sentirás como EVE y Wall-e celebrando después de recuperar la escurridiza planta, es decir, es una película que vas a disfrutar.

Lograr que un filme con tantos personajes y una animación tan detallada llegara a la pantalla grande requirió de Hyperion, una herramienta que genera representaciones digitales de los dibujos y que fue utilizada por los artistas, enfocados en la iluminación, para crear un ambiente más realista gracias a que podían replicar el comportamiento de la luz en el mundo real y llevarlo al mundo virtual de Big Hero 6.

La cinta presenta una buena dosis de comedia que se intercala con escenas que lograrán conmoverte, está cargada de acción y mucha ingeniería computacional en donde podrás ver a Hiro en acción utilizando complicadas interfaces que te recordarán a Minority Report y hasta impresión de 3D.

Pero la película también tiene algo de sustancia que seguramente le gustará a los padres de familia: Tadashi lleva a Hiro al laboratorio de robótica de su universidad para compartir el poder y la relevancia que tiene la educación. No importa que seas un genio, siempre hay algo más que aprender para ser mejor, parece decir.

Big Hero 6 cumple al pie de la letra con los requisitos que crean un clásico de los estudios Disney, requisitos que lograron que filmes como Bambi o El Rey León formaran parte de la historia de las películas animadas, pero en esta ocasión nos salimos del reino animal y viajamos a un mundo más futurista repleto de tecnología, en el cual, como dijo Hiro, "el único límite es tu imaginación".