CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Estas arañas mutantes tejen telarañas a prueba de balas

Un equipo de científicos italianos convierte a arañas comunes y corrientes en súperarañas que pueden producir telarañas con fibras que son más fuertes que Kevlar.

Ciencia
spiderweb.jpg
Un equipo de científicos italianos logró que unas arañas produjeran la fibra más fuerte del mundo. Karl-Josef Hildenbrand/AFP/Getty Images

Artículos científicos como éstos son siempre un poco preocupantes. Quizás pueden brindar beneficios que le ofrecerán a los humanos nuevos niveles de entendimiento científico. Quizás pueden dar como resultado productos con importantes aplicaciones. Sin embargo, son también la trama principal de toda película de horror de segunda categoría acerca de un animal gigante que ataca una ciudad metropolitana.

Las arañas son conocidas por producir unas de las fibras más fuertes del mundo, pero unos científicos de la Universidad de Trento en Italia encontraron una manera de hacer que estos insectos produzcan telarañas que sean aún más fuertes de lo que son, de acuerdo a la publicación MIT Technology Review. ¿Cómo lograron hacer esto los científicos? Al rociar las arañas con nanotubos de carbono y láminas de grafeno para convertirlas en superarañas.

Emiliano Lepore, que trabaja en el departamento de ingeniería mecánica y estructural de la institución, encabezó el experimento. El equipo reunió a 15 arañas Pholcidae, también conocidas como arañas calavera o arañas de patas largas, y las rociaron con agua impregnada de nanotubos de carbono y hojuelas de grafeno. Compararon las telarañas de seda producidas después del rocío con muestras de control que se tomaron antes de que se rociaran a las arañas. Se procedió a medir la fuerza de tensión de las telarañas con un "dispositivo que puede medir la carga de peso en una fibra", de acuerdo con el MIT Technology Review.

La fibras que tenían la infusión del agua especial tuvieron una mejor calificación de resistencia que las telarañas de la muestra de control. De hecho, tuvieron más aguante que las fibras sintéticas como Kevlar, haciéndolas las fibras más fuertes de las que se tiene conocimiento, de acuerdo con el reporte.

Este experimento puede llevar a algunos hallazgos importantes acerca de las arañas, así como también acerca de nuevas aplicaciones de la seda de araña, que ya se sabe es extremadamente fuerte. La investigación, no obstante, aún no ha podido descifrar cómo los nanotubos de carbono y las láminas de grafeno llegaron a la seda que produjo las fibras superfuertes de las telarañas. El equipo de Lepore cree que las arañas ingirieron el agua que contenía estos materiales. Sin embargo, no han podido probar esta teoría empleando su equipo de espectroscopio.

El estudio también podría representar otro paso para encontrar un método de recolectar la seda de araña para crear materiales fuertes en los campos de la medicina, la manufactura y la seguridad pública. En 2012, los científicos que trabajaban para el Forensic Genomics Consortium en los Países Bajos (Consorcio de Genética Forense) produjo una piel humana sintética que podría aguantar balas. La piel se hizo con la leche de cabras genéticamente modificadas y con una proteína encontrada en la seda de las arañas.

El zoólogo Ingi Agnarsson, quien en ese entonces trabajaba para la Universidad de Puerto Rico, descubrió una nueva especie de araña en 2010 llamada Caerostris darwini, que podía producir la telaraña más fuerte y el material biológico más fuerte conocido por el hombre hasta el momento, de acuerdo con ciertos reportes.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO