CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Así se ve un asteroide bajo un microscopio

Investigadores echan un vistazo —muy de cerca— a un pedazo del asteroide Itokawa.

La primera misión del Hayabusa en Japón para visitar un asteroide se lanzó en 2003. Era una misión llena de peligros y desafíos técnicos, pero logró traer un poco del asteroide Itokawa de regreso a la Tierra.

La Agencia Espacial Europea compartió el miércoles la imagen de un grano del Itokawa a través de un microscopio y es a la vez familiar y un poco extraño.

Este es un pequeño pedazo del asteriode Itokawa visto a través de un microscopio.

ESA

El minúsculo pedazo de roca está sobre el soporte de un microscopio y la fotografía muestra sus afilados contornos. El investigador Fabrice Cipriano , de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), dice que la naturaleza dentada del grano de asteroide se debe a la falta de agua o fricción que hubiese podido erosionar los bordes. 

Científicos de todo el mundo, incluyendo algunos de la ESA, están estudiando este mínimo pedazo de asteroide, el cual llegó a la Tierra en 2010. Buena parte de la investigación está enfocada a la minerología y composición del asteroide, pero este grano en particular es parte de un estudio sobre sus propiedades electrostáticas. Esta información puede ayudar a guiar el diseño de instrumentos utilizados para investigar asteroides y descubrir más sobre ambiente de la superficie de estas rocas espaciales.

Hayabusa logró traer de vuelta 1,500 granos del asteroide que visitó. La ESA los describe como "en extremo preciosos", pero los investigadores podrían tener pronto más partículas de asteroide para investigar.

La agencia espacial japonesa, JAXA, actualmente está a la mitad de una misión de seguimiento llamada Hayabusa2. Al igual que con la misión original, esta nueva nave espacial intentará recolectar muestras del asteroide Ryugu para traerlas a la Tierra para su estudio. 

El Hayabusa2 se encontró con Ryugu en junio y su regreso al planeta está programado para el 2020.