'Los teléfonos desbloqueados son la clave al mercado de EE.UU.': Asus

La compañía taiwanesa quiere hacerse un nombre en el país al ofrecer teléfonos inteligentes con precios atractivos.

asus-zenphone-2-03.jpg
El presidente de Asus Jonney Shih. Sarah Tew/CNET

NUEVA YORK -- Puedes haber escuchado el nombre de Asus cuando de laptops se trata, mas no en el sector de los smartphones.

Asus es la quinta fabricante de PCs más grande del mundo, pero ahora quiere ampliar su presencia en el mercado de los dispositivos móviles, que experimenta una tasa de crecimiento más alta que las computadoras. A pesar de tener una presencia mínima en este mercado en Estados Unidos, la empresa quiere cambiar el panorama al ofrecer teléfonos con atractivos precios directamente a los consumidores, y apelar a un mercado de consumidores que hacen de lado los contratos tradicionales con operadoras inalámbricas.

"Ya tenemos un fundamento bastante fuerte para el resto del mundo", dijo el presidente de Asus, Jonney Shih. "Creo que si logramos captar una buena porción del mercado desbloqueado primero, sería un buen comienzo".

Al dirigirse a los consumidores con productos sólidos y asequibles, Asus espera cimentar su reputación en el negocio de los móviles. De ahí, dijo Shih, Asus planea expandir sus relaciones con las operadores inalámbricas de EE.UU. "Ese es el plan paso a paso", dijo el ejecutivo.

Shih habló de los planes de su compañía para el mercado de EE.UU. durante una entrevista después de un evento esta semana, en el cual anunció que la empresa empezará a vender su nuevo teléfono insignia ZenFone 2 en EE.UU. y Canadá a partir del martes. El teléfono con pantalla de 5.5 pulgadas y potenciado por Intel tiene un precio inicial de US$199 por la versión de 16GB, y US$299 por la versión de 64GB; ambos teléfonos están desbloqueados y libres de contratos. Los teléfonos se venderán directamente a los consumidores a través de Amazon.com, Newegg.com, Groupon.com y B&H en EE.UU.

El teléfono se lanzó tanto en Europa como Asia a principios de este año.

Los consumidores han dependido de las operadoras inalámbricas para que les aconsejen acerca de los teléfonos móviles. Sin embargo, esto ha cambiado en años pasados con marcas de primera calidad como el iPhone de Apple y la línea Galaxy S de Samsung, que dominan las ventas.

Asus y empresas similares esperan hacer lo mismo al enfocarse en el mercado de baja gama y dirigirse los consumidores conscientes de su presupuesto que están dispuestos a evitar las operadoras tradicionales para conseguir un teléfono. Su propuesta: no tienes que desembolsar una gran cantidad de dinero para tener una experiencia de primera clase con tu teléfono inteligente.

Asus, que tiene su sede en Taiwán, no es la única compañía que está compitiendo en el sector de los teléfonos asequibles, en el que los teléfonos sin contrato se venden a precios desde US$100 a US$200. Las fabricantes chinas ZTE, Huawei y Alcatel también se están esforzando por llevarse un trozo del mercado estadounidense con estrategias y precios similares. Estas tres empresas han empezado a vender sus dispositivos directamente a los consumidores a través de tiendas digitales como Amazon.

asus-zenphone-2-04.jpg
El ZenFone 2. Sarah Tew/CNET

Aun así, estas empresas están compitiendo por una pequeña porción del mercado, donde la mayoría de los consumidores aún están adquiriendo sus teléfonos a través de las operadoras.

Se espera que la demanda por estos teléfonos económicos aumente a medida que las operadoras inalámbricas reduzcan los subsidios por servicios con contrato que pueden incluir el precio completo de un teléfono premium, que sobrepasa los US$600. Por ahora, el mercado de EE.UU. está dominado por estos teléfonos de primera clase; el 71 por ciento de los usuarios de smartphones en EE.UU. tienen un iPhone o un teléfono de Samsung, de acuerdo con la firma de investigación ComScore. Asus y las otras tres empresas chinas no alcanzaron estar entre las cinco fabricantes más populares de teléfonos, entre las que también se encuentran LG, Motorola y HTC.

Sin embargo, los subsidios velan el verdadero precio de un iPhone 6, que cuesta US$199 con un contrato o U$650 desbloqueado. A medida que las operadoras releguen la responsabilidad de pagar por el teléfono en el consumidor, empresas como Asus esperan que el atractivo de sus productos se vuelva más evidente.

Shih dijo que su compañía planea sobresalir al brindar "el mayor lujo al menor costo". La compañía planea hacer ello al realizar reducciones en ciertas áreas -- como sacrificar el cuerpo completo de metal del teléfono y optar por uno de plástico -- y resaltar otros aspectos, como el poderoso procesador Intel del ZenFone 2 y su cámara de 13 megapixeles.

"Tienes que hacer todos los sacrificios de diseño correctos", dijo.

Close
Drag