CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

El 'pequeño Messi' abandona su país -y sus preciados regalos- para salvar su vida

El niño afgano Murtaza Ahmadi se hizo famoso por vestir una bolsa de plástico que simulaba la playera de Argentina. Luego recibió una verdadera, pero tuvo que abandonarla al dejar su país. Esta es su historia.

Cuando el niño afgano Murtaza Ahmadi adoptó una bolsa de plástico como una playera, con el número y el nombre de Lionel Messi en la espalda, su vida ya no sería la misma.

En enero de 2016, la foto de Murtaza apareció en Facebook primero. La subió su hermano mayor, Hamayon, y se viralizó. Messi se solidarizó con el niño de 5 años y le envió dos camisetas, una de la selección de Argentina y otra del Barcelona, además de un balón firmado.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, colaboró para que las prendas y la esférica llegaran a manos del niño.

En el siguiente video puedes ver el antes y después de Murtaza con sus diferentes indumentarias.

Lo que parecía un sueño apenas comenzaba para Murtaza. En diciembre de 2016, como si fuera un regalo de Navidad, en un amistoso que se jugó en Catar, el chiquillo conoció personalmente a su ídolo y el video, que puedes ver a continuación, dio la vuelta al mundo.

Pero este sueño empezó rápidamente a cambiar.

Cuando Murtaza jugaba al fútbol con su "camiseta" de plástico, vivía en Ghazni, una región considerada peligrosa en el sureste de Afganistán.

Tras recibir los regalos de Messi, la familia empezó a termer por la vida del pequeño. Creían que mafias dedicadas al secuestro se podrían fijar en Murtaza por su amistad con la estrella del Barcelona, uno de los mejores pagados en el fútbol internacional.

Por esta razón en mayo de 2016 y como le contaron a la agencia de noticias afgana Khaama Press, la famila tuvo que abandonar Afganistán y refugiarse en Pakistán.

Este exilio fue momentáneo debido a que les fue denegada una petición de asilo. Así que se vieron obligados a regresar a su pueblo.

Sin embargo, dos años después, la familia tuvo que abandonar de nuevo su hogar por un ataque de los talibanes, según explica la agencia EFE. Y en el escape, Murtaza tuvo que dejar las camisetas y el balón en su antiguo hogar.

 "Las dejamos detrás en Jaghori [distrito de la provincia de Ghazni]. No pudimos traerlas porque dejamos la casa durante la noche, y mamá me pidió que dejase la pelota y las camisetas", dijo Murtaza a EFE entre lágrimas.

En el reportaje de la agencia de noticias, Hamayon Ahmadi cuenta el calvario que vivieron por años: "Después de que Murtaza conoció a Messi en Catar, la situación se volvió complicada y vivíamos con miedo, porque la gente de nuestro entorno pensaba que Messi nos había dado un montón de dinero".

Ahora Murtaza, sus padres y cuatro hermanos se encuentran en Kabul, la capital y la ciudad más grande de Afganistán. Allí el pequeño espera que Messi cumpla su promesa, pues asegura que el argentino le dijo: "Cuando seas un poco mayor, arreglaré las cosas para ti".

En el siguiente video puedes ver al protagonista de esta historia en la actualidad.