CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Las 5 tendencias más importantes en CES 2020 Dispositivos de tecnología sexual Impresora de inyección de tinta para tu cara Impossible Pork NEON: El humano artificial de Samsung Lavadora inteligente de LG

Asbury Park FC: El equipo de fútbol que solo existe en redes sociales

Esta es la historia de Asbury Park FC, un club de fútbol que comenzó como una broma en Twitter y hoy tiene su propia línea de ropa y tarjetas coleccionables.

El Asbury Park FC o A.P.F.C es un club de fútbol que tiene escudo, sede, redes sociales, incluso una línea de ropa que puedes adquirir en línea, pero no juega.

Como una crítica al fútbol actual, en el que reina el mercadeo sobre el desempeño en la cancha, Ian Perkins y Shawn Francis crearon este club en Nueva Jersey, Estados Unidos. "Fue creado como una parodia al fútbol europeo", se puede leer en su página Web

Perkins es en realidad un guitarrista de rock que toca en la banda The Gaslight Anthem. Francis, por su parte, es un experto en el manejo de redes sociales, con experiencia en la Major League Soccer, la liga profesional de fútbol en Estados Unidos. El experimento lo comenzaron con una cuenta en Twitter, lanzada en 2017 y la presentación es una declaración de intenciones: "@AsburyParkFC, el club más grande del que nunca has oído hablar. Para el fútbol moderno". 

Y en efecto, tienen todo lo que identifica a un club: escudo, colores, uniforme y hasta un archirrival —también inventado—: Neptune Beach FC. Además, el club tiene una línea de ropa en asociación con la famosa marca que lideró el mercado futbolístico en los años 90: Umbro. Aprovechando el tirón del Mundial de Fútbol femenino, lanzaron camisetas, shorts y chaquetas para las mujeres.

Según los creadores, la broma fue tomada en serio por los medios de comunicación e, incluso, jugadores que querían formar parte del club. En una entrevista para el sitio Urban Pitch, Francis explicó que muchos atletas se preguntaban dónde se harían las prácticas para formar parte de esta franquicia. Pero la intención fue, desde un principio, pasar por encima del proceso del juego y hacer énfasis en la cultura y explotación de la imagen que hoy rodea al fútbol.

"Tengo un hijo de 12 años que sigue al Chelsea. Tiene camisetas de Chelsea, fundas de almohadas, sombreros, calcomanías y todo esto. Tiene la aplicación del Chelsea en su teléfono que le dice cuándo anotan un gol, pero si acaso verá tres partidos durante toda la temporada", dijo Francis.

Y el Asbury Park FC no solo vende camisetas. Recientemente se asociaron con Topps, la famosa empresa que desarrolla tarjetas coleccionables de béisbol, baloncesto y hockey, para desarrollar memorabilia de jugadores que no existen, con nombres como Rocco Baggio, Jerry Every o Guido Sparro. Todos poseen una biografía inventada.

Para ser una iniciativa que nació como una critica al fútbol moderno, los "propietarios" del Asbury Park FC conocen muy bien las reglas del juego capitalista, aunque su equipo no haya pisado ningún campo... todavía.