Evita estos errores en Amazon Prime Day 2020 Los mejores regalos para estar sano The Haunting of Bly Manor Pixel 5 Trucos ocultos de tu suscripción de Amazon Prime Consejos para las mejores ofertas de Prime Day

Avenue 5: La nueva serie de Hugh Laurie para HBO no te hará reír tanto como Veep

[Reseña] La nueva sátira de ciencia ficción de Armando Iannucci ambientada en el espacio trata de contener demasiados géneros en uno.

hugh-laurie-andy-buckley-rebecca-front-0

Andy Buckley, Rebecca Front y Hugh Laurie en Avenue 5.

HBO

El creador televisivo Armando Iannucci tiene un humor satírico, afilado y a menudo absurdo que no es para todo el mundo. Pero el suyo siempre había sido exactamente el tipo de acidez que me gusta. Hasta que empecé a ver su última comedia para HBO, Avenue 5.

La serie está ambientada 40 años en el futuro. Avenue 5 es el nombre de un lujoso crucero espacial que viaja a través del Sistema Solar con el capitán de barba y pelo perfectos Ryan Clark (Hugh Laurie). Todo el mundo parece estar disfrutando de las ocho semanas de vacaciones perfectas (teniendo en cuenta que les gusta lo de estar atrapados en un crucero, claro) hasta que unos problemas técnicos hacen que la nave se salga de su ruta y Avenue 5 acabe teniendo que regresar a la Tierra desde Saturno por el camino más largo. La vuelta va a llevar años.

No descarto que mi mayor problema con Avenue 5, que se estrena en HBO este 19 de enero, sea que lo que yo estaba esperando en realidad era otra temporada de Veep y la ineptitud presidencial de Selina Meyer (Julia Louis-Dreyfus) y su séquito de bufones. Y en lugar de eso me he encontrado con algo muy diferente. Avenue 5 no es una caricatura política que refleje nuestra situación actual de una forma siniestra. Esto es una sátira de ciencia ficción ambientada en un futuro que parece extrañamente plausible. 

Al margen del hecho que tanto Veep como Avenue 5 son comedias creadas por Iannucci para HBO, ambas series comparten otros ingredientes. Ambas son historias corales donde todo el mundo parece ser terriblemente incompetente. El diálogo en ambas series es tan rápido e ingenioso que es fácil perderse la mitad de las agudezas verbales de sus protagonistas. Otras bromas se te pueden escapar por completo (siempre siento que debería volver a ver los episodios al menos una vez). Tiende a haber cámara en mano que se mueve con los personajes. Y Laurie siempre consigue obsequiarnos con una interpretación sólida. En Avenue 5 el ex de House mezcla los acentos americano y británico con maestría y dota a su personaje de mucho encanto y un carisma casi reticente.

josh-gad-0

Josh Gad en Avenue 5.

HBO

Pero esta comedia futurista da la sensación de ser mucho más un gusto adquirido que Veep. Al menos esa es la sensación que me he llevado tras ver los primeros cuatro episodios de la serie que HBO puso a disposición de la crítica.

Más allá de Laurie, la serie está llena de caras conocidas del género de la comedia. Zach Woods (Silicon Valley) interpreta a Matt, un jefe de relaciones con los pasajeros al que no deberían permitirle hablar con humanos. Josh Gad es Judd, el megalómano dueño de Avenue 5. Alguien que se describe a sí mismo como alfa y beta a la vez, para añadir un: "Sé tantas cosas, tantas cosas". Iris (Suzy Nakamura) es la mano derecha de Judd. El tipo de asistenta ejecutiva dada a las contradicciones como: "Un problema es solo una solución sin solución". Y luego está Billie (Lenora Crichlow), jefa de ingenieros de Avenue 5 y la única que sabe realmente cuán catastróficas son las consecuencias del accidente de la nave.

Unos pocos episodios más de esta temporada de ocho tal vez acaben exponiendo más detalles sobre las vidas e idiosincrasias de estos personajes para hacer que sienta más empatía hacia ellos. No es que en el futuro me vaya a importar necesariamente lo que pase con el capitán Ryan, Billie y compañía pero sí que puedo verme riéndome más con y de ellos. Por el momento la serie sigue requiriendo mucho esfuerzo sin ofrecer demasiada recompensa. 

lenora-chrichlow-0

Lenora Chrichlow en Avenue 5.

HBO

A ver, siento cierta preocupación por lo que suceda con los 5,000 humanos a bordo de Avenue 5. Por el momento la serie no ha abordado el tema de qué ocurrirá cuando la comida empiece a escasear. Pero la planificadora (y glotona) que llevo dentro ha estado preocupada por ese tema desde el principio de la serie. Apenas ha habido una mención sobre la nave quedándose sin existencias de tiramisù y eso solo puede presagiar catástrofe.

Hay algo que Avenue 5 hace muy bien y es reírse de un pasado que podría ser el futuro cercano de los espectadores. Iris describe el accidente del crucero espacial como "la mayor crisis desde que Google cesó". Hay una mención al momento en el que el Pacífico se volvió tóxico. "No quiero terminar de la misma forma que lo hizo Richard Branson, como comida para sus propios cerdos en su isla privada", reflexiona Judd cuando se da cuenta de que podría morir en el espacio. Aunque mi referencia preferida haya sido acerca de una Kindle original con una copia digital de la novela de Gillian Flynn Gone Girl (Perdida). El dispositivo en cuestión es una de las reliquias que tiene Judd en su camarote gigantesco en Avenue 5, donde también se pueden ver otras piezas de coleccionista como las calaveras de los cuatro Beatles. 

Algo de lo que me gustaría ver más en Avenue 5 es la idea de cómo será el futuro, más allá del turismo espacial. Por el momento la serie ha apuntado a los matrimonios triples, la fórmula estándar para empezar a hablar en una habitación llena de gente como "damas, caballeros y fluidos" y los teléfonos para la muñeca. Pero todavía hay cabida para mucho más en esta nueva iteración del humor de Iannucci con toques espaciales.

Nota del editor: Esta crítica de la primera temporada de Avenue 5 se publicó originalmente el 16 de enero. 

Reproduciendo: Mira esto: Estas son las series de TV que nos morimos por ver en...
3:45